Inicio > Política > Demóstenes Quijada fue secuestrado hace un mes por funcionarios de la DGCIM

Demóstenes Quijada fue secuestrado hace un mes por funcionarios de la DGCIM

Foto de cortesía

 

Demóstenes Quijada, asesor del Presidente (E) de Venezuela, cumple un mes encarcelado injustamente por el régimen de Nicolás Maduro, luego de que funcionarios del DGCIM allanaran su residencia y lo secuestraran, robando computadoras, celulares y los vehículos de la familia.

A un mes de su secuestro, se encuentra recluido en el DGCIM Boleita, su familia y defensa no han podido comprobar su estado de salud, informó la Asamblea Nacional en nota de prensa.

Quijada fue presentado en el Tribunal 18 de Control, el viernes 3 de abril, instancia que declinó su competencia para llevar acabo la audiencia. Hecho que fue denunciado por su defensa como una irregularidad y uno de los tantos vicios presentados en el caso. Alegando que el Código Orgánico Procesal Penal establece que los actos penales llevados por un tribunal incompetente serán declarados nulos absolutamente.

Ante tantas arbitrariedades su defensa ha exigido que sea puesto en libertad inmediatamente.

Ciudadano español

La violación de sus derechos constitucionales y humanos es una constante en el caso de Quijada quien es ciudadano español y han prohibido que los representantes diplomáticos puedan constatar el estado en el que se encuentra y su estado de salud.

Ante tal situación, sus familiares han realizado un llamado al Gobierno de España, encabezado por Pedro Sánchez, para que se pronuncie ante esta detención e interceda para verificar como se encuentra Quijada.

Libertad para los presos políticos

Demóstenes Quijada engrosa una larga lista de presos políticos del entorno del Presidente (E) de Venezuela, entre quienes se encuentran Roberto Marrero, Juan José Márquez y Juan Planchart, así como los diputados Glber Caro, Renzo Prieto y Tony Geara, todos ellos recluidos en precarias condiciones, con mínima salubridad y siendo una población con alto riesgo de contraer COVID-19.

Nota de prensa

 

Traducción »