Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Continúan en EEUU las protestas por la muerte de George Floyd

Continúan en EEUU las protestas por la muerte de George Floyd

 

Las protestas ya se han extendido a más de 75 ciudades de Estados Unidos

BBC News Mundo: George Floyd: así vive EE.UU. por sexto día consecutivo “los peores disturbios desde la muerte de Martin Luther King”

Por sexto día consecutivo las protestas, los toques de queda, los saqueos y la ira sacuden a Estados Unidos. de un extremo a otro: de Nueva York a Los Ángeles, de Florida a Seattle e, incluso, las cercanías de la Casa Blanca.

Las manifestaciones, que comenzaron inicialmente en Minneapolis luego de que George Floyd, un afroestadounidense de 46 años muriera después de que un policía le presionara el cuello con la rodilla durante más de 8 minutos, se han extendido por más de 75 ciudades de toda la Unión.

Por casi una semana, las marchas han continuado tornándose en enfrentamientos con la policía, quema de autos y actos violentos e incendios.

Como consecuencia, las autoridades locales han decretado toques de queda en más de 40 ciudades y han desplegado la Guardia Nacional (la fuerza militar de reserva que EE.UU. usa para situaciones de emergencia) en unos 15 estados.

Cerca de la Casa Blanca se registraron violentas protestas.

Según le aseguró a la BBC Darnell Hunt, decano de ciencias sociales en la Universidad de California en Los Ángeles, los disturbios de esta semana en Estados Unidos son los más graves que se reportan en el país desde 1968, cuando Martin Luther King fue asesinado.

Y, en su criterio, la forma en que la policía ha respondido con un “aumento en su agresividad” puede llevar a empeorar la situación.

“Desplegar la Guardia Nacional, usar balas de goma, gases lacrimógenos y gas pimienta, estas son una variedad de tácticas policiales que pueden exacerbar una situación ya tensa”, afirmó.

Las manifestaciones de miles de personas tienen lugar a pocas semanas de que EE.UU. comenzara a reabrir tras ser azotado por la pandemia de coronavirus, que ha dejado allí más de 100.000 muertos y mientras siguen vigentes normas de distanciamiento social.

Estas son alguna de las últimas noticias del domingo 01-06-2020

Al menos 75 ciudades de todo EE.UU. se han sumado a las protestas, que continúan llevando en muchos casos a enfrentamientos con la policía, vandalismo y actos violentos.

Unas 40 ciudades han impuesto toques de queda para frenar las protestas, aunque las manifestaciones continúan pese a los llamados de las autoridades para que las personas regresen a sus casas.

El presidente Donald Trump, que atribuye los disturbios a la “izquierda radical” anunció que designará al movimiento “Antifa” como “grupo terrorista”.

Con los manifestantes cerca enfrentados con la policía y tras reportarse incendios en las cercanías, la Casa Blanca apagó casi totalmente sus luces.

Medios estadounidenses informaron este domingo que Trump fue llevado de emergencia el pasado viernes a un búnker secreto, ante la cercanía de los manifestantes a la Casa Blanca.

Un abogado de la familia de Floyd acusó de “asesinato premeditado” al oficial de policía que puso la rodilla sobre el cuello del hombre afroestadounidense.

Un camión cisterna se abalanzó contra la multitud que protestaba en Minneapolis, aunque las autoridades no reportaron heridos.

Las protestas se extendieron este domingo a varias ciudades fuera de EE.UU. entre ellas Berlín, Toronto y Londres, donde una veintena de personas fue detenida.

¿Qué pasó en las protestas este domingo?

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage captionTiendas fueron saqueadas en Filadelfia, Pensilvania, y en varias otras ciudades del país.

Por casi una semana, las protestas que se iniciaron en Minnesota han continuado extendiéndose por todo Estados Unidos.

En Washington D.C. los manifestantes pusieron en alerta otra vez al Servicio Secreto, encargado de la seguridad de Trump y se enfrentaron con la policía, que lanzó gases lacrimógenos.

En el distrito capital también se reportaron altercados e incendios en un parque y una iglesia cercanos a la Casa Blanca, que ya el viernes tuvo que ser cerrada de emergencia.

Por segundo día consecutivo, miles de personas salieron a las calles en Florida y en la ciudad de Miami, lo que empezó como una protesta pacífica se tornó en un caos luego que los manifestantes rompieran vidrieras y la policía respondiera con bombas de humo.

Aunque en Los Ángeles se inició como una protesta pacífica cerca del muelle de Santa Mónica, terminó con enfrentamientos con la policía y luego se reportaron saqueos en tiendas de marcas populares como Vans, Gap y Nike, así como en centros comerciales y otros puntos de venta.

Más de 80 personas fueron detenidas en Detroit, donde hubo reportes también de tiroteos y de altercados entre los manifestantes y la policía, mientras en Birmingham, Alabama, los manifestantes comenzaron a derribar un monumento confederado.

En Nueva York, donde se reportó un centenar de detenidos, los manifestantes marcharon a través de los puentes de Brooklyn y Williamsburg y detuvieron el tráfico en el puente de Manhattan.

 

La Guardia Nacional ha sido desplegada en decenas de estados.

Tiendas fueron saqueadas en Filadelfia, Pensilvania, y en varias otras ciudades del país.

Philadelphia  Es un completo y absoluto caos. ¿Por qué hay coches de policía en filas gigantescas sin ningún ocupante? ¿Están permitiendo esto para aplicar la ley marcial o hay impunidad total para estas bandas?

En Salt Lake City, un hombre apuntó con un arco y una flecha a los manifestantes y fue atacado por la multitud, según informó la agencia de noticias Reuters.

Tras las crecientes protestas en Arizona, el gobernador declaró el estado de emergencia e impuso un toque de queda “efectivo por una semana”.

Las protestas pacíficas se tornaron violentas a lo largo del día.

En Chicago una multitudinaria protesta durante el día terminó en vandalismos durante la noche y grandes cadenas de supermercados como Walmart y Target fueron saqueadas.

Durante más tres años, Donald Trump ha gobernado una nación de relativa paz y prosperidad.

Las crisis que tuvo hasta ahora fueron en gran medida de su propia creación y las enfrentó reuniendo a sus partidarios y condenando a sus oponentes.

Ahora Trump enfrenta una situación inadecuada para un libro de jugadas de división.

La economía estadounidense se ha visto afectada por una pandemia mortal y la muerte de George Floyd a manos de un oficial de policía de Minneapolis ha extendido los disturbios raciales en todo el país.

La gente ahora vive momentos de incertidumbre, tiene miedo y está cada vez más enojada.

Estas son circunstancias que pondrían a prueba las habilidades de incluso los líderes más hábiles. Este presidente, sin embargo, corre el riesgo de perderse en el mar.

Sus llamados públicos a la unidad y la curación han sido socavados por una inclinación por los insultos y la belicosidad en Twitter. La disciplina en cuanto a los mensajes, un atributo valioso en este momento, no es su fuerte.

Puede que no haya una manera fácil de guiar a la nación a través de su peligro actual.

¿A qué se deben las protestas?

Las protestas, que se suceden por sexto día consecutivo y a las que se han sumado nuevas ciudades, se desataron luego de que se difundiera un video en que se ve al hombre negro con dificultades para respirar en el piso, mientras un policía blanco le presiona el cuello con la rodilla.

Los agentes de policía abordaron a Floyd porque sospechaban que había usado un billete falsificado de US$20 e intentaban meterlo en un vehículo policial.

Al ser inmovilizado con la rodilla en su cuello, el hombre intenta pedir ayuda y grita en varias ocasiones “no puedo respirar” o “voy a morir”.

El oficial blanco de 44 años que inmoviliza a Floyd en el video ha sido identificado como Derek Chauvin.

Posteriormente, aparece inmóvil en las imágenes, antes de ser puesto en una camilla y trasladado en una ambulancia.

Derek Chauvin, el policía que aparece en la imagen, fue arrestado el viernes por su presunta vinculación con la muerte de la víctima y otros tres funcionarios del Departamento de Policía de Minneapolis (MPD) fueron despedidos. El FBI se sumó a la investigación de los hechos.

Los manifestantes denuncian que la muerte de Floyd es un acto de discriminación racial y exigen que se tomen medidas para evitar que sucesos así se repitan y que los otros tres agentes que estuvieron presentes durante el suceso sean llevados ante la justicia.

Una protesta en la calle Lake de Minneapolis, el pasado viernes por la noche.

Los últimos manifestantes de la noche: “La historia se repite en Minneapolis, pero con teléfonos móviles”

Los vecinos del centro de Minneapolis montan sus propias barricadas y barreras para cortar el paso a los manifestantes y evitar los destrozos. Algunos, en las zonas más atacadas por los saqueos, montan guardia por la noche ante sus puertas. Por las mañanas, salen a limpiar la calle. Esa ha sido su rutina desde el martes, cuando comenzaron las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd en una violenta detención policial y esta ciudad del Medio Oeste encendió una llamarada nacional contra el racismo, la mayor desde el asesinato de Martin Luther King, en 1968.

Este domingo, sexto día consecutivo de manifestaciones, un camión avanzó contra la muchedumbre de manifestantes que cortaba la autovía Interestatal 35, lo que desató el pánico. Los destrozos causados por los grupos violentos eclipsan a los miles de manifestantes pacíficos que circulan por la ciudad, como los que se reúnen cada día en el cruce de calles donde murió Floyd. Allí, entre la 38 y la avenida Chicago, el suelo está plagado de flores, alguien ha apuntado un enorme mural con su nombre y las paredes están llenas de fotografías, dibujos y mensajes enviados al más allá. Los voluntarios reparten comida y bebida gratis, suena música todo el tiempo y familias con niños pequeños pasean como si nada.

Al anochecer, tras el toque de queda, empieza la furia. Will S., un afroamericano que nació en 1969, un año después de la muerte de Martin Luther King, dice que la historia “se repite a sí misma”, pero con una variación interesante: “la tecnología, los teléfonos móviles”. Este empleado del servicio postal se refiere a los vídeos grabados por viandantes que exhibieron el suceso ante medio mundo en cuestión de segundos y que, en los últimos años, han disparado la movilización contra la brutalidad policial, alumbrando movimientos como el de Black lives matter (Las vidas negras importan), una enseña muy presente estos días en las concentraciones. “Las protestas son buenas, la destrucción es mala, pero a veces conseguir algo bueno requiere un poco de algo malo”, afirma Will.

Dom Milli, uno de los últimos manifestantes de la noche, de esos que desafían a la policía, también recordaba a King este sábado, mientras caminaba a toda prisa escapando al avance de los uniformados por la calle Lake, donde han quedado arrasados decenas de edificios. “Llevamos intentando hacer esto de forma pacífica desde Martin Luther King, y se lo hicieron pagar, esta es la única manera, lo hemos probado de muchas”.

A apenas unos metros, un muchacho de 21 años montaba guardia frente a un establecimiento tapiado de O’Reilly, una cadena de tiendas de equipamientos de automóvil. A todo el que se acercaba por allí con ganas de gresca le explicaba que su casa estaba pegada al local, a exactamente dos metros, y tenía una valla de madera. “Si queman la tienda, me queman la casa”, decía Areal Crawford, de 21 años. “El primer día de manifestaciones lo saquearon y quemaron todos los locales de por aquí, llevo cinco días llorando, he estado yendo a esos sitios desde que era un niño”.

Crawford trabajaba en un restaurante hasta que el coronavirus obligó a cerrar y se quedó desempleado. La reapertura se ha parado en seco en la ciudad, ya que por el miedo a los disturbios apenas ningún restaurante está operativo.

El País de España

 

Traducción »