Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Johnny Galue: Los oprimidos terminarán por revelarse

Johnny Galue: Los oprimidos terminarán por revelarse

 

Venezuela convertida en zona de expulsión de inversionistas y capitales

Hay motivos, para tener y mantener fe, en la supervivencia de los venezolanos. Es cierto, que tenemos puntos débiles y algunas deficiencias, pero también las tiene el régimen. El peor defecto del Régimen, es que no sabe, ni como, ni cuándo debe dejar de reprimir. Carece de los controles y equilibrios que confieren estabilidad en el País. Como consecuencia, los oprimidos terminan por revelarse.

Aumentan los salarios en bolívares, acuerdan poner los precios de los productos en dólares, toman las instalaciones de la polar, y en 180 días, aspiran desmantelar esta empresa, para luego traer sus productos importados para venderlos en dólares, para poder ponerles las manos a las remesas que vienen desde el exterior.

El chavismo, resultó ser más y peor de lo mismo, más burocracia, más corrupción, más deuda, mas impuestos, y una mala calidad en la representación política. Reina la confusión y los diagnósticos como encuestas, son errados por ser manipulados.

Ahora mismo, estamos siendo testigos de tumultos y rebeliones en todo el mundo. Se están produciendo tantas revueltas en el mundo que nos llevaría demasiado tiempo analizar cada caso por separado.

No son, las medidas contra el régimen, las que están castigado al País, son los mercados y los inversionistas, los que están castigado duramente al régimen, a este gobierno  ineficiente y corrupto, aunado a la inseguridad, la inestabilidad y los altos costos agregados a los productos, por la sencilla razón de que es relativamente fácil encontrar otros ámbitos territoriales que ofrezcan seguridad, estabilidad y menores costos.

En los países, en los que la estabilidad y seguridad, se da por garantizados, los costos son el dato fundamental. En Venezuela, parece que los del Régimen, ignoran este nuevo marco y se dedican a aumentar los costos generales (más burocracia e intervencionismo, más corrupción, más impuestos).  Han convertido al País, en una zona de expulsión de capitales.

Al terminar, esta crisis sanitaria del Covid-19, se va a plantear, con toda su crudeza la capacidad y paciencia de los productores, para sostener el Estado y millones de nuevos desamparados.

Ya en 1823, el filósofo francés Henri de Saint-Simon, adelantó parte de esta teoría en el Catecismo de los Industriales, en la que sostenía que la contradicción principal en el conflicto de clases, no era la que enfrentaba a la burguesía frente al proletariado, sino a los productores (industriales, cultivadores y negociantes) contra los ociosos.

El viejo discurso demagógico y envidioso de los pobres contra los ricos, obtiene todavía renta electoral, para el Régimen, pero lleva casi doscientos años, cuestionado en la sociología y en la ciencia política.

Al país, lo ha terminado de arruinar, cuando se imponga en práctica esta decisión, por un grupo de ociosos,  que se imponen y expulsan a los productores e inversionistas.

En los próximos días, asistiremos a una vuelta de tuerca de aumentos, ya no de impuestos ni de deuda, sino de los productos dolarizados, con un salario en bolívares. Se pretende acabar, con los productores, han tomado sus instalaciones, para evitar a que se revelen.  Esta circunstancia desmotivadora, destruye por completo, la iniciativa privada, amenaza con desmantelar la industria, y anuncia drásticamente el desempleo, donde los desempleados y desasistidos,  se convertirán  en una “casta” que usufructuará,  el esfuerzo y el trabajo ajeno.

 

Traducción »