Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Este 27 de junio 2020 nada que celebrar

Gerónimo Figueroa Figuera: Este 27 de junio 2020 nada que celebrar

 

Luego de ver y sufrir censura previa, cierre de medios eléctricos e impresos, detenciones arbitrarias contra periodistas y otros comunicadores sociales durante 21 años, cuya lista por ser tan larga no publicamos para evitar olvidar cualquier nombre, que tiene a la libertad de expresión y el derecho a la información libre en terapia intensiva; con toda responsabilidad decimos que este 27 de junio 2020 con motivo de un aniversario mas de la circulación por prime vez del periódico El Correo del Orinoco dirigido por nuestro Libertador Simón Bolívar en su época, los periodistas venezolanos no tenemos nada que celebrar pero si mucha fuerza para seguir luchando por el rescate de la democracia, tal como lo hicieron nuestros colegas en 1958 para ayudar a derrumbar la tiranía de Marcos Pérez Jiménez.

En un país donde hay decenas de juicios abiertos contra periodistas y comunicadores sociales que son obligados a presentarse cada quince o treinta días frente a jueces que actúan como verdugos, no solo contra los periodistas y comunicadores sociales, sino contra la libertad de expresión y el derecho a la información a que tiene derecho el pueblo venezolano. La prensa libre, la que no se vende ni se compra por treinta monedas, ha sido un estorbo para los regímenes totalitarios que siempre están diseñando acciones para arrinconarla o eliminarla. Las páginas de la historia están repletas de reseñas sobre las agresiones de gobiernos totalitarios contra la prensa libre.

En mayo de 2007 el resentido social de Sabaneta creyéndose el dueño de Venezuela decretó el cierre de la televisora RCTV, la mas antigua y con mayor audiencia preferencial en todo el país, y al mismo tiempo ordenó la confiscación de todos sus equipos que se hacían posible sus transmisiones hasta los hogares venezolanos, para dar paso a un engendro llamado tves que nunca ha logrado mantener la programación ni audiencia de RCTV, a pesar de estar en la misma frecuencia. Fue un robo descarado que hicieron con la “ayuda” de una sentencia de un tsj nada ético con el derecho de la justicia, sino que actuó como garrote político.

En 2009 la Conatel dirigida por el teniente golpista del 4 de febrero de 1992, Diosdado Cabello, cerró sin formula de juicio y sin derecho a la defensa a 33 emisoras de radio, unas con el argumento de no estar siendo atendidas por sus dueños originales a quienes el estado en su momento les otorgó la concesión pero murieron y sus herederos asumieron el control de esas empresas, y otras con mucha audiencia como las del Circuito Nacional Belfor (CNF) para entregarles la señal a organismos gubernamentales del régimen, que al igual que RCTV, tampoco pudieron mantener la programación ni la audiencia original. Después de 2009 han cerrado un  promedio de 20 emisoras mas.

Luego en 2015 tenemos la compra del llamado canal de noticias Globovisión por parte de Raúl Gorrín, quien en 1999 antes que llegara la peste roja a Venezuela era un abogado en ejercicio poco conocido y sin bienes visibles que dieran a pensar que en el futuro pudiera comprar una planta televisora como esa en 65 millones de dólares. Sin embargo, este individuo en noviembre de 2017 fue señalado en un tribunal antilavado de dinero en EEUU por el teniente también golpista del 4-F de 1992, Alejandro “el tuerto” Andrade, quien fuera administrador del Palacio Miraflores en la presidencia del resentido social de Sabaneta, de haberle entregado mil millones de dólares como “comisión” por favores recibidos. Hoy Globovisión parece una copia mala del canal ocho.

A lo de Globovisión hay que agregarle la compra de la Cadena Capriles que incluye varias revistas y los diarios de circulación nacional Ultimas Noticias y El Mundo, por el monto de 160 millones de dólares, sin que se sepa quienes fueron los compradores, pero sus directivos son nombrados ahora desde la sede del psuv. Igualmente, la compra del diario El Universal por la “módica” suma de 200 millones de dólares, por parte de la empresa española Espalisticia, pero quien aparece dando la cara es el ingeniero Jesús Abreu Anselmi, hermano del maestro José Antonio Abreu, ambos ligados al partido Acción Democrática por el ala de Henry Ramos Allup. Tanto los diarios de la Cadena Capriles como El Universal, están convertidos en pasquines de propaganda del régimen.

Luego tenemos que antes de la llegada de la peste roja a Venezuela en 1999, existían un aproximado de 120 diarios regionales, y hoy en su gran mayoría, se habla de 89, ya no circulan en la versión impresa porque el régimen con el monopolio de los dólares para comprar el papel, la tinta, la película y las planchas que son insumos importados los ha “ahorcado”, y los pocos que quedan vivos por ser “beneficiarios” de los insumos, se convirtieron en pasquines de propaganda del régimen. Diarios emblemáticos como El Nacional, El Nuevo País y Tal Cual de Caracas, así como Panorama del Zulia, El Impulso de Barquisimeto, El Carabobeño de Valencia y La Nación del Táchira, entre tantos, tuvieron que cerrar sus ediciones impresas e irse a la versión digital a través de la web.

Igualmente, los canales de televisión Televén y Venevisión, dan pena ajena por la programación que tienen en el aire como si la vaina estuviera normal. Venezuela se cae a pedazos por los cuatro costados. Niños mueren por desnutrición y falta de medicinas, gente comiendo de la basura, no hay gasolina, no hay gas, no hay agua, no hay electricidad, y los precios de los alimentos están dolarizados e inalcanzables para la mayoría que gana 400 bolívares devaluados como salario mínimo. Estas televisoras no se enteran o no les da la gana de enterarse de esa tragedia que está matando a los venezolanos de hambre, angustia y desesperación.

Por todas estas razones que ya nombramos y otras que por razones de espacios no podemos hacerlo, que violentan el libre ejercicio del periodismo en Venezuela y que impide a la población estar debidamente informada, violando los artículos 57 y 58 de la Constitución Nacional, este 27 de junio la mayoría de los periodistas venezolanos que cumplimos con nuestro ejercicio profesional y estamos comprometidos con la verdad,  decimos que no hay nada que celebrar sino mucha fuerza para seguir luchando hasta recuperar la democracia con medios de comunicación independientes, porque la libertad de expresión y el derecho a la información no son propiedad ni responsabilidad exclusiva de los periodistas, sino que es un Derecho Humano.

@lodicetodo

geron2ff@yahoo.com

geron2ff@hotmail.com

 

Traducción »