Inicio > Opinión > Gustavo Coronel: La “reestructuración” de Pdvsa: Un tardío rugido del ratón

Gustavo Coronel: La “reestructuración” de Pdvsa: Un tardío rugido del ratón

 

Tratar de reestructurar con una gerencia desprestigiada es vulgar espejismo
No habrá socios para narcotraficantes buscados por la justicia
Vivieron locos y pretenden morir cuerdos, o, tarde piaste pajarito

La propuesta de re-estructuración de PDVSA que anda circulando por Internet equivale a la suma de liquidación más privatización. Verla aquí: https://www.lapatilla.com/2020/04/28/se-filtro-el-plan-chavista-para-reestructurar-a-pdvsa-sin-quevedo-documento/

Estos son mis comentarios:

1- El documento muestra a la PDVSA azul pre-chavismo, con solo tres contratos de operación en la faja del Orinoco y al lado una PDVSA roja con 46 empresas mixtas, desde 2003 en adelante. Debemos preguntarle a la pandilla El Aissami: ¿Cual PDVSA estaba más privatizada?  Obviamente la PDVSA roja que ellos mismos describen allí. Sus pretensiones de soberanía petrolera y ultranacionalismo siempre fueron ridiculeces del paracaidista y de Ramírez

2- La propuesta está basada en la necesidad de “eliminar su participación en negocios no petroleros; con la finalidad de adaptarlo a las nuevas realidades y exigencias nacionales y mundiales…”. Y hay que preguntarle a la pandilla si haber convertido a PDVSA en una quincalla y en un instituto de beneficencia estuvo en algún momento adaptado a las realidades nacionales y mundiales. ¿En que mente pudo caber que transformar a PDVSA en una empresa “social”, distribuidora de pollos podridos, cosechadora de sorgo, fabricante de adoboncitos, repartidora de dinero a la gente que el régimen quería captar políticamente, podía ser lo requerido nacional o mundialmente? ¿Es que no se daban cuenta de que PDVSA y Venezuela se desprestigiaban en el mundo? ¿Es que no pensaron que poner a ineptos y corruptos a manejarla la convertiría en el hazmerreír de la comunidad petrolera internacional?  Aquellos de Chávez eran tan ineptos como los de Maduro hoy, quienes ahora tratan de limpiar el basurero que ellos y otros como ellos han hecho llover sobre PDVSA

3- Y, ¿cómo tratan ahora de limpiar el basurero?  Liquidando empresas improductivas, saliendo de compromisos politiqueros, tratando de venderle a incautos empresas destruidas pero, al mismo tiempo, pretendiendo  mantener un alto control de esas empresas, proponiendo a los posibles socios que ellos pongan más capital pero sin poder tomar decisiones. ¿Qué piensa esta pandilla? ¿Que las empresas multinacionales son manejadas por estúpidos?

4- Desaparecerían por ser lastres a la Nación empresas como: • PDVSA Agrícola, S.A.; C.A.I Fabricio Ojeda, S.A; C.A.I Coronel Juan José Rondón, S.A; C.A.I. José Esteban Ruiz Guevara, S.A; C.A.I: Juana Ramírez La Avanzadora, S.A; C.A.I. José Félix Rivas, S.A; C.A.I Manuel Palacio Fajardo, S.A; C.A.I. Argimiro Jabalón, S.A; C.A.I. Dr. Antonio Nicolás Briceño, S.A; C.A.I. Kleber Ramírez, S.A; Industria Venezolana de la Yuca, INVEYUCA. Con la desaparición de estas empresas fantasmas y fraudulentas la propuesta abofetea a aquellos “camaradas” cuyos nombres utilizaron. Esto representa un derrumbe ideológico de gran magnitud. Nombres, fraudes, todo se va al diablo, obligados por el colapso financiero y político de la mal llamada “revolución”.

5- En paralelo, dice la propuesta, también desaparecerían las empresas de PDVSA en América Latina, todas esas empresas fantasmas o corruptas que Chávez y Ramírez montaron  con los Kirchner, los Correa, los Mujica, los Ortega, los Morales y otros miembros de la cleptocracia. Sin embargo, el daño ya está hecho, ya que por la vía de esas empresas se fugaron no menos de $50.000 millones que eran nuestros y que jamás volveremos a ver.

6- Pretenden crear una empresa llamada PDVSA Rusia, para transferirle todo lo valioso que puedan y ponerlo bajo el control del gran Putin que manda allá y que es el único aliado de circunstancia que le queda al régimen

7- Pretenden tomar decisiones sobre CITGO, ignorando que ya CITGO está fuera del alcance de sus pezuñas

8- Muestran numerosas láminas sobre las áreas de actividad que están hoy en el suelo. Campos petroleros, sistemas de oleoductos, refinerías, terminales, tanqueros, todo destruido. Pretenden poner orden en este desastre bajo cuatro nuevos modelos de negocios, a saber, Empresas Mixtas, Contratos de Producción Compartida, Contratos de Servicios (Con o sin Riesgo) y Licencias, conservando en todos la reserva de propiedad de los hidrocarburos para el Estado a través de PDVSA. ¿Si ya los chinos se fueron, si los estadounidenses no muestran interés, si los europeos ven a Venezuela como un caso de desesperadas penurias, cuales empresas acudirían al llamado?

9- La insensibilidad gerencial los lleva a decir que: “Para aquellas unidades de producción con alto riesgo, se recomienda convertirlas a EEMM (empresas mixtas), valorando la totalidad del negocio actual y ofreciendo el 49,99% de las acciones en venta, utilizando estos montos recaudados como la parte correspondiente a CVP del plan de inversiones propuesto para estos nuevos negocios”. Es decir, lo que vamos a ofrecer a las empresas privadas  es lo más riesgoso, lo que no es bueno, aunque siempre conservando para ellos el máximo control posible.  ¿Quién puede estar interesado en tal tipo de propuestas?

10- Sobre el sector de la refinación dicen: ‘Recuperar las refinerías del país bajo un nuevo modelo de negocio que permita el otorgamiento de licencias a empresas privadas o públicas con acceso tanto a los fondos de capitales, así como también a tecnologías”. No se les ocurre nada mejor que entregarles la refinería de  AMUAY a los iraníes, como lo acaba de hacer el traidor  El Aissami. ¿Cuál es la tecnología iraní?, ¿la gerencia iraní?, ¿el capital iraní?, ¿la credibilidad de Irán en el mundo petrolero internacional?  ¿Qué otra credencial tiene Irán para hacerse cargo de nuestras refinería, que no sea la complicidad del narcotraficante El Aissami?

11- La propuesta establece que la responsabilidad financiera en todas las modalidades de operación, desde licencia, empresas mixtas y esfuerzo propio mediante contratos de operación será de la empresa contratista. En ningún caso el estado aportaría dinero y pagaría con petróleo cuando haya petróleo producido. Esto sería poco atractivo pero pudiera ser posible para interesar a un inversionista privado de buena reputación si Venezuela tuviera una industria petrolera en manos de un gobierno democrático, estable, cuyos representantes fuesen gente de prestigio internacional, con conocimiento del negocio, de visión comercial y amplia del mercado petrolero global. Pero nada de esto es cierto. No puede esperar una pandilla de ignorantes y delincuentes atraer significativas inversiones a un país dónde el régimen se tambalea, no hay claridad legal que les permita celebrar contratos que sean reconocidos en caso de un cambio de régimen y donde no existe una contraparte gerencial y técnica que inspire confianza pero aún deseosa de mantener un alto control de la operación.

12- La propuesta admite que la participación fiscal del estado en Venezuela es demasiado alta para interesar a los inversionistas privados y propone reducir regalías, impuesto sobre la Renta o eliminar contribuciones especiales e impuestos municipales. Es una admisión muy tardía de la rapacidad que ha prevalecido en el sector petrolero chavista, la cual ha llevado a la triste realidad de que hoy obtienen el 90% de nada, en lugar de poder haber obtenido el 60% de mucho. La avaricia les rompió el saco. Uno recuerda al Quijote, quien vivió loco y murió cuerdo.

Esta propuesta tiene información útil sobre los diferentes campos petroleros existentes en el país y en general contiene ideas que tratan de cambiar radicalmente el rumbo que ha llevado PDVSA durante los 20 años de terror chavista. Representa la derrota definitiva de la ideología chavista. La idea de rectificación está presente en el documento, el cual está en línea con la necesidad de privatizar la industria petrolera venezolana. El problema es que la inversión privada extranjera no puede tomarla como sincera sino como producto de la desesperación de un régimen agonizante. Estos buenos propósitos contenidos en la propuesta cambiarían de nuevo en el instante en el cual el régimen salga de su crisis.

No. Esta propuesta de El Aissami no funciona. Lo único que funcionaría en Venezuela es la salida inmediata de los narco-cleptócratas del régimen ilegítimo y su remplazo por un gobierno realmente democrático, capaz y honesto.

Nota final no petrolera: Respeto profundamente la vida humana. Por lo tanto no puedo abogar por la pena de muerte para estos criminales y traidores a su país, pero si abogo por cárcel de por vida para ellos, ya que no tienen atenuantes.

 

Traducción »