Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Ines Pohl: Trump gana puntos como poderoso hombre de acción

Ines Pohl: Trump gana puntos como poderoso hombre de acción

 

La política exterior nunca juega un papel importante en las campañas electorales de EE. UU., pero el acuerdo entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Baréin ayuda a Trump en la campaña electoral, dice Ines Pohl.

Una encuesta en la calle demostraría con rapidez que la mayoría de los estadounidenses nunca ha oído hablar ni de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) ni de Baréin, tampoco de Omán ni Qatar. Las causas del conflicto entre Palestina e Israel son tan poco conocidas como las razones que hablan en contra de trasladar la embajada de Estados Unidos, en Israel, a Jerusalén. El hecho de que los campeonatos de béisbol estadounidenses se llamen “Serie Mundial” dice mucho sobre la autopercepción estadounidense en el inmenso mundo.

Incluso hay mucha gente que sigue pasando por alto la habilidad del actual presidente para utilizar ciertos momentos a su favor. A menos de 50 días de las elecciones presidenciales, la ceremonia de firma del acuerdo entre Israel,  Emiratos Árabes Unidos y Baréin le viene como anillo al dedo. Versado en el trato con los medios de comunicación sabe lucirse con los emblemas del poder. Sabe la impresión que causa en los seguidores reales y en los potenciales votantes cuando se presenta en estas horas difíciles como un político que lleva adelante sus objetivos.

Palestinos desatendidos de manera imperdonable

No importa que los palestinos sean descuidados de manera imperdonable y que una verdadera solución de paz con este acuerdo, sobre todo motivado por razones económicas, se vuelva aún más lejana. A nadie le importa que el bloque árabe, que durante mucho tiempo ha estado detrás de los palestinos, haya dejado de existir hace mucho tiempo. También en esta región del mundo importa cada vez más el dinero que la solidaridad fraternal.

La mayoría de los estadounidenses se siente tan insegura como no sucedía desde hace mucho tiempo por el virus mortal y los enormes problemas económicos. ¿Existe realmente una amenaza de guerra civil en la periferia de las ciudades, que en su mayoría está habitada por blancos, como sugieren las imágenes de muchas protestas? Y, por si esto fuera poco, además están los megaincendios en gran parte de la costa oeste, a un nivel sin precedentes.

Ante una situación así, el anhelo de muchos estadounidenses, impulsado por el miedo, de que gobierne una mano dura, no da cabida a que se investiguen las causas de manera crítica. En lugar de analizar qué tienen que ver todas estas catástrofes con un presidente que ha estado en el cargo durante casi un período completo, muchos simplemente quieren a un hombre de acción que anteponga su propio éxito al de todos los demás. Un hombre que muestra al mundo quién tiene la voz cantante, y le da a Estados Unidos el lugar global que se merece.

Hacer que Biden parezca muy viejo

Una ceremonia así, con muchos hombres fuertes y mucha pompa, es perfecta para el presidente. En días como estos, Trump quiere mostrar incluso a los más escépticos de cuánta fuerza y ​​voluntad dispone, y lo fácil que es para él hacer que su oponente electoral, Joe Biden, parezca mucho mayor de lo que es en realidad.

Cuanto más se acerca el día de las elecciones, más difícil es entender por qué los demócratas han elegido de nuevo a otro candidato del que al final se podría volver a decir: Donald Trump no ganó en absoluto, pero su oponente perdió.

Jefa del estudio de DW en Washington

 

Traducción »