Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Gloria Cuenca insiste en el periodismo bien argumentado y una ética mejor formada

Gloria Cuenca insiste en el periodismo bien argumentado y una ética mejor formada

 

La profesora Gloria Cuenca estuvo durante 50 años impartiendo clases de Ética y Legislación de Medios en las aulas de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Hoy declara que se siente orgullosa de sus alumnos, muchos convertidos en periodistas de prestigio e insiste en el periodismo bien argumentado y una ética mejor formada.

“La mayoría de los estudiantes también pasaron la materia en la vida, se han comportado a la altura con gran dignidad, han hecho frente a este gobierno, algunos están en el exilio pero en pro de recuperar la democracia en Venezuela. Han sido combativos los periodistas en Venezuela”, dice al celebrarse en el país el Día Nacional del Periodista, este 27 de junio.

Vía telefónica compartió sus impresiones con Efecto Cocuyo sobre esta fecha y recordó que la tesis de la hegemonía comunicacional impuesta por el chavismo en 20 años llevó a la destrucción de la industria comunicacional venezolana.

“Qué podíamos esperar, si esta gente acabó con la industria petrolera venezolana que era reconocida como una de las primeras del mundo, cómo no lo iban a hacer con la industria de la comunicación“, reflexiona.

Recuerda que al principio del siglo XX en Venezuela se formaron 20 escuelas de Comunicación Social, en las que más de 53 mil estudiantes se formaron. Descarta que haya sido una moda, sino más bien por la claridad de esos jóvenes en saber la importancia de la información y cómo los cambios tecnológicos impulsarían el desarrollo del área.

Profesión de alto riesgo

Ahora, con la crisis política, económica y social ha mermado ese número de estudiantes. En especial porque ejercer el periodismo en Venezuela es “de alto riesgo”. Hasta el 25 de junio de 2020 Ipys Venezuela contabilizó 23 detenciones arbitrarias contra periodistas. Seis de ellos tienen procesos judiciales abiertos. La razón: informar en medio de la pandemia del COVID-19, cubrir protestas por servicios públicos y acusaciones de personas ligadas a la administración de Nicolás Maduro.

“Eso tiene su raíz ideológica, están obsesionados con hacer un mundo nuevo, acaban el viejo y nos dejan en inopia. Vuelven a repetir el mismo esquema que fracasó en  China, Rusia y Cuba”, resalta Cuenca.

Considera que lo más grave es que desde la administración de Nicolás Maduro “quieren que dejemos de ser periodistas y nos transformemos todos en propagandistas de su ideología, que ya el mundo execró porque no tiene ninguna vigencia”.

Lucha de vieja data

Advierte que no quieren que se cubra información para darla a conocer al público, sino que se propaguen logros de una gestión “que tiene muy pocas cosas buenas para propagar”.

Aunque recuerda que la lucha por la libertad de expresión es de vieja data, se ha acentuado en los últimos 20 años con la llegada al poder de Hugo Chávez y después con su sucesor, Nicolás Maduro.

“No es fácil ser democrático, no es fácil aceptar la opinión ajena; pero cuando los gobiernos tienen cultura y están preparados y saben que la única manera de saber si están actuando bien o mal es recibiendo el feedback, la retroalimentación que los periodistas le van a dar. Cómo sabe un gobernante si está haciendo un desastre como pasa con el COVID-19, si ellos lo que hacen es retroalimentarse diciendo que son una maravilla… pero resulta que el pueblo en la calle se encuentra con un desastre y es una situación crítica”.

Ética bien formada

Destaca su admiración por quienes a pesar de los ataques, amenazas y cárcel siguen ejerciendo el periodismo.

“El futuro es nuestro, tendremos otra vez democracia y libertad y podremos recordar estos tiempos tan duros con una cierta perspectiva para que no nos vuelva a pasar”, asegura confiada en la reconstrucción.

Para la docente universitaria, periodista y escritora, los periodistas deben tener siempre claro la formación y hacerlo muy bien.

Como profesora de ética y legislación insiste en que los profesionales tienen que conocer a fondo el Código de Ética, la Ley del Ejercicio del Periodismo y la Constitución.

“Si uno no aprende realmente lo que tiene que decir, por qué lo va a decir, cuáles son sus libertades, cuáles son sus límites, va a ser sometido a la posibilidad de que alguien venga y te diga que es mentira. La única manera de que eso no ocurra es que nosotros seamos capaces de mantener una argumentación sólida producto de una cultura, una investigación y una ética muy bien formada”.

Ronny Rodríguez Rosas – Efecto Cocuyo

@ronnyrodriguez

 

Traducción »