Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Eumenes Fuguet: La Santa Biblia y el maravilloso número siete

Eumenes Fuguet: La Santa Biblia y el maravilloso número siete

 

La Santa Biblia es el libro más antiguo mejor documentado que posee la humanidad, traducido en 1.600 idiomas con billones de ejemplares, igualmente tiene una importante relación con el fabuloso número siete, símbolo de la armonía y la perfección, número místico, mágico y poderoso. 7 en hebreo, significa: lleno, suficiente, completo.

El número siete es mencionado 737 veces en la Biblia. En el séptimo día, Dios descansó del trabajo de la Creación y bendijo el séptimo día y lo santificó (Génesis). El año sabático ocurre cada siete años en que dejaban descansar la tierra, las viñas y olivares.

El año jubilar se presenta cada 7×7 años. Entre la Pascua y el Pentecostés existe una diferencia de siete semanas; la Pascua dura siete días; después de las pascuas, el pueblo de Israel come pan ázimo (sin levadura) durante siete días, ya que levadura significa corrupción (Éxodo).

En el Pentecostés se ofrecen siete corderos. Enoc fue el séptimo después de Adán, el segundo fue Noé, quien de siete en siete llevó los animales al Arca, siete días después vino el diluvio, cada siete días Noé soltaba una paloma para ver si se habían secado las aguas.

El Arca descansó el séptimo mes (Génesis). Siete son los autores de los títulos de los Salmos: David, los hijos de Coré, Asaf, Hemán Ezraita, Etan Ezraita, Moisés y Salomón. Siete hombres de buena reputación fueron escogidos para administrar la Beneficencia de la Iglesia (Hechos).

El Evangelio cuenta que el Señor expulsó siete demonios de María Magdalena. Jesús dijo: “Si un espíritu inmundo sale de un hombre, puede regresar con otros siete espíritus peores”. Igualmente manifestó que: “Hay que perdonar setenta veces siete”, ya que perdonar siete veces es lo máximo en la espiritualidad y setenta veces siete es la perfección sobre la perfección.

A Salomón le tomó siete años construir el Templo de Dios. Había siete días de fiesta de nuestro Señor: Pascua, Panes sin levadura, Primicias, Pentecostés, Expiación, Trompetas y Tabernáculos.

Y a los siete días habló el Señor (Ezequiel 3:16).

El candelero de la visión de Zacarías tenía siete brazos para siete lámparas. Cuando Israel tomó la ciudad de Jericó, Dios ordenó que marchasen alrededor de la ciudad siete veces.

El séptimo año darás comida a los pueblos (Éxodo). Las casas donde haya lepra, quedarán cerradas por siete días (Éxodo). Cuando sea rociado con esta agua de sanación, el séptimo día quedará limpio (Números).

Cumplidas siete semanas, ofrecerás al Señor los nuevos frutos de la tierra (Números). Cuando tengas esclavos, el séptimo año déjalos libres (Deuteronomio).

Lávase los pies siete veces en el río Jordán, conforme a la orden de Dios (Libro IV de Los Reyes).

[email protected]

 

Traducción »