Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: Gobierno y divergentes

Cesáreo Espinal Vásquez: Gobierno y divergentes

 

Hemos vivido  de  caudillos en caudillos con un pequeño intervalo del Dr. José María Vargas “el mundo es del justo”; Venezuela ha estado entre traiciones y golpes de Estado por  intereses indviduales y culto a la persona. Con el general López Contreras y el general Medina Angarita, militares, se respiró algo de democracia y después de la dictadura de Pérez Jiménez, siguiendo la cronología de gobiernos y opositores, quiérase o no, con el pacto de punto fijo se respiró democracia. Rómulo Betancourt fue un presidente civilista enfrentado a guerrillas urbanas y de montaña. La pacificación con Raúl Leoni y  Rafael Caldera; a Carlos Andrés Pérez, su partido político le dio la espalda y fue objeto de tentativa de magnicidio por Hugo Chávez quien sometido a juicio, el Presidente Caldera le concede el sobreseimiento y se presentó elección presidencial como demócrata populista,  pero su desempeño fue bajo el ropaje del socialismo del siglo XX. A la oposición, debe entenderse  en su real expresión de “divergentes” y no solo basta con criticar al gobierno, sino también  proponer aspiraciones ciertas que clama el pueblo, debe enamorarlo  con ideas y esperanzas reales porque en definitiva, es el pueblo sin distingos de clases, etnia, raza, sexo o credo los que sufren las consecuencias con delincuencia desbordada, escasez de alimentos y medicinas, inseguridad, fuente de trabajo, etc., ya que el estatismo ha ido perdiendo vigencia;  “la ley es la voluntad escrita del pueblo”, como dijo Valentín Espinal, diputado en la Constituyente de 1854 en Valencia, pienso que esa voluntad de la gente deberá amoldarse a circunstancias superadas, es decir, no es que las elecciones sean o no directas sino establecer mecanismos dada la experiencia vivida, considero que no deberá ser obligatorias y ser federativas, quienes no voten delegan su voluntad de pleno derecho en las que voten y sin necesidad del registro electoral permanente, ello, es determinable por el registro de residencias municipal; y que el carnet del partido no sea requisito ni exigible, aun para ser militante del partido y para obtener cargos públicos, que la elección para Presidente o Presidenta de la República, no sea de reelección continua y la Vice-Presidencia debe ser electa conjuntamente; en cuanto a la  política de viviendas son buenas en su concepción amplia pero no caer en el partidismo y sin una planificación correcta, de agua, luz, transporte, seguridad y sanidad; el sistema de escolaridad y de educación social, calidad de  vida, porque  todo ello, viendo en perspectiva amplia y en el  obligante derecho consultivo de la gente, sin omitirse, sino en apego estricto de la Constitución como ley de leyes y es ahí que cuando se viole en cualquiera de sus normativas de derechos humanos e institucional y en especial, para actos administrativos de interés nacional se produce “ipso facto” un golpe no al Estado sino al pueblo, a la gente donde reside la soberanía de la Nación,   porque en el siglo XXI, los sistemas políticos deben ser en pro del común derecho justo.

cjev34@gmail com

 

Traducción »