Inicio > Regional > Edgar Benarroch: La Colonia Tovar y los maltratos de los cuerpos de seguridad

Edgar Benarroch: La Colonia Tovar y los maltratos de los cuerpos de seguridad

 

Durante allanamientos contra banda delictivas destrozaron el Museo Histórico de la Colonia Tovar

La Colonia Tovar es un pueblo único en el país y diría que en América que desde sus inicios conserva su impronta cultural de origen. Fue fundada en 1843 por familias procedentes del entonces  estado independiente de Baden, que luego fue incorporado a Alemania. Está a casi 2.000 metros sobre el nivel del mar lo que les proporciona un clima templado durante todo el año, en momentos la temperatura baja hasta cinco grados Celsius bajo cero. La confección de sus edificaciones y casas de familia se corresponde con las características de su origen alemán, techos angulares, paredes con listones de Madera pintados de negro  visibles desde afuera y casi siempre de colores blanco o crema suave el resto de las paredes. Sus pobladores se dedicaron en su inicio al cultivo y venta de café, casi de manera exclusiva, más adelante diversificaron su dedicación y ahora es una zona de la mejor producción de durazno, fresa, zanahoria, repollo, bróculi, lechuga, cebolla, papas, tomates, y flores de distintas especies.

A partir  de 1989, por acuerdo de Ley sancionada por la Asamblea Legislativa del Estado Aragua, es erigido en Municipio Autónomo y por lo tanto desde entonces elige a los integrantes de su municipalidad y al Alcalde. Es uno de los municipios del país de mejor calidad de vida y de mayor ingreso per capita. Sus familias, su gente, son de los más trabajadores, humildes y solidarios. Mantienen y practican profunda fe católica y tienen gran sentido de sociabilidad. Son gente cuya humildad desbordante los hace ingenuos, como ellos no albergan maldad, piensan que los demás tampoco. La Colonia Tovar y su gente sin lugar a dudas son un pueblo excepcional y bucólico como pocos e invita a respirar aire puro y vivir bien

Bueno, ese pueblo bucólico y bueno, esa familia y gente humilde fue vejado, maltratado y robado por una cuerda de señores que investidos  de autoridad policial o militar embistieron contra ellos allanando sus casas y llevándose en la mayoría de los casos sus pertenencias, con la excusa de buscar personas comprometidas en derrocar al régimen usurpador. El templo que congrega a la Iglesia Católica, San Martín de Tours  fue violentado y allanado, la residencia parroquial corrió la misma suerte. El Alcalde del Municipio, Esteban Bocaranda y el Obispo diocesano de Maracay, Monseñor Parravano, se pronunciaron de manera muy enérgica reclamando respeto a la familia, a la gente y a las instituciones y reprochando la actitud desconsiderada e irresponsable de quienes efectuaron la afrenta.

Entiendo que si el régimen tenía o tiene informaciones ciertas de que en La Colonia Tovar se esconden personas comprometidas en su derrocamiento, tome las medidas  necesarias, pero ellas deben ser siempre con respeto a la dignidad de la persona humana y consideración a la gente y a sus propiedades y no valerse de la situación para el ultraje y el robo. No recuerdo que antes hubiese ocurrido algo similar inaceptable no tienen precedentes.

Me imagino el estado de ánimo y asombro de los “colonos” al ver como procedían contra su dignidad, su hogar y pertenencias, como violentaban sus casas que ellos resguardan como altares  sagrados y actuaban como animales forajidos sedientos de sangre. Un hecho más que se suma al ya voluminoso expediente de este funesto régimen. Dios quiera se haga justicia y se apliquen medidas ejemplarizantes a quienes perpetraron tamaño desafuero.

Ojalá se halla restablecido el buen ánimo y espíritu sano de las familias de La Colonia Tovar, sé que la fe inmensa que tienen y siempre les acompaña les ayudará.

 

Traducción »