Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Davgla Rodríguez: La carrera por la vacuna del Covid-19

Davgla Rodríguez: La carrera por la vacuna del Covid-19

 

Según la OMS, están en marcha 149 proyectos de vacuna y 17 ya están en la fase de ensayo en humanos. El tiempo mínimo para que una vacuna esté disponible para su uso masivo está entre 12 y 18 meses. El último registro fue el de la vacuna Ervebo contra el ébola, que requirió 5 años desde el inicio de las pruebas en humanos, en octubre de 2014, hasta su aprobación en noviembre de 2019.

Una vez que el coronavirus comenzó a propagarse rápidamente por el mundo comenzó la carrera por desarrollar una vacuna contra los estragos que causa esta enfermedad, sobre todo en los enfermos más graves que mueren víctimas de inflamación y coágulos de sangre y ataque masivo a múltiples órganos.

Los ensayos en humanos suelen comenzar con unas decenas de voluntarios sanos, en la llamada fase 1, para descartar efectos graves. Después se pasa a fase 2, en la que se prueba la vacuna en centenares de personas con el objetivo de confirmar la seguridad, estudiar la respuesta inmune inducida y calcular la dosis adecuada. En los estudios de fase 3, con miles de inoculaciones, se evalúa la eficacia real de la vacuna para proteger frente a la enfermedad.

Para evitar que la pandemia del covid-19 se convierta en una verdadera catástrofe humanitaria, se están acelerando todos los procesos para obtener cuanto antes la vacuna. Una vacuna ideal debería ser efectiva después de una o dos dosis y funcionar eficazmente en poblaciones especialmente vulnerables al coronavirus; es decir, en personas mayores y con patologías previas. También debería garantizar una protección durante un mínimo de seis meses para poder controlar la pandemia.

La vacuna diseñada en Oxford, Inglaterra

El 20 de julio se difundieron los resultados preliminares de las fases 1/2 de la vacuna contra el coronavirus que está desarrollando la Universidad de Oxford. Según un comunicado de la revista médica The Lancet, los resultados preliminares sugieren que induce una respuesta inmune al generar anticuerpos y una respuesta favorable de células en tiempos adecuados. Andrew Pollard, profesor de la Universidad de Oxford y autor principal del estudio, dijo: “El sistema inmunitario tiene dos formas de encontrar y atacar a los patógenos: las respuestas de anticuerpos y de células T. Esta vacuna tiene la intención de inducir ambos, por lo que puede atacar al virus cuando está circulando en el cuerpo, así como atacar a las células infectadas”

En el proyecto de la Universidad de Oxford también participa AstraZeneca y en la fase 3 han probado la vacuna con 1.077 adultos sanos. Los resultados indican buenas respuestas inmunitarias, tanto celular con células T capaces de encontrar y atacar a las células infectadas, así como a través de anticuerpos que pueden detectar y atacar al virus cuando circula por la sangre o el sistema linfático. Los investigadores no descartan que estas respuestas sean mayores tras una segunda dosis, tal como sugiere un subgrupo de 10 individuos que la recibieron en el estudio.

Sobre la capacidad de la vacuna de inducir ambas respuestas inmunitarias (celular y humoral), Andrew Pollard asegura: “Esperamos que esto signifique que el sistema inmunitario recordará al virus, de modo que nuestra vacuna protegerá a las personas durante un período prolongado. Sin embargo, necesitamos más investigación antes de poder confirmar que la vacuna protege eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2 y cuánto tiempo dura cualquier protección”.

Víctor Álvarez colaboró en la elaboración del artículo

 

Traducción »