Inicio > Regional > Trujillanos se quedan: Sin leña, sin gasoil y sin gas

Trujillanos se quedan: Sin leña, sin gasoil y sin gas

 

La falta de gas es un problema que arrastran los trujillanos desde hace aproximadamente un año. Ante esta situación, el uso de leña y gasoil se convirtieron en la alternativa para las familias que no tienen acceso al recurso. Sin embargo, con la cuarentena establecida en todo el país por el COVID-19 y la crisis económica que azota el bolsillo de los ciudadanos, ambas opciones se vuelven cada vez más inaccesibles.

Desde todos los municipios del estado Trujillo se registran denuncias debido a las  irregularidades con la distribución del gas doméstico, sobre todo desde que las empresas  privadas –Curacao, Direco y Valera Gas- comenzaron a surtir las bombonas a través de  los Consejos Comunales. La medida, contrario a solucionar la problemática, parece  empeorarla con el pasar de los meses.

Dulce Cardozo, habitante del sector La Matera en el municipio San Rafael de Carvajal, afirma: “Hace dos meses recogieron el dinero para la compra de los cilindros y todavía seguimos esperando”. Asimismo, expresa que la venta del gas doméstico en la comunidad ocurre esporádicamente.

“Los jefes de calle censan las bombonas y recolectan el dinero, pero el camión se tarda hasta un mes en buscarlas”, asegura Cardozo, quien ante la creciente escasez de gas, ha recurrido, como muchas otras familias, a los fogones hechos con leña. No obstante, esta opción deja de ser rentable debido al constante aumento en los precios de la leña. Un tercio, en general, puede costar de 250 a 300 mil bolívares y para una familia de 4 a 6 personas son necesarios tres o cuatro tercios de leña al día. En total, se requieren casi diez salarios mínimos para cubrir la demanda semanal.

Otro de los factores que afecta el uso de la leña como alternativa ante la falta de gas doméstico, son las constantes lluvias registradas en la región puesto que, “la leña se moja y así es más complicado enceder el fogón”, afirma Cardozo.

Las cocinas a gasoil también dejan de ser una alternativa viable, pues además del  costo que implica armar su estructura –20 a 25 dólares-, se suma la falta de combustible. Algo similar ocurre con las hornillas eléctricas, cuyo uso está limitado por causa de los  constantes apagones en la región.

Continúan las protestas

En las últimas dos semanas se contabilizaron protestas en los municipios Boconó, Valera y Carvajal. Los habitantes aseguran sentirse inconformes por la falta de gas doméstico y las limitaciones en torno a la compra y venta de gasoil en las estaciones de servicio del estado, las cuales colapsan ante la escasez de gasolina.

Por lo tanto, la población hace un llamado a Henry Rangel Silva, gobernador del estado, para que tome acciones inmediatas que contribuyan a solucionar esta crisis social.

El Tiempo de Valera

 

Traducción »