Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Edecio Brito Escobar Venezuela, entre la hiperinflacion, la dolarización

Edecio Brito Escobar Venezuela, entre la hiperinflacion, la dolarización

 

Y una economía a la que se le olvidó volver a crecer

Hablar en 2020 sobre la economía venezolana obliga a hacerlo desde el enfoque concluyente de que se está en una economía en crisis. Pero, además, si hay que hacerlo con base en una situación de crisis, impone a recordar que, de Venezuela afectada por una economía en crisis, equivale, asimismo, a tener en cuenta que, de esa condición y situación, los venezolanos venimos hablando por el comportamiento del precio del petróleo.

Asimismo, que nos lleva a adentrarnos en el devenir de la Venezuela de la década de los 70, incluyendo el episodio de la nacionalización – ¿o estatización de la industria? -, para entrar más adelante en la expansión del gasto público, el endeudamiento y la creación de Petróleos de Venezuela, entre otras acciones. Sin embargo, lo que peor habría de venir, vino. Y en febrero de 1983, se hizo presente: la crisis cambiaria. Mejor dicho, “el viernes negro”, cuando nació el Régimen de Cambios Diferenciales, mejor conocido como RECADI.

Fue el resultado de un complejo proceso al que contribuyeron diversas variables económicas: algunas endógenas al sistema económico venezolano y, en principio, controlables. Otras eran externas y, por lo tanto, autónomas. Pero lo cierto es que todo aquello que llegó allí, concluyó en lo peor: no se actuó a tiempo. Y la Venezuela que comenzó algún día a ser un modelo de prosperidad, terminó siendo la que a partir de entonces pasó a ser una Nación con gobiernos adictos al gasto público, el dispendio, al estatismo aliado al populismo, y a la anulación del derecho a la libertad, como a la pasión por la “enanización” de la inversión privada.

Los representantes de varias generaciones que han vivido desde entonces, saben que no mentimos. De hecho, ya se nos acabó el cuento de que somos un país rico. Las auténticas verdades que describen esas realidades, incluyen indicadores que los escucharemos hoy en LA OTRA VIA. Será con la participación de nuestro invitado de este día, el profesor universitario Luis Zambrano Sequín, coordinador del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello, y cuyos resultados del mismo correspondiente a septiembre, será nuestra guía de conversación.

El profesor Zambrano Sequín hablará también en nombre de su equipo, en vista de que, precisamente a partir de aprendizajes basados en trabajos de este tipo, es como -insistimos- las investigaciones hacen posible el blindaje conceptual, ante la avalancha de manipulaciones, falsedades y la pretendida intención de confundir a la ciudadanía.

¿Qué dicen estos resultados del informe? Entre otras deducciones, lo siguiente:

*Continúa el desplome de la producción nacional, ahora exacerbado por el impacto de la pandemia del COVID-19.

*La aguda restricción de recursos externos y la persistencia de una política económica que se enfrenta infructuosamente al dilema de financiar el déficit fiscal y de mantener bajo control la hiperinflación, constituyen obstáculos fundamentales a los que se deben enfrentar los distintos sectores productivos de bienes y servicios.

*Tasas reales de interés negativas, dualidad de medios de pago y una intermediación financiera reducida al extremo, constituyen enormes trabas para la inversión; los bajos ingresos reales de la población y la contracción al extremo del gasto público real son también impedimentos para la reactivación de la demanda agregada.

*Los estragos de la inflación sobre los salarios, la pérdida progresiva de los servicios públicos en salud y educación y de asistencia social y la informalidad, son factores determinantes de la explicación del deterioro de las condiciones de vida de los venezolanos, ahora con niveles abismales de pobreza y de creciente pobreza extrema.

*Estos resultados negativos son muestra de la necesidad de cambios en la dirección de la política económica, dada la imperiosa necesidad de revertirlos y de enrumbar al país en una senda de crecimiento y bienestar social.

 

Traducción »