Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Nelson Morán: Abogamos por la convivencia, aún con divergencias

Nelson Morán: Abogamos por la convivencia, aún con divergencias

 

Pues bien al igual que hace tres años; la situación que hoy vivimos está tomando caminos que la mayoría no quiere ni desea, y por ello abogamos por un entendimiento nacional, sin triunfadores ni vencedores, de las partes en conflicto, pero sí debemos estar claros que el triunfador y vencedor debe ser el pueblo venezolano, quien es en definitiva el afectado, actualmente, y por siempre viene a ser el “pagano”.

Ante está situación, debemos tomar decisiones conscientes, sin que por ello se nos prejuzgue ni etiquete, y en todo caso nos atrevemos a correr los riesgos que se tengan que correr.

He dicho y repetido, en oportunidades que, muchas veces, nos encontramos en una disyuntiva, y repensamos las cosas; también he reiterado en variadas ocasiones que es necesario rememorar sucesos pasados, para mantener la memoria actualizada y activa, así como vivos los recuerdos del pasado reciente; es necesario vernos en el espejo retrospectivamente.

Y esto lo expreso, ante las informaciones, de ese ayer, numerosas por cierto, de los actos de repudio contra personeros y ex personeros del actual desgobierno. Situación esta con la que, en verdad, no estoy de acuerdo y explico  el motivo: No es que quienes maltratan a las personas y violan los DD HH, estén exentos de culpas y libres de ser objeto de protestas y que se les haga saber que no son gratos; pero sucede que las cosas no quedan ahí, puesto que ellos tienen familias que pueden no estar de acuerdo con su actuación, como se ha visto recientemente; y en este caso todos sufren y ello no ayuda en nada a la reconciliación social que esperamos los venezolanos.

La imaginación puede y debe venir en auxilio para aportarnos formas novedosas de manifestarnos.

Y también, ante la avalancha de informaciones de hoy, recientes; donde se abusa de la capacidad de aguante de la sociedad, muchos dicen que es un experimento más, de un ensayo y error; lo cierto es que el COVID-19, queda a un lado para dedicarle el mayor tiempo a la trama “Contrato-incursión-invasión”, ya ni noticias tenemos en primer plano.

Con estos falsos, bien sean positivos o negativos, nos ocupan el tiempo, y con la carencia de gasolina, alimentos, medicinas, sumados a la cuarentena decretada y asumida voluntariamente, pero inducida fuertemente, nos tienen en un estado atípico, sin paz interior y llenos de angustias y desespero; la sociedad, la población, muchas veces se ve obligada a salir en busca de sustento, puesto que ninguna fuerza ha logrado asumir el rol de verdadero gobierno. Nadie asume las necesidades de la población y como satisfacerlas. Quién lo haga avanzará.

Ante esto, y con relación a lo primero, recuerdo ocasiones cuando los estudiantes del Pedagógico de Maturín, donde la izquierda de la época dominaba el escenario político estudiantil, repudiaban a otros estudiantes (en este caso de la UDO, representantes de la llamada derecha y gobierno de turno, con posiciones enfrentadas) y además de querer sacarlos les lanzaban objetos, ante lo cual me opuse y cuadré, es decir me coloque físicamente al lado de dichos estudiantes, objeto de la protesta diciendo: “Basta , este no  es el comportamiento que debe tenerse, si lanzan objetos tambien me los lanzarán a mi” (Más o menos, fué así). De todas maneras, siempre hay uno más que otro, y un objeto cruzó el aire, siendo repudiado y controlado por los demás.

Debo decir que, aún con objeciones y críticas a este gesto, reinó la calma. Los Udistas, en referencia y del sector citado, salieron, agradecidos; luego nos vimos enfrentados nuevamente, y hoy por hoy, desde hace más de tres años y aún ahora, por culpa del desgobierno continuado (con quienes en algunas oportunidades coincidimos en el pasado, con la esperanza de un mejor país), muchas veces nos encontramos juntos, con aquellos a quienes ayer enfrentamuos, sin la queja de algunos, de no querer estar nunca con quienes antes enfrentaron; y que hoy en aras de una mayor unidad, es necesario para salir de esta situación; aquí vale y recuerdo la experiencia chilena, donde los otrora enemigos se unieron para salir de la dictadura (Pinochet) y hoy es el Chile que conocemos; hace tres años, con cierta prosperidad, hoy cuestionada como un espejismo y el país en crisis, después de una cruenta y destructiva protesta, con grados de irracionalidad, según como la veamos.

Y con lo segundo, la trama contractual, debo decir que no todo está escrito, muchas cosas están por verse, de parte y parte cada día salen nuevas informaciones; los del desgobierno pretenden imponer su matriz y desde el otro lado buscan desequilibrarlo; Muchos escritos son desmentidos, se habla de la un pescador “Rambo” y es desmentido con argumentos de helicópteros sobre las lanchas, controlando la situación.

Ideas van y vienen, y el pueblo en el medio; que se ve, de repente, complicado con la puesta en escena de una agrupación de fuerzas que aún no logra convencer como fuerza independiente de los sectores polarizantes, puede entenderse como una vía alternativa u otro nombre; al igual que la aparición crecientes de organizaciones sociales independientes de todo vínculo; estás reciben críticas del sector de oposición por sus posturas indefinidas que a la larga tienden a favorecer al desgobierno o en el menor de los casos no ayudan a la unidad.

Así estamos.

“Por eso y otras cosas más” creo en la necesidad de una Tercera  Vía para salir de la crisis que vivimos.

Y para colmo hoy nos amaneció la información de DirecTV, que no operará más en el país y lo hará desde Colombia, debido a las sanciones; con respecto a esto me he manifestado contrario, y creo que los asesores no están haciendo bien su papel, eso nos llevaría a otros servicios más caros y el desgobierno podría pasar a controlar, aún más, todo el sistema de TV, y así solamente se permitiría ver los canales autorizados por el desgobierno, interviniendolos a su antojo, si como dicen ellos controlan la “parrilla”.

De concretarse esto, estaríamos a disposición del desgobierno, y ejemplos como Cuba existen, de verdad que sí. Ello atentaría contra la salud pública. Algunas informaciones hablan de contactos con las organizaciones empresariales en comunicación para los estudios de posibilidades y acuerdos. Esperaremos los resultados finales.

La cabeza debe estar en su lugar y tenerla “bien puesta”, para usarla como debe ser.

Por ello abogamos por la unidad de los contrarios a favor de Venezuela e instalar un Gobierno de Salvación Nacional y realizar elecciones generales ya.

Esté escrito fue publicado en mayo de 2017; En horas de un mediodía. Por la situación actual que estamos viviendo me permito reproducirlo, con algunas modificaciones, pues el tiempo parece estar paralizado, aunque las aguas que corren nunca son las mismas, y eso es un hecho cierto.

 

Traducción »