Inicio > Cultura > Día mundial de los océanos hay que salvar los mares

Día mundial de los océanos hay que salvar los mares

 

Los océanos tienen menos defensores que los bosques

Día Mundial de los Océanos: si queremos peces gordos, hay que salvar los maresMás allá de Fukushima: los océanos como basureros nuclearesSubida del nivel del mar: ¿debemos dejar paso al océano?Humedales, manglares y marismas: los grandes protectores de la costaInforme sobre los océanos: la amarga realidad del cambio climáticoLa subida del nivel del mar amenaza a las ciudades costerasLa acidificación de los océanos: una consecuencia directa del cambio climáticoLas olas de calor en los mares se han duplicado en un sigloPlayas y ríos bajo la lupa de Científicos de la Basura

Este 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos, que ocupan el 70 por ciento de la Tierra y son amenazados por la sobrepesca, plásticos y la explotación de petróleo. ¿Cómo ayudan las áreas protegidas?

La Gran Barrera de Coral frente a las costas de Australia.

Parece una locura, pero el experimento es real: frente a Australia, científicos blanquearon las nubes con el fin de enfriar el agua de mar, frenar el cambio climático y así facilitar la regeneración de la Gran Barrera de Coral. Los especialistas de la Universidad de South Cross y el Instituto de Ciencias Marinas de Sydney extrajeron sal marina y dispararon los cristales al aire. Las nubes blanqueadas reflejaron mejor los rayos del sol de regreso al espacio.

El arrecife de 2.300 kilómetros de longitud es motivo de gran preocupación. Varios estudios han demostrado que el mundo submarino con sus corales ha sufrido la mayor decoloración de su historia. La actual pérdida de color es el tercer mayor daño causado a este Patrimonio Mundial de la Humanidad frente a Australia en los últimos cinco años. Naciones Unidas pronostica que casi todos corales morirán si las temperaturas aumentan en 1,5 grados.

Isla de Bougainville, en Papua Nueva Guinea.

“Para la mayoría de las personas, la extinción de las especies en el mar es invisible”, dice el biólogo Ulrich Karlowski, intensamente involucrado con los problemas sobre y bajo el agua como autor y trabajador de la Fundación Alemana para la Protección Marina (DSM). “Incontables especies están desapareciendo sin que lo veamos”, dice Karlowski.

La silenciosa extinción de especies

La lista de amenazas al mayor ecosistema del mundo es inmensamente larga: la pesca excesiva, la captura incidental no deseada, los desechos plásticos, las toxinas, las sustancias radiactivas, las municiones, la extracción de petróleo y gas, la caza de materias primas, la navegación con motores diésel, la extracción de arena y grava, de sal, los insumos de nutrientes de la agricultura, el turismo, la energía eólica marina, los desastres ambientales temporales, el cambio climático con sus efectos como el aumento del nivel del mar, las inundaciones y la acidificación de los océanos.

Extracción de minerales de regiones submarinas

Zonas de protección para nuestros mares

El experto en conservación marina de Greenpeace, Thilo Maack, nació con el amor por el mar: creció en la costa y pasó mucho tiempo en y sobre el mar durante sus estudios de biología marina. Maack cuenta que en Greenpeace trabajó durante dos años con científicos de las universidades de York y Oxford y presentó una propuesta: “Si se protege el 30 por ciento de los océanos, tendrán una oportunidad de supervivencia”, concluye Maack.

Con peticiones firmadas por millones de personas, Greenpeace está presionando a los responsables políticos, recuerda Maack. “El objetivo de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina, por ejemplo, establece que para 2020 los mares europeos, incluidos los mares del Norte y del Báltico, debían estar en buenas condiciones ambientales. La evaluación del estado de ambos mares por parte del Ministerio de Medio Ambiente en 2018 muestra que esto está lejos de cumplirse.

Pesca intensiva a mediana escala

El objetivo de la Política Pesquera Común de la UE era que las poblaciones de peces comestibles alcanzaran un estado máximo de sostenibilidad en 2020. Una meta que no se cumplió, dice Maack. ¿La razón? “Falta de coordinación entre los ministerios de agricultura, transporte y economía. “Lamentablemente los intereses económicos han tenido prioridad sobre la protección marina”, critica Maack.

El biólogo Karlowski también considera que la política de protección marina de Alemania y la UE es inadecuada: “Alemania, por ejemplo, también permite el uso de redes de enmalle en nuestras escasas zonas de protección marina, incluso en el único santuario de ballenas frente a Sylt. En el Parque Nacional del Mar de Wadden, las redes de arrastre de fondo causan daños.

Océanos necesitan áreas silvestres para regenerarse

Hay casi 600 acuerdos y convenciones sobre protección marina. Sin embargo, muchos fracasan debido a guerras civiles, falta de equipo técnico y medios para vigilar el cumplimiento de los objetivos. Alemania apenas en mayo se unió a la Alianza Mundial de los Océanos, cuyo objetivo es proteger un tercio de los océanos del mundo para 2030. La ministra federal de Medio Ambiente, Svenja Schulze (SPD), justificó la adhesión diciendo que quería “reducir los efectos negativos de las actividades humanas, conservar mejor las poblaciones de peces y aumentar la resistencia de los mares al cambio climático”. “Lo que ahora se requiere es un tratado mundial jurídicamente vinculante sobre los océanos, comparable al Acuerdo de París para la protección del clima”, sentencia Maack en vista de que las aguas son en su mayoría territorios internacionales.

 

“Las negociaciones al respecto se están llevando a cabo actualmente en Naciones Unidas. Sin embargo, en vista de la pandemia, las reuniones se han pospuesto hasta el próximo año”, explica Maack, y agrega que “el tratado sobre los océanos también definirá las modalidades de designación, gestión y control de las zonas protegidas situadas más allá de las aguas territoriales nacionales”.

Este sería un paso gigante en la dirección correcta. Sin embargo, países como Rusia, Noruega y EE.UU. aún no han aceptado dicho tratado. No se debe pescar en las zonas protegidas, ni extraer materias primas o realizar otras actividades industriales.

Maack cree que la recuperación de los océanos y sus habitantes puede tener éxito. “Hay ejemplos en que las poblaciones de peces en las zonas protegidas han aumentado en tal cantidad en pocos años que los peces han migrado de las zonas protegidas y ahora están disponibles para la pesca”. Según Maack, hay pruebas de que se capturan peces más grandes de diferentes especies a lo largo de los límites de las zonas protegidas que en otros lugares.

DW

 

Traducción »