Inicio > Economía > Jueves Negro el PIB de EEUU en caída récord de 32,9%

Jueves Negro el PIB de EEUU en caída récord de 32,9%

 

Impacta a Wall Street y al petróleo

La economía de Estados Unidos registró una caída histórica en el segundo trimestre por los efectos devastadores de la pandemia en el consumo y en las empresas, con magras expectativas en un momento en que el virus avanza sin control.

El Departamento de Comercio informó que en el segundo trimestre la contracción fue de 32,9%, lo que marca el peor desempeño de la historia, desde que comenzaron los registros en 1947.

Estas cifras son más alentadoras, no obstante, que las previsiones de los analistas y que el Fondo Monetario Internacional (FMI), que coincidían en anticipar que la contracción alcanzaría un 35%.

El Departamento de Comercio indicó que «la caída del PIB refleja la respuesta a la Covid-19, que implicó medidas de confinamiento entre marzo y abril, que fueron parcialmente compensadas por la reapertura de una parte de la actividad en algunas regiones del país en mayo y junio».

Estas cifras publicadas muestran el crecimiento anualizado por lo que no son comparables con los indicadores que usan otras economías avanzadas, que comparan un trimestre con el mismo periodo del año anterior.

Con estos resultados, Estados Unidos registra su segundo trimestre consecutivo con una contracción del PIB, lo que marca que el país entró en recesión.

En el primer trimestre el PIB de la segunda economía se contrajo 5% por el efecto de las primeras medidas de confinamiento impuestas a mediados de marzo.

Con respecto al segundo trimestre de 2019, la caída es de 9,5%, un desempeño comparable con las de los países europeos que también fueron golpeados con fuerza por la crisis sanitaria y económica.

La contracción se debe en gran medida a la caída del gasto en consumo, que es el principal motor del PIB y que se desplomó 34,6% en el segundo trimestre.

Los gastos en servicio, un sector que sufrió de lleno el golpe de la crisis, bajó 43,5%.

En tanto las inversiones privadas cayeron un 49%.

Estados Unidos es el país del mundo con más muertos por la COVID-19 con más de 150.000 fallecidos y el miércoles registró un récord de 1.200 muertos en 24 horas.

Siguen los despidos

En tanto, el Departamento de Trabajo publicó otro dato preocupante sobre la economía, reportando que siguen los despidos.

Las cifras de la semana finalizada el 25 de julio mostraron que los desempleados sumaron 1,43 millones, un incremento de 12.000 con respecto a los números revisados de la semana anterior.

Los datos muestran un mercado laboral en modo de «estancamiento», destacó en Twitter Jared Bernstein, un experto del Center on Budget and Policy Priorities.

Estados Unidos ha registrado un aumento de las solicitudes de ayuda por desempleo desde que los negocios comenzaron a cerrar a mediados de marzo por el confinamiento para intentar frenar la expansión del virus para el cual no hay cura.

Ese mes, este indicador marcó un máximo histórico y luego comenzó a mejorar, antes de volver a subir paulatinamente a principios de julio.

Wall Street en la apertura

Wall Street abrió en fuerte baja el jueves, cuando el mercado asimila la entrada oficial de Estados Unidos en recesión y se prepara para los resultados trimestrales de los cuatro gigantes estadounidenses de Internet tras la clausura.

El Dow Jones perdió 1,40% a 26.167,58 puntos sobre las 13H50 GMT.

El tecnológico Nasdaq cedió 0,49% a 10.491,37 puntos, y el índice ampliado S&P 500, por su parte, perdió 1,02% a 3.225,33 puntos.

La Bolsa de Nueva York había cerrado en verde el miércoles, impulsada por la buena salud de las principales acciones tecnológicas y por la decisión de la Reserva Federal de mantener sus tasas clave sin cambios: el Dow Jones ganó un 0,61% y el Nasdaq 1,35%.

Con una caída histórica de su PIB de cerca de 33% entre abril y junio en proyección anual, la primera economía mundial entró oficialmente en recesión, según una estimación preliminar del Departamento de Comercio publicada el jueves.

La baja, sin embargo, es menor a la de 35% que esperaban los analistas o el 37% que estimó el Fondo Monetario Internacional.

También pesó sobre los mercados en la mañana del jueves el dato sobre nuevas solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos, que alcanzaron 1,43 millones en la última semana según del Departamento de Trabajo, superando las previsiones de los analistas.

«La enseñanza clave de este informe es que los pedidos de beneficio por desempleo están yendo en la dirección equivocada, lo que indica que el impulso inicial de recuperación, que permitió salir de las profundidades alcanzadas a principios de abril, se ha enlentecido», dijo Patrick O’Hare, de Briefing.com.

Cae el petróleo

Los precios del barril de petróleo volvieron a hundirse y bajaron más de un 5% el jueves empujados por los mercados bursátiles y la pandemia que redujo la demanda mundial, aunque la OPEP apuesta por aumentar la producción a partir del 1 de agosto.

El precio del barril de Brent del mar del Norte se situaba a las 14H25 GMT en 41,83 dólares en Londres, un 4,34% menos respecto al cierre del miércoles, y a lo largo del jueves llegó a registrar una caída temporal de más del 5%. En Nueva York, el precio del barril estadounidense WTI bajó un 4,99% y se situaba en 39,21 dólares, tras haber caído hasta los 38,72 dólares.

Banca y Negocios

 

Traducción »