Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Luis Carlos Díaz: No hay opciones después de DirecTV

Luis Carlos Díaz: No hay opciones después de DirecTV

 

Díaz: El problema ahora es que ese grupo de usuarios “son tantos, que ninguna otra empresa pública ni privada tiene la capacidad de absorberlos”.

Las pocas pantallas de televisión que a este martes 19 mayo aún mostraban algún canal de televisión a través de DirecTV, amanecieron al día siguiente en negro. La decisión fue definitiva.

“Era progresivo el cierre y ya se terminó. Ya pasó. Saber si van a volver o no, es como saber si van a volver las lineas aéreas”, ejemplifica el periodista y especialista en telecomunicaciones, Luis Carlos Díaz.

Pero no era que DirecTV se quería ir del país. Díaz aseguró en entrevista con Radio Fe y Alegría Noticias que “el problema es que las condiciones para operar en Venezuela eran insostenibles e inaceptables para cualquier persona que entienda del mercado, de libertades y de cómo funciona el mundo”.

Él afirmó que “las condiciones de trabajo para DirecTV en Venezuela eran de las peores. Desde hace 18 años se les está censurando, se les está impidiendo tener algunos canales en su grilla de programación y se les estaba obligando a transmitir otros”, cosa que, definitivamente, no sucede en otros países del mundo.

“Esas son cosas que se discuten en otros niveles, no como imposiciones políticas”, apuntó.

El conflicto entre las leyes de Estados Unidos que obligaban a la empresa AT&T a dejar de transmitir los canales Globovisión y Pdvsa TV en su figura de DirecTV en Venezuela, chocaban con las imposiciones de Conatel que obligan a las operadoras de cable a incluirlos en sus parrillas de programación.

“La solución a eso es que no hay solución. No se opera más y eso es lo que ha ocurrido”, manifestó Luis Carlos Díaz. No hay luz en el horizonte.

En cifras

Luis Carlos Díaz aseguró a Radio Fe y Alegría Noticias que el número de suscriptores de DirecTV en el país llega a los 2 millones, “la mayoría de ellos, pobres. Personas que no tienen la capacidad económica que contratar otro servicio porque cuesta mucho más y además”.

El problema ahora es que ese grupo de usuarios “son tantos, que ninguna otra empresa pública ni privada tiene la capacidad de absorberlos”.

Y como opción de empresa pública recordó a Cantv Satelital “que se murió hace dos meses y nadie ha dicho nada. El gobierno no ha dado razones de eso, no ha habido explicaciones para la gente ni se les ha resarcido. Todo lo que le están criticando a DirecTV, no lo ha hecho el chavismo con Cantv Satelital y las privadas que quedan, Inter y Movistar, le quedan unos pocos miles de kits para quienes puedan pagarlos”.

Y es que Luis Carlos refiere que DirecTV tenía el 46% del mercado televisivo del país, pero el 54% restante se divide en cientos de empresas pequeñas y con poca capacidad que necesitarían una inversión muy alta para absorber a ese público que hoy quedó con una pantalla en negro.

Además, aseguró que la mayoría de los usuarios de DirecTV eran del servicio prepago “que tenían además las tarifas básicas y eso es clase D y E en Venezuela”.

Luis Carlos Díaz ya desearía que hubiesen dos millones de personas “ricas” en el país, en referencia a los comentarios que aseguran que el servicio de DirecTV solo era adquirido por aquellos de mejor posición económica.

“El 90% de la población no tiene ahorros, no tiene ingresos suficientes para cubrir ni siquiera la comida. Pagar un servicio de telecomunicaciones que cuesta 10, 15, 25 dólares en cualquier parte del mundo, se les hace imposible”, dijo durante la entrevista.

El servicio de esta empresa costaba centavos de dólar, si se convierte en moneda americana. Esto apenas significaba el 1% de los ingresos de AT&T.

“Esa gente estaba operando a pérdida en Venezuela. No son las damas de la caridad pero estaban operando a pérdida porque ya tenían 26 años en este mercado. Estaban aquí por terquedad”, acotó Díaz.

Sobre esto, ya el también periodista y especialista en estos temas, Fran Monroy, lo había llamado “un milagro”.

La Mejor Empresa para Trabajar

Esa misma “terquedad” que en 2019 los llevó a recibir el premio de ‘La Mejor Empresa para Trabajar en Venezuela’ “y contra esa empresa fue Conatel”, atinó a señalar Díaz.

Ya con una pantalla en negro en los televisores de miles y miles de venezolanos en cada rincón del territorio nacional, no hay muchas opciones que se presenten sobre el tablero.

Si bien es cierto que en estados fronterizos con Colombia habrá quienes puedan instalar un decodificador con señal extranjera, ésta debe ser pagada en pesos pero “sin servicio técnico, sin garantía y además, con la oferta de canales colombianos. Eso no es lo que tenia la gente ayer en sus casas”.

“DirecTV logró ser mucho más eficiente que cualquier política pública de 20 años de revolución en materia de telecomunicaciones. Ni con todo el esfuerzo, ni la Cantv estatizada, han logrado tener este nivel de penetración”, apuntó.

Las opciones que quedan ahora en televisión satelital son Inter y Movistar, sin embargo, “esas empresas tienen muy pocas antenas. Pocas digo cinco mil, diez mil antenas. Eso es todo”.

En cuanto a la televisión por cable, va a depender directamente de la oferta que haya en cada ciudad y pueblo del país aunque allí Luis Carlos Díaz pide diferenciar a “los serios” de “los piratas”.

“Los piratas tienen un problema y es que estaban robándose señal de DirecTV para transmitir canales por su señal de cable. Esa gente hoy no tiene señal tampoco”, explicó.

Por lo que hay que mirar hacia las empresas formales que puedan quedar y seguir ofertando el servicio y allí “hay que saber extender los cables. Eso no es que la gente va a salir a picar y pegar cables. Hacen falta decodificadores en algunas empresas. Es una infraestructura que va a tener que crecer muy poco a poco”.

Pero, “eso es todo lo que hay. Más nada”

Internet tampoco es la opción a tomar

Tampoco es opción migrar por completo al Internet pues según las cifras que Luis Carlos Díaz compartió con Radio Fe y Alegría Noticias en cuando a la velocidad de navegación de en Venezuela, ésta hoy es más lenta que la de Cuba.

“Hace dos años yo estaba reclamando que estábamos más lentos que Haití y hace 10 años éramos más lentos que Colombia. Hoy Colombia es 10 veces más rápida que Venezuela”, agregó.

“Es ridículo”, expresó.

“Llegamos a un punto en que se tomaron decisiones oficiales a propósito para afectar la conectividad de la gente”, aseguró el periodista. Otra opción descartada.

Tampoco se asoma en el panorama cercano la posibilidad de “migrar” los equipos de DirecTV para que se conecten con la señal de otra empresa.

“Quizás más adelante veamos algunas cosas artesanales, un poco piratas, pero no es posible. Sobre todo porque habría que redireccionar, recalibrar y cambiar la codificación y además así no operan esas empresas”, aclaró.

Para Luis Carlos Díaz, el servicio de DirecTV debería costar esos 10 o 20 dólares que señaló antes “y cuando costaba un dólar, la gente se lo gozaba hasta que se acabó. Ya no solo no hay capacidad de reponerlo, sino que la gente no tiene ese dinero”.

Respecto a esa posible alternativa que tengan estados como Táchira, Apure y Zulia de adquirir equipos colombianos, Díaz advierte el peligro de hacerlo público: “va a venir Conatel a decir que estas utilizando el espectro radioeléctrico venezolano de forma ilegal, violando la soberanía y pueden tomar medidas, no contra la empresa sino contra la población”.

El “paquete cubano”

En medio de la cuarentena social, donde los ciudadanos debemos acatar en confinamiento y no salir de casa, todo el grupo familiar se refugiaba en torno a la televisión como una ventana a la distracción, especialmente los más jóvenes.

Para ellos, que ahora no cuentan con su centro de entretenimiento ni de educación para ver las clases por televisión, sugirió, paradójicamente, el ejemplo de Cuba “aunque suene incómodo”.

“Los cubanos tienen el paquete semanal y es que en un pendrive o una memoria, guardan películas, series, libros, cualquier oferta cultural, y la van pasando de casa en casa para que la gente las consuma”, explicó.

A quienes considerarían que eso sería “cubanizarnos”, Luis Carlos Díaz responde que “en cuba hay gasolina, hay champú. Nosotros estamos en otro nivel, estamos por debajo y el paquete cubano es gente que huye del totalitarismo, de la dictadura y que en vez de consumir los medios oficiales, consume estos contenidos libres

“Lo que estamos viviendo en Venezuela es justamente eso, el cierre, la oscuridad, el control totalitario de la oferta informativa. El paquete es una manera de resistir”, consideró. Esa, quizás, sea la alternativa.

 

Traducción »