Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Neuro Villalobos: La puerta abierta

Neuro Villalobos: La puerta abierta

 

“La mentalidad de represalia destruye los Estados mientras que la mentalidad de perdón construye las naciones.” Nelson Mandela

Hay que escudriñar en el pensamiento de los grandes hombres que en pocas palabras construyen verdades que parecen eternas y rebuscar en las experiencias que la  historia de la humanidad que nos provee de situaciones que han sido vitales para su destino. Todo ello con el propósito  de analizar lo que sucede en nuestro caso, tomar acciones o fijar actitudes con lo que ocurre en Venezuela.

Hace pocos días, concretamente el 6 de junio de este año 2020 se cumplió el septuagésimo sexto aniversario del denominado “Día D”, fecha en que se llevó a cabo el desembarco en Normandía por parte de las fuerzas aliadas que marcó el inicio de la liberación de Europa Occidental ocupada por la Alemania Nazi durante la segunda guerra mundial. Es preciso recordar que para lograr un acuerdo y librar esa batalla, la gran motivación era liberarse de la ocupación de ese engendro del mal que es el nazismo. Fue necesario sortear el ego desmedido de Montgomery; el comportamiento belicoso de Patton; las inquinas de Roosevelt y  De Gaulle; la infinita paciencia de Eisenhower y la excesiva prudencia de Bradley. Sin embargo, la unidad se logró y el resultado fué una gran victoria de los aliados y el derrumbe del mal que se cernía para la humanidad, aunque el costo en vidas humanas fue elevadísimo.

El pueblo venezolano ha venido insistentemente exigiendo la unidad de la oposición para lograr el objetivo del cese de la usurpación, la asunción de un gobierno de transición y la celebración de unas elecciones libres. No obstante, las ambiciones, delirios, cálculos impropios, corrupción y otras motivaciones personales han impedido los acuerdos que permitan el logro de tan magna necesidad histórica para poner fin a esta desquiciante situación.

La mentalidad de represalia no sólo motiva al régimen chavomadurista, como toda dictadura bien asesorada por los representantes del mal a nivel mundial, sino que también bulle en el cerebro de falsos dirigentes de la oposición contra los funcionarios del régimen, con sobrada justificación, pero además contra sus compañeros de ruta por creer en el despropósito de que se pueden imponer por sí solos en una truculenta competencia por el poder que ostenta un régimen que desdeña abiertamente no solo el estado de derecho interno del país, sino también los tratados y acuerdos internacionales.

Con esas actitudes continuamos con la destrucción del Estado y se hace más difícil construir una Nación, como lo expresa Mandela. No es la venganza asumiendo el sindrome de la celebridad herida lo que debe impulsarnos, sino la necesidad de justicia para quienes hemos sufrido las injusticias y perversidades de los arrogantes en el poder. No son las ambiciones personales que satisfagan el ego, sino la necesidad de amor por uno mismo y por el destino del prójimo, porque como dice Paulo Coelho: “acumular amor significa suerte;acumular odio significa calamidad. El que no reconoce la puerta de sus problemas, la deja abierta y las tragedias pueden entrar.” Cerremos la puerta, reconozcamos nuestros errores, ya han entrado muchas tragedias por dejar la puerta abierta. El pueblo espera por un proyecto político fundamentado en la ciencia, orientado por la ética y con la participación de la sociedad toda, unida, en la construcción de una nueva nación.

nevillarin@gmail.com.

 

 

Traducción »