Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Luis Betancourt Oteyza: Caguetas

Luis Betancourt Oteyza: Caguetas

 

“En plena crisis de miedo,  lo más seguro es emprender la ofensiva” Nicolás Maquiavelo

Está circulando un escrito anónimo supuestamente emanado del partido Primero Justicia de fecha 8 de mayo con referencia a los imprecisos sucesos denunciados el domingo pasado, 3 de mayo, por el ministro del interior y los que se siguen denunciando cada vez con mayor incoherencia por voceros del régimen de Maduro, incluyéndolo a él, de acciones extrañas en distintas localidades del país y atribuidas por esos dispares voceros a personas vinculadas a la oposición y a las FAN.

Los hechos a que hace mención el escrito atribuido a Primero Justicia son  tan extraños como el mismo escrito partidista. Los voceros maduristas reportan muertos y capturados sin nombres, indiciados por propia confesión sin detalle de las actividades que justifican sus detenciones ni los objetivos perseguidos por los autores materiales e intelectuales. Toda una madeja muy confusa, que denota desconcierto de los represores, sin asomo de prudencia investigativa, que se pretende concretar en acusaciones a la oposición, hasta el extremo de señalar irresponsablemente al Presidente Juan Guaidó como implicado estrella en los misteriosos actos.

Pero el propósito de estas líneas no es especular sobre los hechos objeto de las incoherentes acusaciones maduristas sino la conducta cobarde que se trasluce del supuesto, por anónimo, comunicado que dice emanar de Primero Justicia; es algo insólito en nuestras lides políticas, tradicionalmente ejemplo de solidaridad y compañerismo dentro de bandos afines, que nos obliga a su exégesis parcial pero crítica para señalar lo que no es noble ni decente hacer en política.

El escrito de Primero Justicia comienza por acusar a los detenidos y muertos en las extrañas acciones como miembros de “grupos ilegales”, como si no fueran suficientes las graves acusaciones de la represión madurista y requirieran de ese señalamiento acusatorio por parte de un partido de la oposición. Una maniobra innoble para desmarcarse de acusaciones del régimen a costa de la libertad, dignidad y protección debida a cualquier acusado de la Tiranía. Una manifestación de cobardía y falta de calidad humana nunca vista por el autor de estas letras.

A continuación, el comunicado de marras incurre en señalamientos directos de responsabilidad a Juan Guaidó cuando exige destituciones de su entorno por “vincularse con los ilegales” y, agrega, para satisfacción de los esbirros maduristas, que se adelante “una investigación independiente por parte de la Asamblea Nacional para que sea posible establecer responsabilidades”, no del régimen por muertos, secuestros, allanamientos ilegales y detenciones sin  fundamento sino de los “ilegales” que temen los comprometan por actuar contra Maduro.

Estos comportamientos de débiles de espíritu me recuerdan, en las luchas políticas en la UCV de los años 60 y 70, a quienes salían a chillar de miedo por cualquier acción, de iniciativa individual o colectiva, que se intentara contra la extrema izquierda, que militarmente controlaba la universidad, más por temor a represalias personales que por el costo político que se podía derivar; de allí el remoquete de “caguetas” que utilizábamos para señalar los que se dejaban capturar por el culillo irracional.

Por último, rematan a nombre de Primero Justicia que no se debe seguir el esquema de acción de Guaidó, aprobado por toda la oposición, dentro y fuera de partidos, para el combate contra la Tiranía: “1) Fin a la usurpación, 2) Gobierno de transición y 3) Elecciones libres”, cuando en cambio proponen: “…lograr una transición democrática a través de elecciones presidenciales libres…”, para luego rasgarse las vestiduras por la Unidad en su hipócrita declaración.

 

Traducción »