Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Carlos Casanova Leal: Colombia, vas mal

Carlos Casanova Leal: Colombia, vas mal

 

La detención domiciliaria del ex presidente Álvaro Uribe, sirve para evidenciar como está la justicia en Colombia, mientras al jefe guerrillero Santrich lo liberan para que pueda fugarse a Venezuela, al ex presidente lo detienen.

Este es el resultado de los diálogos de paz propiciados por Noruega, realizados en Cuba, participando los anfitriones como integrantes de la mesa de negociación, siendo realmente parte del conflicto armado.

¿Como se explica que terminando el último mandato de Uribe, las FARC, estaban derrotadas militarmente y políticamente, y ahora tienen una doble vida, institucional, y en el monte con sus prácticas, pero ahora en posiciones estratégicas?

Llevar a la Constitución de Colombia el acuerdo final de esos diálogos, es lo que permitió desde la justicia transicional, no ser sometidos a la justicia ordinaria, sino a una especial, que se les otorgó para que dejaran las armas y el narcotráfico, que afirmaron hacerlo, pero que al final no fue así.

Grave error esta llamada justicia transicional, que les dio fue un manto de protección, un perdón por los delitos cometidos, ahora con el cuento de una disidencia, existen las FARC de la montaña en armas y las FARC como partido y en el parlamento. ¿Y el narcotráfico? Ah, se multiplicó, en siembra, laboratorios, y distribución.

Los revolucionarios por convicción tienen, que, el fin justifica los medios, así es como surge la sentencia contra Uribe, al magistrado no le importa ni el derecho, ni la institución ni la justicia, llegó a esa posición para favorecer el proceso.

Debemos tener claro, que la revolución marxista colombiana no es distinta a la venezolana en el poder, que usan la democracia, la vía electoral y las instituciones, precisamente para acabarlas y montar su andamiaje socialista.

En Colombia, cometen el mismo error de Venezuela los medios de comunicación, creyeron que podían montar un Presidente y manejarlo, exacerbaron la crisis, estrategia de la izquierda, protestar por todo en todos lados y todo el tiempo, se sumaron a liquidar moral y políticamente a Carlos Andrés, como hoy lo hacen con Álvaro Uribe, para reducir su influencia en la vida política.

Sacrificar la justicia creyendo que se logaría la paz, fue un cálculo equivocado, de los que, de buena fe creyeron que era la condición necesaria para lograr la paz, de los que creyeron en la palabra de Chávez, que él lograría que dejaran las armas, cuyo actor principal, se sometió a los dictados negociados para protegerse, pero su objetivo sigue siendo el mismo, el poder por cualquier vía.

Los demócratas colombianos creen que el problema es de candidatos y de elecciones, no, el problema es que estratégicamente las FARC avanzan con la estabilidad de protección de la justicia transicional, ganan espacio en las zonas urbanas, y la izquierda promueve eventos y diálogos a muchos niveles para distraer, las FARC se preparan para tomar el poder, el siguiente objetivo es continuar con los testigos falsos contra Generales y Comandantes, infiltrarlos, tienen mucho dinero, el del narcotráfico, para dividirlos.

Colombia no quiere aprender y sus políticos tampoco, las FARC, van  a liquidar los derechos individuales, económicos y pare de contar, el espejo es Venezuela. Montarán el comunismo diciendo que no lo son, así como lo declaró Fidel en Cuba y Chávez en Venezuela.

Están a tiempo, solo que no cuentan con un presidente decidido sino tibio frente al adversario, por ello, deben suscribir un acuerdo político los demócratas para frenar las pretensiones de avanzar de las FARC, reformar la constitución para reordenar el tema judicial, y sacar en la constituyente los resultados de la justicia transicional, que al final tiene un lema, Los honestos a la cárcel y las FARC libres.

Dios bendiga a Venezuela y a Colombia.

 

Traducción »