Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Carlos Casanova: El objetivo siempre fue cerrarla

Carlos Casanova: El objetivo siempre fue cerrarla

 

Para entender lo que sucedió con el cierre de la frontera, es indispensable partir de dos elementos: el primero es que las políticas de frontera definidas por los gobiernos son consideradas políticas económicas, y, segundo, las políticas públicas se miden por resultados

De esa manera apreciamos que el objetivo siempre fue cerrar la frontera. Las políticas implementadas buscaron, con éxito, el resultado actual, comenzó sustituyendo el modelo de economía abierta por una cerrada. Su propósito era, y así lo logro, cerrar la actividad de la pequeña industria más grande de Venezuela, la que tenía asiento en el municipio Pedro María Ureña, en razón de que el modelo económico impulsado es propiedad de los medios de producción en manos del Estado y no de los particulares.

El poderoso comercio de San Antonio no se escaparía del nuevo propósito de cerrar la economía, y lo primero que ordenó fue eliminar la exención de pago de impuesto del avión de carga proveniente de Panamá semanalmente para surtir el comercio local, que atendía a Venezuela y parte de Colombia; la razón, la misma, es un modelo donde es inmoral la actividad económica privada.

¿Resultó? Pero claro, la frontera económicamente es un cementerio de recuerdos de comercio e industria. La frontera es hoy el resultado de las políticas que implementó el régimen chavimadurista impuesto desde Cuba, al carbón el modelo y su resultado.

Este concepto que acompaña a la revolución socialista parte del principio que las sociedades no deben ser las protagonistas de la integración, al suspenderse la actividad comercial de un lado, no puede integrarse con la otra, y así sucedió, la nueva forma de relación es de la sociedad colombiana con el Estado venezolano, sus expresiones, los que custodian la frontera en sus diversas organizaciones militares y paramilitares;  dicho de otra forma, el Estado sustituyó al ciudadano en la actividad económica y la llevó a cero.

Con Chávez, Venezuela se salió de los mecanismos de integración, incluso cuando presidía la Comunidad Andina de Naciones; luego siguieron los demás mecanismos de integración que abandonó. Siempre con una excusa, ya que su intención fue zafarse de los compromisos que implica una integración, en razón a que sabe que avanzaba a la constitución de un totalitarismo cerrado.

Degradar el nivel del debate internacional, para llevar las disputas al terreno personal de guapos, fue planificado, toda vez que al romper las formas se pierden los mecanismos de resolución de impasses. Todo lo demás son excusas y cuentos de diferencias y acusaciones de las que nunca la revolución logró en las ciencias sociales presentar una verdad, el cuento del dólar, cuyo precio se establecía en Cúcuta, y pare de contar, que historias de cuentos son muchas.

El caso del guerrillero Rodrigo Granda fue objeto de disputa binacional, fue una excusa dolorosa para Chávez, pero fue eso, una excusa con sabor a muestras de lealtad al comandante guerrillero y a su organización. ¿Cómo explicar que toda una relación nacida en la historia de la independencia se rompa por un guerrillero? Una respuesta militarmente dolorosa es que más valió el guerrillero que el ideario Gran Colombiano de Bolívar, que nos legó ser hermanos para siempre.

La economía cerrada encontró en las leyes de la zona económica especial fronteriza una bandera clavada en el corazón de la frontera, como vendedores de cuentos, en la esperanza de lo que nunca se propusieron hacer, todo esto para ganar tiempo.

En la doctrina militar quedará para la historia la repetición del éxodo de Bolívar al perderse la República, y cómo en tiempos actuales, el éxodo de venezolanos saliendo por la misma causa, se perdió la República, y se fueron en la ruta de la independencia al contrario, a buscar refugio en los países liberados por la gesta libertaria de don Simón.

Cinco años de cierre de la frontera y 15 años de cuentos, para convertirla en la tierra más deprimida del país.

Los venezolanos derrotaremos al comunismo cubano en nuestro suelo.

Dios los bendiga.

Traducción »