Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Jonatan Alzuru: La mesita y sus resultados

Jonatan Alzuru: La mesita y sus resultados

Compartir

 

Las familias de los secuestrados por el déspota con toda razón celebran. Es lógico y natural.

Ahora bien, ¿Quién fue el negociador con el déspota? ¿Qué entregó a cambio? ¿Cuál será el costo político para la población venezolana, de esa negociación? ¿Cuál será la ganancia del déspota? ¿Acaso la fractura de todos los partidos políticos de oposición de cara al 6 de diciembre? Eso lo sabe, hasta ahora, exclusivamente, el déspota y los negociadores.

Lo cierto del caso es que unos forajidos que han hecho hasta lo imposible por uno de sus actores, Alex Saab, para que no lo extraditen y han mostrado que tienen poder (por los aliados, por…pero han mostrado poder para resistir)… ¿Qué no harían si saben que está en riesgo la pérdida de su poder político en su patio, donde ejercen con toda libertad la opresión?

Quiénes pensaron que los de la mesita, en común acuerdo con el despotismo, no harían daño… ¡Malas noticias! pues, el plan que trazaron de forma pública se está cumpliendo. ¿Acaso esta nueva acción es parte de su ruta? Debemos recordar que esta acción, también la pronosticaron cuando se sentaron con el déspota, legitimándolo…  ¿Quiénes de forma oculta se han sumado a la misma estrategia que comanda el déspota con su mesita?

Las negociaciones con forajido tras bastidores, solo se pueden evaluar al pasar el tiempo…  Y, en esta circunstancia, el tiempo es breve…  de septiembre a noviembre…

Evaluemos palabra vs hechos.

La mesita y el despotismo, presentaron al país una ruta para el 2020 (promesas):

1.- Incorporación de los diputados del PSUV a la Asamblea Nacional. Cumplida.

2.- Conformación del CNE. Cumplida.

3.- Liberación de presos políticos. Cumplida en gran parte.

4.- Elecciones para la Asamblea Nacional, en proceso.

Y para alcanzar el punto 4, se requiere la fractura de los partidos, porque Guaidó y un grupo de dirigentes de los partidos han dicho, hasta ahora, que no asistirán al proceso. Pero el despotismo ha trabajado para ese fin. Ya lo han hecho de forma institucional, a través de las decisiones del CNE; además con un trapo rojo, como si están enfrentados con los partidos que apoyan al proceso… eso es una trampa para conquistar más votos, no de la oposición sino del chavismo sin Maduro.

En este proceso vía 6 de diciembre, legitimación del régimen, además, no se sabe cómo, ni por qué ni cuándo, conquistaron a una institución que ha sido clave en el movimiento opositor, a la jerarquía de la iglesia que un mes antes había publicado un documento diciendo exactamente lo contrario…

Capriles se está cuadrando para lo electoral, por lo menos, pareciera, para lograr ese objetivo con contundencia y revitalizar su liderazgo, la única forma es que, a la ruptura formal, dada por el CNE, tendría que hacerse otra real, desde las bases…  Eso es lo que objetivamente, se puede evaluar, dentro del juego del país.

Obras son amores y no buenas razones. Amanecerá y veremos.

 

Compartir
Traducción »