Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Arturo Tremont: Desempleo y Covid-19

Arturo Tremont: Desempleo y Covid-19

 

El impacto de la pandemia del Covid-19 en la economía mundial ha creado el inmenso problema del desempleo y la imposibilidad de los Estados para costear el seguro de paro forzoso o programas sociales para esa contingencia.

Hace dos décadas atrás, el 75 % de los países del mundo no contaban con eficientes programas de protección a la cesantía, en ese entonces la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calculaba que afectaba a unas 150 millones de personas.

En estos tiempos de crisis, generada por la pandemia y el cierre de miles de empresas, en los países que tienen mecanismos de protección al empleo, sean los Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, España, Italia, han conocido el impacto de la pérdida de empleo en millones de trabajadores y trabajadoras. Los Estados Unidos, por ejemplo, deben destinar billones de dólares para cubrir la demanda de 38 millones de desempleados, Francia, considerada por los expertos como un país con “prestaciones generosas”, producto de las luchas de décadas, se enfrenta a la dura realidad denunciada por los “chalecos amarillos”.

En América Latina, los países del Sur (Argentina, Uruguay, Chile) cubren la cesantía con sus normas laborales. Venezuela cuenta con una ley de protección a la pérdida involuntaria del empleo y concede prestaciones por 5 meses, a través de un Fondo autónomo, adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

Según la edición más reciente del informe mundial de la OIT sobre las tendencias sociales y del empleo:  “La insuficiencia de empleos remunerados afecta a casi 500 millones de personas. La falta de trabajo decente asociada al aumento del desempleo y a la persistencia de las desigualdades, hacen cada vez más difícil que las personas se construyan una vida mejor gracias a su trabajo”.

Todos los países son afectados,  las normas relativas a la cesantía, la formación técnica  y profesional en el período subsidiado, van a cambiar inexorablemente.

El asunto es que el cambio sea positivo, mediante convenios contractuales en unos casos, por la presión social en otros lugares, dominados por tendencias neoliberales, y por la fuerza que puedan demostrar las organizaciones que agrupan a trabajadores y trabajadoras.

rtvoces@yahoo.es

 

 

Traducción »