Inicio > Regional > La leña está siendo la “salvación” de los venezolanos sin gas

La leña está siendo la “salvación” de los venezolanos sin gas

 

Se ha convertido en un recurso invaluable, la leña.

Mientras que en la mayoría de países del mundo cocinar con una rama de algún árbol seco puede representar un atraso en su calidad de vida, para muchos hogares en Venezuela esta puede ser la única manera de preparar alimentos pues la ausencia de gas doméstico en las comunidades y los reiterados cortes eléctricos que se registran en la entidad hace que las personas sean dependientes de la leña.

Cuentan las personas consultadas que, conseguir leña es tan difícil en estos momentos, que las familias ya están buscando el recurso natural en sitios impensados hasta hace algunos meses. Las torres de El Sisal, en donde quedó una estructura vieja y llena de escombros, edificios abandonados, parques o viejos letreros, es a los sitios donde acuden en busca de palos secos.

“Si el gas no llega es necesario resolver para cocinar. Sabemos que se hace un daño al ecosistema y sabemos que hay personas que, por medio del humo se enferman, pero hay situaciones que son impulsadas por la crisis”, decía Margareth Barrios, ama de casa residenciada al oeste de la ciudad.

Leña en Torres del Sisal estado Lara

Las personas dicen que deben recurrir al uso de la leña por los retrasos que hay con la entrega del gas. Desde que fue creada la empresa gas comunal y la entrega se hace por medio de los consejos comunales, los cilindros se pagan pero no llegan. “Duran hasta cuatro meses para entregar la bombonas. Así no se puede”, es una de las críticas más comunes.

Aunque para muchas personas la leña es un salvavidas los médicos aseguran que esto es un arma de doble filo pues las intoxicaciones respiratorias están creciendo de manera vertiginosa.

“Llegan muchos enfermos por asma a los hospitales. Eso es porque hay humo. La gente quema hasta basura para cocinar y eso también genera infecciones intestinales. Es necesario que la gente tome conciencia y no haga este tipo de cosas”, señalaba el doctor Ruy Medina, exdirector de salud en el estado Lara, al ser consultado.

Osman Rojas – La Prensa de Lara

Plantas de producción de gas doméstico se apagaron

Desde el 14 de mayo, sindicalistas y expertos en petróleo han alertado que la crisis en el servicio de gas doméstico se ha agudizado porque el Complejo Petroquímico José Antonio Anzoátegui, único que estaba produciendo gas para abastecer la demanda nacional, se paralizó, sin haber información oficial de las razones.

José Toro Hardy, expresidente de PDVSA, indicó que el Ministro de Petróleo, Tareck El Aissami no ha confirmado tal paralización, pero todo apunta a que es consecuencia de la desinversión que ha habido en la estatal petrolera. Asegura que el país está a punto de correr con el gas doméstico, la misma suerte que con la gasolina, “podría generarse una escasez total”, advierte, haciendo referencia a las kilométricas colas de camiones cisternas que se mantienen en está planta de Anzoátegui, para ser surtidos y llevarlo a las plantas de cada estado.

“El gas que producimos en Venezuela, es gas asociado a la producción petrolera, porque impulsa el petróleo del yacimiento a la superficie. Si la producción de crudo ha caído drásticamente desde hace seis años, pasando de tener dos millones 350 mil barriles diarios para exportar a 622 barriles en la actualidad, eso explica porque las comunidades ahora tengan que cocinar con leña”.

Toro Hardy recordó que en los últimos 21 años se dejaron de lado proyectos como el “Cristóbal Colón”, para producir gas asociado y no asociado, que se desarrollaría en la península de Paria, estado Sucre, al punto que se iba a exportar gas a Estados Unidos. Contemplaba además llevar gas directo a la mayoría de la población. “Eso cambió de nombre a Gran Mariscal de Ayacucho, un proyecto más pequeños durante el gobierno de Hugo Chávez que no avanzó en nada”, mencionó.

Según la página web de PDVSA, para el año 2018, un total de 231 mil 379 familias recibían gas directo en Venezuela, la mayoría ubicada en Caracas y Zulia.

Comunidades sin gas

Iván Freites, sindicalista de PDVSA, indicó que el 85% del país depende del gas por bombona, pero desde el 2012 se paralizó la producción de cilindros. “En Venezuela hay aproximadamente tres millones de bombonas cuando la demanda es de 16 millones. Las que quedan son de alto riesgo, porque ya pasaron su tiempo de utilidad que es de cinco años máximo”, indicó.

La mayoría de la demanda de gas doméstico antes era abastecida por el Complejo Refinador de Paraguaná en Falcón, donde se llenaban las bombonas de 15 estados del país, desde su explosión en 2012, está refinería dejó de producir.

Luis Hernández, del Frente de Trabajadores Petroleros, catalogó de “inconcebible”, que siendo Venezuela uno de los países con mayor reserva de gas, teniendo 6,01 millones de metros cúbicos, la población sea sometida a calamidades de cocinar con leña como el siglo pasado.

Ana Uzcátegui – La Prensa de Lara

Traducción »