Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Vicente Brito: Consumo y socialismo siglo XXI

Vicente Brito: Consumo y socialismo siglo XXI

Compartir

 

Los últimos indicadores de la caída del consumo familiar son muy preocupantes, lo cual se demuestra en los números publicados por los gremios de la producción de alimentos donde se destaca como se disminuye mes a mes, sobre todo en los más esenciales. Es el resultado de la creciente pérdida del poder adquisitivo familiar, que se hace más evidente en este año 2020 como resultado del proceso inflacionario al cual nos encontramos sometidos.

La relación directa en la caída del consumo está relacionada a la disminución de la producción nacional, la cual está estrechamente vinculada con la aplicación del modelo de socialismo del Siglo XXI, que llevaron a la toma de empresas, haciendas, hatos y fincas. Cuyos resultados están a la vista desde que pasaron todas a manos públicas, lo cual se hace evidente en las cantidades de toneladas producidas las cuales han tenido una desmejora continua año a año desde la aplicación de este modelo.

¿Cómo afecta al consumo? los ingresos familiares han venido reduciendo su capacidad de compra, como consecuencia del efecto hiperinflacionario, al disminuir la producción nacional nos hemos visto obligados a importar cada DIA mas, lo cual se hace en dólares amarrando los precios a la fluctuación de la paridad cambiaria, observándose como en los primeros ocho meses del 2020 en la medida que aumenta la cantidad de bolívares en circulación aumenta el valor del dólar, con sus consecuencias en los precios de los productos. El lunes 3 de enero 2020 el dólar promediaba los Bs. 70 mil, con un circulante de Vd. 45 billones, nos encontramos que para el 1 de septiembre 2020 el dólar fluctuó en torno a los Bs. 350 mil y los bolívares en circulación son alrededor de los 200 billones. Tanto el dólar como el circulante se multiplicaron siete veces en ocho meses. Su efecto en los precios es la causa del proceso inflacionario, empujado por el aumento de los bolívares en circulación al Banco Central sostener su apoyo monetario como solución al déficit fiscal.

Los efectos son de angustia para las familias al ver cómo sus ingresos en bolívares se reducen al aumentar el dólar, hoy somos dependientes en un 75% del consumo en materia prima y productos terminados importados. Antes se traían los no producidos o deficitarios en el país.

Se observa una caída de hasta un 80% de los niveles de producción de hace 15 años cuando se comenzó a aplicar la política de confiscaciones y expropiaciones de empresas y tierras, conocido como socialismo Siglo XXI. Se puede evaluar cualquiera de las empresas, fincas, haciendas o hatos afectados, para darse cuenta de sus desmejoras productivas así como la paralización y abandono de muchas de ellas.

Una de las complejidades sociales que afectan más a las familias Venezolanas es su limitada capacidad de consumo, ya que su poder adquisitivo disminuye día a día para poder cubrir sus mínimas necesidades: de alimentación, el adquirir alguna medicina, para gasto de transporte o cualquier imprevisto familiar. Hoy somos un país con una economía dolarizada por ser esta la moneda transable para las importaciones, lo preocupante es que el 90% de las familias no tienen ningún tipo de ingreso en dólares sino en bolívares, lo cual les impide sostener los mismos niveles de consumo del mes anterior a la inflación minimizar constantemente su capacidad de compra, lo cual los coloca en una situación de angustia permanente ante la imposibilidad de poder mejorar sus ingresos con los efectos en la disminución constante del consumo.

Presidente Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución.

 

Compartir
Traducción »