Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Manuel Taibo: El hombre es el conjunto de relaciones sociales

Manuel Taibo: El hombre es el conjunto de relaciones sociales

 

—No hay porvenir; nunca hay porvenir. Eso que llaman al porvenir es una de las más grandes mentiras. El verdadero porvenir es hoy. ¿Qué será de nosotros mañana? ¡No hay mañana! ¿Qué es de nosotros hoy, ahora? Esta es la única cuestión. “¿Y después?” A estas preguntas no cabe otra respuesta que una pregunta, y al “¿y después?” no hay sino dar de rebote un “¿y antes?”

El socialismo es, pues, una sociedad que llega coexistiendo las clases, lo cual pone de manifiesto la ausencia de dialéctica en el planteamiento. Y en este contexto se ve lo contradictorio de la expresión “equivalencia entre individualismo y socialismo”. Lo contradictorio no se halla en la simple expresión, en la oposición de términos (individual-social), sino en qué, si el liberalismo es la ideología de la burguesía o clase dominante, su individualismo es defendido como dominación del resto de los individuos. Karl Korsch lo dice muy claro: los obreros libres, que venden individualmente su fuerza de trabajo en un contrato libre, son, como clase, conjuntamente con los medios de producción, propiedad de la clase poseedora. La ausencia de la dialéctica significa la ausencia de un estudio del papel de las clases en la sociedad capitalista.

Revista alemana Der Sozialistische Akademiker en 1895 y titulado, “El valor absoluto del hombre y la enfermedad del siglo”, el valor de cambio no impera solamente en el dominio de la producción de mercancías, sino que extiende al mismo al mismo pueblo, que pasa a ser apreciado de acuerdo, no con el valor absoluto, sino según el valor de cambio que, aplicado al individuo humano, significa el grado en que se diferencia de los demás.

En cuanto al primer aspecto, que el socialismo viene solo, como resultado de la evolución del capitalismo. Aplicada esta idea al régimen de producción capitalista, como una fase en que la concurrencia y la propiedad privada enfrentan a los pueblos. Pero, puesto que la ley del decrecimiento de la tasa de interés y el desarrollo del industrialismo lleva a la colectivización de la propiedad, el socialismo es algo hacia lo que caminamos necesariamente. Los inconvenientes que supone para el pueblo la etapa actual de explotación son el precio que hay que pagar para una redención posterior. Y dentro de esta misma perspectiva se inscribe la repetida tesis de que el socialismo redimirá al pobre de su pobreza y al explotador de su tiranía. Esta visión, que presenta al vendedor de fuerza de trabajo y al extractor de plusvalía como víctimas del régimen que “padecemos”, es la expresión del gobierno de los pueblos como opuesto al gobierno de las cosas.

La clase media ha cultivado la inteligencia y el egoísmo a la vez, se ha encastillado en un individualismo antisocial y feroz cerrado a l hondo sentimiento de la solidaridad humana. La clase media ha cultivado la libre concurrencia y un verdadero anarquismo en la producción; de la clase media ha brotado aquel enorme sofisma de que del juego de los intereses individuales brota el progreso sin más ayuda ni acción.

—“En ninguna parte halla más aplicación que en la guerra el principio bárbaro aquel de que el fin justifica los medios. En tiempo de guerra se llama héroes a hombres con madera de criminales, que han hallado en la guerra salida a sus instintos”.

¡La Lucha sigue!

 

Traducción »