Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Arminda García: Analfabetismo emocional

Arminda García: Analfabetismo emocional

 

Las personas, cuando sufren analfabetismo emocional, es porque descuidan de manera importante su salud, en cuanto a sus emociones. Sin duda, hay que prestar más atención a nuestras habilidades para sentir, comprender, demostrar y dominar, nuestros sentimientos, para, mejorar nuestra salud mental, con el fin de, lograr mayor bienestar en nuestra vida y consolidar la armonía necesaria.

Tomando en cuenta que, los seres humanos por naturaleza somos individuos emocionales y sociales, no debemos descuidar estas dimensiones, para, manejar acertadamente nuestra empatía y capacidad de comunicarnos con los demás. Por otro lado, aunque la connotación de este término es negativo, resulta ser un factor real determinante, que debe ser enfrentado de manera  adecuada para optimizar nuestras emociones.

Se puede considerar que, quienes se encuentran en esta condición, no saben controlarse emocionalmente a sí mismos, no tienen la habilidad para comprender a los demás, demuestran reacciones un poco excesivas y por lo general, están en un estado muy sensible. Así mismo, se agobian ante cualquier dificultad, lo cual, les dificulta la capacidad para enfrentar las distintas situaciones que se puedan presentar.

Igualmente, son individuos a los cuales les cuesta mucho lograr la empatía, para así, comprender la realidad de otros y colocarse en su lugar, identificándose con sus intereses o problemas, pues, tienden a darle más peso o prioridad a la suya. Del mismo modo, tienen mucha dificultad para relacionarse, ya que, no cuentan con sentido de afectividad, les falta ser más asertivos y se les dificulta crear nexos verdaderos.

En este sentido, la inteligencia emocional, es la mejor manera de educarnos y demostrar cambios favorables, ya que, vivimos mayormente llenos de inseguridades y en la medida en la que controlemos esto, mejoramos la habilidad para ser más sociables, poder demostrar mayor empatía e incrementar la autoestima. En respuesta, fortaleceremos nuestro equilibrio interior, favoreciendo el bienestar que buscamos.

También, es oportuno efectuar un análisis o reflexión sobre qué tipo de  sentimientos se encuentran manifiestos en nosotros, si son positivos o negativos. Así, podremos hacer un esfuerzo consciente para manejarlos de la mejor forma, revisar lo necesario para corregirlos y tomar lo positivo como base de las fortalezas y gratificaciones.

Igualmente, contribuirá mucho examinar la manera más adecuada para gestionar cómo nos sentimos, y así, considerar la forma en la cual podemos darnos el tiempo o la oportunidad requerida, con el fin de liberar un poco mediante esa vía. Debido a esta razón, es fundamental hacer un esfuerzo por desarrollar y equilibrar nuestras capacidades emocionales.

 

Traducción »