Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Agustín Blanco Muñoz: ¿Hasta cuándo tristeza?

Agustín Blanco Muñoz: ¿Hasta cuándo tristeza?

 

Mire don Antero, déjeme decirle que esta conversa se nos ha puesto bien tristona y… ¡No me venga con esa lanza rota profesor! Usted ha difundido mucho lo que ha llamado la otra historia de una sociedad invadida y pisoteada por más de 500 años en los que la tristeza ha hecho con nosotros lo que le ha dado la gana.

Y esto pasa desde que el europeo masacrante nos ve y califica como salvajes e inferiores y dice que debemos darle gracias “por habernos descubierto” civilizado y llevado a la condición de gente. Y esa tesis era aceptada hasta que la Cátedra Pío Tamayo lanzó en los 80 aquel grito libertario: ¡No somos descubiertos! ¡No hay sociedades cubiertas ni descubiertas, hay sólo sociedades! ¡Nadie descubre a Nadie!

Y este proyecto llama a rescatar la historia milenaria y a crearnos una conciencia y condición diferente que nos diera vida propia para luchar por el derecho de hacer una historia libre de persecuciones, torturas, desapariciones, vejámenes o crímenes. Y tenemos las herramientas para hacerlo, pero no hemos actuado y, por esto, seguimos atrapados por muchas y crecientes tristezas.

Don Antero, ahí quería llegar. Porque al venezolano se le considera por lo general un pueblo alegre, jovial, amistoso, feliz. Ahora, ¿eso es una realidad o una especie de máscara en plan de autodefensa? ¿Puede haber alegría en la legión de hambrientos, desasistidos y vejados?

Esta tristeza no es reciente, profesor. Está en el negro africano esclavizado o en el peón y trabajador sometido a la explotación. La producen las politiquerías del caudillismo demagógico, vandálico y asesino de las dictaduras y “democracias”. Y es la que emana de la situación de sobrevivencia en la que se encuentra Latinoamérica junto a la pandemia CV-19, y que crea un cuadro sin precedentes en la historia del subcontinente.

Así es don Antero: ¿cómo no va a entristecer una política que por donde usted la mire tiene la perversa negociación y el engaño? ¿Quiénes son los diferentes? Oposiciones y grupos gubernamentales son la misma cosa en la compra-venta de pedazos de poder. Pero aquí estos últimos son los triunfadores al adquirir a buen precio el máximo apoyo a sus acciones revolucionarias.

Sancho, ¿Hasta cuándo tristeza? ¡Mientras nuestra política siga la visión y práctica de los invasores, estará en pie el entristecimiento del colectivo-pueblo y pisoteada la alegría!

 

Traducción »