Inicio > Economía > La producción de petróleo de Venezuela se está acercando a cero, pero aún es posible una recuperación a largo plazo

La producción de petróleo de Venezuela se está acercando a cero, pero aún es posible una recuperación a largo plazo

 

Una vez estuvo entre los tres principales países productores de petróleo crudo del mundo, la producción de crudo venezolano se ha desplomado drásticamente.

Por IHS Markit | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Las estimaciones de IHS Markit muestran que la producción de petróleo en julio disminuyó en un 62% con respecto al año anterior a aproximadamente 250.000 b / d, muy lejos de su producción de 2017 de 2 MMb / d.

Como miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la producción venezolana es una fracción de lo que era en el pasado. Su desaparición ha tenido poco impacto en el balance global global del petróleo, debido a la amplia capacidad de producción en todo el mundo.

La principal razón del declive a largo plazo en la producción de Venezuela es una épica mala gestión y los bajos niveles de inversión. El colapso del precio del petróleo en 2020 copó el almacenamiento interno de petróleo y las sanciones de Estados Unidos han exacerbado el declive de la industria petrolera de Venezuela en los últimos 6 meses.

La pérdida de mercados de exportación también ha sido un tema clave. El 12 de marzo de 2020, el principal socio comercial de Venezuela, Rosneft, fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. A esto le siguió un programa de “comida por crudo” con Libre Abordo, que también ha sido sancionado por Estados Unidos. Además, el 22 de abril de 2020, se le dio a Chevron hasta el 1 de diciembre para salir de Venezuela, durante el cual no puede exportar crudo del país. Desde 2017, los volúmenes de exportación a los tres mercados clave de Venezuela, China continental, India y Estados Unidos, han disminuido aproximadamente 1,5 MMb / d.

Inicialmente, la fuerte escasez de crudo pesado y amargo afectó a estos mercados, pero desde entonces refinerías complejas han reemplazado el crudo venezolano con crudo del Medio Oriente (Iraqi Basrah Heavy), Canadian Western Canadian Select y otros crudos latinoamericanos (Maya mexicano y Castilla / Vasconia colombiano).

Una combinación de la escasez de oferta de crudo pesado y amargo y la caída general de los precios del crudo, el diferencial de precios ligero-pesado se ha reducido con el diferencial Maya-LLS cayendo de $ 12 / bbl en 2018 a $ 4 / bbl en julio.

La producción de petróleo de Venezuela se está acercando a un colapso total, pero aún es posible una recuperación a largo plazo para el país con las mayores reservas de crudo del mundo.

 

Traducción »