Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Margarita Garrido: ¿Cómo entender el caso colombiano?

Margarita Garrido: ¿Cómo entender el caso colombiano?

 

Polarización y política emocional.

El asunto de la polarización tiene mucho que ver con las políticas emocionales que adopten los partidos o grupos, la forma en que expongan sus motivaciones, la difusión que logren y la capacidad de hacer que la gente se involucre. En la política emocional se construye a los otros, a los contendores, se les da o niega el reconocimiento como opositores y se los puede convertir en enemigos y propagar o no una política de no escuchar, sino eliminar a quienes estén o sean clasificado en otras orillas.

Los polos son opuestos, son centros de atracción, que reparten en dos mitades prácticamente iguales la opinión política. La difusión en medios que tengan los enunciados de los políticos tiene mucho que ver con alimentar un tipo u otro de emociones entre contendientes. La polarización angosta el espacio para tendencias de centro.

Cuando en 1849, en un largo artículo sobre los partidos políticos en Colombia, José Eusebio Caro escribía que la lucha sobre el significado de la libertad “no acabará hasta que el partido conservador haya acabado completamente, absolutamente, con el partido rojo, es decir hasta que lo haya desacreditado tan completa, tan absolutamente, que pierda hasta la audacia de manifestarse…” señalaba intolerancia y miedo.

Su postura estaba centrada en ideas sobre la civilización y el orden, la defensa de la propiedad y la seguridad. No implicaba la eliminación de las personas sino el descrédito de un partido. Los conservadores a mediados del siglo XIX, o sea hace 160 años, temían a los rojos, es decir, una agrupación afín a la de los socialistas franceses, que acabaría, según ellos, con la propiedad y la seguridad.

 

 

Traducción »