Inicio > El pizarrón de Fran opinión > José Manuel Rodríguez: El desprecio por la gente

José Manuel Rodríguez: El desprecio por la gente

 

El pensamiento político de derecha no está construido sobre la razón sino sobre los prejuicios. Esto se manifiesta, sobre todo, en la ausencia sistemática de evidencias que acompañe sus argumentos. No las necesita, milenios de opresión religiosa, patriarcal y militar les ha permitido solidificar sus premisas de autoridad, sabiduría y propiedad.

El filósofo Hobbes se encargó, en el siglo XVII, de poner la piedra clave de esta estructura de compresión. Le vendió a la burguesía las tesis de la “inmortalidad”. Y vaya que tuvo éxito. Conformó el núcleo duro de su hegemonía con dos apotegmas: 1. Obedecer al rico en vez de pretender mandar sobre la pobreza… 2. La civilización occidental es superior porque se basa en verdades universales… Y brotaron las aguas en que navega el absolutismo liberal, el individualismo, la prevalencia del varón blanco, la competencia, lo instrumental, el dinero, y claro, la gracia de Dios.

Es por todo esto que los intelectuales y líderes políticos de la derecha asumen, en cualquier caso, no tener que verificar la certeza de los hechos ni los datos que suministran. Sus “verdades universales” conviertan todo lo imaginado en real. Las intervenciones armadas en las naciones que juzgan retrasadas, lo confirman. Hay que conducirlas a las verdaderas democracias, liberales y occidentales, pues como las definió Plantón, son el gobierno “de los mejores”.

Así explican los 244 años de plutocracia violenta y racista en USA, o pueden señalarnos a los venezolanos que hay que sacar a Maduro porque han estimado que tiene más del 80 por ciento de rechazo. Así lo intentaron con Fidel, Ortega, Chávez y Correa. Y lo lograron con Árbenz, Goulart, Bosch, Allende, Bishop, Torrijos, Aristide, Zelaya, Lugo, Dilma y Morales. Todos ellos pretendieron intervenir esa democracia adjetivada como liberal, excluyente de una parte sustancial de la gente, para hacerla sustantivamente participativa.

Tal desprecio por los que no son como ellos, los lleva a obviar a Descartes cuando alertó que el ser humano sólo lo es cuando razona. Tal cosa suponen no afectarles, cuentan con la “razón instrumental”, un eufemismo con el que los positivistas llaman a la sinrazón.

​Agradecimiento

Quiero agradecer al jurado del Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa el reconocimiento que me han otorgado en el renglón “Artículos de Opinión”. Me siento muy honrado por tal consideración.

 

Traducción »