Inicio > El pizarrón de Fran opinión > José Antonio Gil Yepes: Votar o no en las Parlamentarias 2020

José Antonio Gil Yepes: Votar o no en las Parlamentarias 2020

 

Ciertamente, el venezolano prefiere las vías institucionales, como el voto y el diálogo, para lograr el cambio político, y a pesar de la propaganda que han recibido a favor de otras vías, como la de una intervención multifuerza internacional, golpes de Estado, protestas violentas, etc. Sin embargo, la preferencia por el voto se mantiene si el conjunto de factores que prescriben el voto como medio de expresión política se cumplen. De lo contrario, la población puede optar por otros medios de expresión, deseables o indeseables, o por no participar. De allí que la tradición electoral muestra, en este sentido, dos cosas: que la participación en elecciones presidenciales ha superado en ocasiones el 90%, aunque ha bajado tanto como al 60% en 1993 y al 47% en la elecciones de abril 2018. El segundo mensaje de esa historia electoral es que, siendo un país constitucionalmente presidencialista, los niveles de participación electoral por otros cargos de elección, como diputados a la Asamblea Nacional, gobernadores y alcaldes tienden a ser menores.

Actualmente, las elecciones presidenciales también son el camino preferido por el 51,4% los venezolanos para resolver la conflictividad política, mientras que las elecciones parlamentarias no son consideradas como solución del conflicto sino por el 2,1%. Es lógico que el ciudadano común se plantee que esa conflitividad esté relacionada con el Presidente y que, para resolver el conflicto que le afecta, debería involucrarse en la elección a la Presidencia, a lo que se suma que no conoce a la mayoría de sus diputados ni lo que hacen. Según las encuestas, la participación electoral en las elecciones parlamentarias estaría sujeta a que fuesen acopladas a elecciones presidenciales. Así, se podría estimar una participación tan alta como el 82,6%. En cambio, una elecciones parlamentarias sin presidenciales aparecen con una intención de participación muy baja: 9,5%.

La experiencia de elecciones en más de tres décadas indica una correlación alrededor del 95% entre el nivel de aprobación de gestión del Presidente (de turno) y las preferencias por sus candidatos o propuestas. En este caso, la aprobación de gestión de NM se mantiene muy baja, en 13,1%, dado que la percepción de la situación país es de – 92,5%.

En cuanto a las condiciones o reglas de juego electorales, el 81% de los entrevistados en marzo 2020 manifestaba desconfianza hacia el Consejo Nacional Electoral y el 89% está de acuerdo con que se nombre un nuevo Consejo Nacional Electoral. Esa renovación era la condición más importante para tomar la decisión de participar en unas elecciones parlamentarias. Pero, a pesar de un buen comienzo, la división de la Asamblea Nacional le dejó sin los dos tercios que necesita para nombrar los rectores del CNE, hecho que fue tomado por el Tribunal Supremo de Justicia, predominantemente aliado al oficialismo, para declarar en “Omisión” a la Asamblea presidida por Juan Guaidó y proceder a realizar dichos nombramientos.

Otro factor que incide en la participación electoral es la identificación partidista. Aquellos que pertenecen o simpatizan con algún partido tienden a seguir sus lineamientos, entre ellos sobre la participación electoral. Tanto el partido de gobierno, el PSUV, como los múltiples partidos de oposición cuentan con una muy baja identificación de los ciudadanos hacia dichos partidos: 11,5 y 11,7%, respectivamente.

 

Traducción »