Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Luis Xavier Grisanti: La CVP en la Faja del Orinoco (1969-74) (2 y 3)

Luis Xavier Grisanti: La CVP en la Faja del Orinoco (1969-74) (2 y 3)

 

La CVP en la Faja del Orinoco (1969-74) (3)

En el tercero y último artículo sobre el 60 aniversario de la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP) destacamos que durante la primera presidencia de Rafael Caldera (1969-1974) la empresa estatal inició la evaluación sísmica y la perforación exploratoria de la Faja del Orinoco y costa afuera en el Golfo de La Vela y Delta Amacuro, y las empresas petroleras internacionales continuaron registrando hallazgos geológicos de nuevos campos con sus inversiones y mejorando nuestra planta industrial petrolera con nuevas unidades de fraccionamiento de líquidos (GLP) y de reinyección de gas natural, entre otras acciones para agregar valor a los hidrocarburos venezolanos. Todo ello dentro de una armoniosa relación entre las compañías petroleras concesionarias y el Estado venezolano como garante de la seguridad jurídica.

El doctor Rafael Caldera tomó posesión de la jefatura del Estado el 11 de marzo de 1969. Fue el primer mandatario en la historia de Venezuela a quien un presidente de un partido opositor le traspasa el poder; ambos electos por voto universal, directo y secreto. Inspirado en la Doctrina Social de la Iglesia Católica, Caldera y su canciller Arístides Calvani adoptaron nuevos principios rectores de la política exterior, entre ellos, la Justicia Social Internacional y el Bien Común Universal. La solidaridad pluralista, el nacionalismo democrático y la integración latinoamericana orientaron su acción internacional, mediante la creación de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) y la incorporación de Venezuela al Pacto Subregional Andino (Acuerdo de Cartagena) en 1973.

El presidente Caldera prosiguió en lo fundamental la política petrolera de sus antecesores Betancourt y Leoni (ver “Los 60 años de la CVP” y “La CVP gasificó el país”). El mercado petrolero comenzó a fortalecerse en 1970, la demanda mundial excedía la oferta y se empezó a debatir en Venezuela y en otros países exportadores sobre la reversión anticipada de las concesiones petroleras. El nacionalismo de los recursos se intensificó. Caldera y su ministro de Minas e Hidrocarburos, Hugo Pérez La Salvia, otorgaron nuevas asignaciones a la CVP. Se firmaron los Contratos de Servicio con las empresas Creole, Shell, Occidental y CVP. Se promulgaron cuatro leyes de corte nacionalista: la Ley de Bienes Afectos a Reversión en las Concesiones de Hidrocarburos (1971), la Ley que Reserva al Estado la Industria del Gas Natural (1971), la Ley que establece el Fondo Destinado a la Investigación en Materia de Hidrocarburos y Formación del Personal Técnico para la Industria de Dichas Sustancias (FONINVES, 1972) y la Ley que Reserva al Estado el Mercado Interno de los Hidrocarburos (1973).

En 1970, las cotizaciones del crudo se empezaron a elevar después de más de una década de precios deprimidos y declinantes. Libia consiguió mejores términos contractuales y aumentos en sus ingresos fiscales producto de sus negociaciones con la compañía Occidental de los Estados Unidos. Se suscitó en el país un amplio debate en el que se alegaba que las empresas concesionarias no estaban reflejando en sus precios el aumento de los valores internacionales, a fin de minimizar el pago de impuestos y regalías.

En el Congreso Nacional, una Comisión Especial presidida por el diputado Arturo Hernández Grisanti, propuso una histórica reforma de la Ley de Impuesto sobre la Renta, sancionada el 17 de diciembre de 1970, la cual facultó al Ejecutivo Nacional a fijar unilateralmente los valores referenciales de exportación para fines fiscales, y unificó en 60% la tasa de impuesto sobre las ganancias de las compañías petroleras. El presidente Caldera le puso el ejecútese y el Ministerio de Minas llegó a un acuerdo con las firmas concesionarias para calcular el pago de la regalía conforme a los precios de referencia. Venezuela fue el primer país exportador en fijar unilateralmente los valores de su materia prima; decisión que fue ratificada por Resolución de la Conferencia de Ministros de la OPEP en febrero 1971 (Aníbal R. Martínez, 2005).

Venezuela, primer exportador mundial de petróleo desde 1928, logró en 1970 su pico histórico de producción: 3,7 millones de barriles diarios; pero ese año Arabia Saudí nos desplazó como el principal exportador. Los Estados Unidos llegó a su zenit de extracción: 10,01 de millones de barriles por día. Los precios de exportación se duplicaron durante el quinquenio 1969-74, de 1,81 dólares por barril en 1969 a 3,71 dólares en 1973, un aumento de 105%. En 1971, la producción petrolera de Venezuela inició una declinación de casi tres lustros, por diversas razones, hasta el descubrimiento por PDVSA del campo gigante de El Furrial en la década de los 80 y el comienzo de la política de Apertura Petrolera en 1992, cuando la tendencia se revirtió y la producción se recuperó hasta 3,44 millones de barriles por día en 1998.

Pese al ambiente nacionalista que percolaba en todos los sectores de la vida nacional, las compañías petroleras internacionales y la CVP continuaron cumpliendo con las regulaciones del Ministerio de Minas y con las leyes y reformas sancionadas por el Parlamento.

Entre 1969 y 1973, Chevrón inauguró una planta de fraccionamiento de líquidos del petróleo (GLP) en la refinería de Bajo Grande y la CVP y Shell construyeron una unidad de reinyección de gas natural. La CVP comenzó la perforación de pozos en la Faja Petrolífera del Orinoco, inició la medición sísmica del Delta del Orinoco e inauguró su primer terminal marítimo en Morón. Shell construyó el complejo de desulfuración de la refinería de Cardón e inauguró con la CVP la planta de reinyección de gas Lagogas II (Lago de Maracaibo). El Congreso Nacional aprobó las bases de contratación de los primeros contratos de servicio para cinco bloques del sur del Lago; el Ministerio de Minas asignó a la CVP 4.500 hectáreas en Guárico y 11.300 hectáreas en Monagas; y Shell creó la empresa Shell – Surca para operar su contrato de servicio. Mobil hizo un descubrimiento en el campo Aguasay (Monagas) y perforó su primer pozo conforme a su contrato de servicio en campo Centro (Zulia), al igual que Occidental en el Lago de Maracaibo.

La CVP concluyó la perforación estratigráfica de 14 pozos en la Faja del Orinoco y perforó dos pozos exploratorios en el Golfo de La Vela (Falcón, el pozo 23 Miranda -4X resultó descubridor); halló el campo Casma Oeste en Monagas y recibió en Italia dos nuevos tanqueros de 29.700 toneladas. Phillips inició un programa de recuperación secundaria en el campo Morichal (Monagas); Occidental, en su contrato de servicio, halló un campo nuevo y otro de condensados en su primera perforación al sur del Lago de Maracaibo (campo Lamar); y Mobil, en su contrato de servicio, terminó exitosamente la perforación de un pozo exploratorio en campo Centro.

Mención especial merece el decreto del presidente Caldera (1973), el cual dispuso que el Ministerio de Minas, la CVP, el Instituto Venezolano de Petroquímica y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas procedieran a instituir, conforme a la Ley (1972), la Fundación para la Investigación en Petróleo y Petroquímica (INVEPET), la cual se convertirá en el Instituto Tecnológico Venezolano del Petróleo (INTEVEP), bajo la dirección de Humberto Calderón Berti.

La continuidad de la política petrolera de los presidentes Betancourt, Leoni y Caldera, con sus respectivos matices, permitió que Venezuela lograra constituir una empresa petrolera estatal que, si bien no alcanzó las destrezas de exploración, producción y refinación de las compañías petroleras internacionales, si registró logros exploratorios y operacionales durante sus primeros tres lustros de vida y se formaron profesionales de calidad que fueron a integrar el talento humano de PDVSA. Para el 1º de enero de 1976, la CVP contaba con 1.046.900 hectáreas asignadas, producía 42.900 barriles diarios  con una capacidad de refinación de 25.000 barriles día y empleaba a 3.169 trabajadores. La corporación pasó a ser una de las catorce empresas filiales de PDVSA y, en 1978, la CVP y LLanoven, antigua Mobil, se fusionaron para formar Corpoven.

La CVP gasificó el país (1964-69) (2)

El traspaso del poder de Rómulo Betancourt a Leoni fue el primero en la historia de Venezuela efectuado entre dos jefes de Estado elegidos por voto universal, directo y secreto. El presidente Leoni mantuvo las políticas públicas delineadas en el Pentágono Petrolero de J.P.PérezAlfonzo (ver Los 60 años de la CVP, Analítica, 15.05.20). Contará con dos ministros de Minas e Hidrocarburos de sobrado prestigio nacional e internacional: Manuel Pérez Guerrero y José Antonio Mayobre, abogados con sólida formación económica.En su discurso de toma de posesión, el estadista guayanés ratificó la legalidad de las concesiones y develó que el futuro desarrollo de la industria petrolera nacional se llevaría a efecto por medio de los Contratos de Servicio.

Uno de los retos cardinales del presidente Leoni fue el de aumentar la participación fiscal en momentos en que los grandes descubrimientos de nuevos campos de petróleo en el país empezaban a menguar. Los precios retrocedían y se acercaba la finalización de las concesiones petroleras en 1983. De hecho, durante su mandato el área asignada a las concesiones bajó a tres millones de hectáreas, por expiración de las mismas (Aníbal R. Martínez, 2005).

El gobierno de Leoni, para apalancar a la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP), le otorgó nuevas concesiones y le dio ciertas prerrogativas, como la potestad de negociar los Contratos de Servicio con las empresas petroleras interesadas, cuyos términos y condiciones generales fueron aprobados mediante reforma de la Ley de Hidrocarburos de 1943, sancionada por el Congreso Nacional, el 20 de julio de 1967. Los Contratos de Servicio fueron diseñados con el objeto de atraer inversiones y aumentar la producción y las reservas con contratistas que serían las propias compañías concesionarias u otras nuevas de reconocida competencia, visto el agotamiento de los campos tradicionales.Bajo la fiscalización del Ministerio de Minas y la supervisión de la CVP, los contratistas se encargarían de aportar las inversiones de capital (CAPEX) y manejar la operación. Sujeto a metas de producción en áreas nuevas, el Estado les reconocía un honorario profesional (varios fueron firmados; pero sus modestos hallazgos hicieron poco atractiva la iniciativa y finalmente tuvo lugar la nacionalización en 1976).

El 13 de agosto de 1964, la CVP y Fedepetrol firmaron su primer contrato colectivo, el cual fue un hito en las relaciones obrero-patronales de una empresa del Estado, al igualar las remuneraciones y beneficios sociales de sus trabajadores a los de las compañías petroleras internacionales, quedando asentado el principio de que los sistemas de compensación de las empresas estatales debían ser similares a los de las privadas (según el ramo de actividad económica). Paralelamente, la Resolución No. 187 del Ministerio de Minas asignó a la CVP el derecho de operar un tercio (33,33%) de las estaciones de servicios para el suministro de combustibles al mercado interno, para el año 1968, comenzando en 1965 con un 10% del consumo de gasolinas de motor.

No fueron de poca monta los descubrimientos de nuevos campos durante el gobierno de Leoni: Signa hizo un hallazgo en Campo Centro, Zulia;Varco encontró uno con el pozo Paez-4, Barinas; Texas, el campo Bombal en Delta Amacuro; Shellhalló petróleo en el campo Lagunillas, Zulia; y CVP, dos pozos descubridores en campo Sinco y en campo Silvestre (Barinas), además de perforar su primer pozo en la cuenca de Maturín y serle asignadas otras 100.000 hectáreas en Ospino (Barinas). En 1966, la CVP inició el suministro de gas natural a 140.000 hogares en Caracas y contaba con 100 estaciones de servicio. En 1967, la empresa estatal realizó su primera exportación de crudo Boscán desde el terminal de Bajo Grande, con destino a Inglaterra.

La CVP continuó expandiendo sus operaciones en 1967 y 1968: se firmó un acuerdo con las empresas concesionarias Creole, Shell, Mene Grande, Texas, Mobil y Phillips para el aseguramiento del suministro de gasolinas de motor a las estaciones de servicio de la CVP; se suscribieron contratos de compra-venta con Petrobras de Brasil para la colocación de los crudos Mata (Monagas) y Boscán (Zulia); y se inició la medición sísmica del potencial de hidrocarburos en el Golfo de Venezuela y áreas circundantes. El Congreso Nacional asignó en concesión 200.000 hectáreas adicionales a la CVPen el sur del Lago de Maracaibo y 100.000 en el Golfo de Venezuela, y el Ministerio autorizó la perforación de cuatro nuevos pozos exploratorios en Guanarito (Portuguesa) y en Mingo (Barinas).

Economista y docente de la UCV, USB y el IESA

@lxgrisanti

 

Traducción »