Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Edwin Martínez: La tercera guerra mundial

Edwin Martínez: La tercera guerra mundial

 

En las profecías bíblicas y de las neuronas de gente dedicada al oficio de pensar en un mundo mejor surgen ideas a positivas y negativas sobre el futuro de la humanidad: uno de esos temores es El Armagedón que algunos predicadores han calificado como “el fin del mundo” pero que sin temor a equivocarme, me atrevo a decir que este no es más que la tercera guerra mundial hoy en marcha y su principal teatro de operaciones es precisamente el territorio de la República Bolivariana de Venezuela.

La historia del pensamiento de la raza humana suministra suficiente información sobre el origen de las naciones y del sistema económico que genera las contradicciones por el control del poder político generando contradicciones en las relaciones sociales, culturales, religiosas e ideológicas que dan a su conjunto las condiciones para el choque de civilizaciones que se ha pretendido marcar como el dilema entre el bien y el mal.

Están dadas las condiciones objetivas para un choque de escala mundial pero esta vez no será con una guerra convencional de un eje contra otro en bombardeos, ataques y ocupación de territorio, esta vez y tiene mucho tiempo ocurriendo, es en el terreno de la mente humana para idiotizar a la humanidad y sin disparar un tiro, domesticarlos al punto de que le rindan culto a sus propios verdugos, para lograr este objetivo se valen del uso de las tecnologías, las redes sociales y medios de comunicación a través de los cuales se crean imágenes mentales que terminan siendo aceptadas y asumidas por el consumidor como verdades absolutas que influyen en su patrón de conducta.

Existen muchas tesis de filósofos, economistas y escritores que colocan sobre las consideraciones de la gente dos posibilidades: Asumir la dominación sin resistencia y entregarse a la dominación de fuerzas extranjeras para esta y futuras generaciones o asumir la ofensiva como única vía para nuestra emancipación definitiva.

¿Por qué la tercera guerra mundial se desarrolla en nuestro territorio? Por arrogancia y la facilidad que brinda nuestro país por su cercanía con el territorio norteamericano somos una fuente muy valiosa de recursos, fuentes de energía, agua, gas, materia prima, tierras fértiles, minerales preciosos, selva que  es lo único que ellos necesitan, para ellos es un mal necesario que existamos venezolanos pero a estas ventajas comparativas se le contrastan una sola desventaja militar y es el hecho que también por nuestra cercanía y hay que recordar que Venezuela fue durante la guerra de independencia, capitanía de Puerto que es zona militar o zona de guerra, nuestros antepasados fueron hombres y mujeres de guerra, campesinos o indígenas que dejaron sus faenas tradicionales para convertirse en soldados y derrotar al imperio más poderoso de aquel entonces.

Pero, como decía anteriormente, nuestro territorio y riquezas en bajo el control de Estados Unidos constituyen para ellos una fortaleza porque sería el sustento para mantener su lógica militar e industrial pero a su vez, somos su punto débil porque como aquel “que siembra vientos”, el gobierno norteamericano se ha abierto frentes de batalla en lo económico, político y social hasta el punto de que ya las potencias emergentes están reclamando lo que Chávez definió como el mundo multipolar.

El asunto es que mientras el gobierno norteamericano está en plena guerra económica contra China ocurrió el asunto del brote de coronavirus que algunas fuentes oficiales y extraofiales han denunciado que fue inoculado por el servicio secreto del gobierno norteamericano para causar un sentimiento de rechazo en contra del gigante asiático en vísperas del lanzamiento del 5G que sería la estocada final a la hegemonía de Visa y Mastercard como instrumentos que  mantienen supremacía del dólar frente a otras monedas en todo el planeta.

Pero esto no se queda solo en la diatriba con China porque con Irán también está en pleno desarrollo un periodo bélico que el país persa asume “como guerra santa” por considerar todas las acciones terroristas cometidas históricamente por el gobierno norteamericano en complicidad con el régimen sionista de Israel desde la ocupación ilegal del territorio palestino y todas las guerras que han provocado muerte, desolación y fragmentación del pueblo árabe y por otra parte están las sistemáticas acciones del gobierno norteamericano contra Rusia, Corea del Norte y las medidas coercitivas y bloqueo de la economía contra Cuba y Venezuela no hacen más que estimular la crónica de una muerte anunciada para el imperio, el sionismo y el sistema capitalista en una gran guerra sin cuartel y sin tregua que actualmente está en pleno apogeo en territorio venezolano.

Desde que Hugo Chávez llego al gobierno y comenzó a construir el poder, enfoco su esfuerzo en la alianza con países de América y el Caribe que pronto conformaron un bloque solido que ocupo a los servicios secretos del sionismo y del imperio con sus carteles de la droga para fomentar el golpismo y el retorno a los gobiernos títeres pero Chávez miro más allá de nuestro Continente, fue al encuentro con los pueblos y gobiernos de África, China, Rusia, Corea del Norte, Libia, Irán, Turquía y demás pueblos y gobiernos árabes, anduvo

victorioso por foros internacionales de organismos multilaterales como la ONU, Los No Alineados y asumió la voz de los pueblos oprimidos del planeta, por eso somos un mal ejemplo y el propio Barack Obama firmo el famoso decreto que nos declara “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de Estados Unidos” porque el sistema político y económico en construcción con la llegada de Chávez a Miraflores le estaba demostrando al planeta que otro mundo es posible cuando se coloca al ser humano como centro de atención y protección de un gobierno humanista.

El Estado de Bienestar que vivimos durante los primeros quince años de revolución bolivariana no podía continuar porque su ejemplo más temprano que tarde llevaría los vientos de revolución al territorio norteamericano, por eso el sabotaje permanente para estimular la caída de los precios del petróleo, las medidas coercitivas y el bloqueo contra nuestra economía y el empobrecimiento de nuestro Bolívar con la supremacía artificial del dólar norteamericano y peso colombiano provenientes de los carteles de la droga jefeados por Álvaro Uribe Vélez y el tristemente célebre Iván Duque porque nada es casual, la ofensiva de las bandas criminales contra nuestra economía fue antecedida por la difusión de la imagen de nuestros símbolos patrios con la imagen empobrecida de todos los elementos que los conforman.

Pero “una cosa piensa el burro y otra el que lo va montar”, el pueblo heroico de Venezuela ya está acostumbrado para esta y mil batallas, les dije anteriormente que nuestros antepasados  fueron campesinos e indígenas que dejaron la cotidianidad para ir a la guerra por nuestra independencia, quienes ven en nuestro pueblo noble algún rasgo de cobardía no entienden que por vivir durante tanto tiempo en guerra amamos la paz y procuramos conservarla por cualquier vía pero sería un error creer que porque amamos la paz no estamos preparados para la guerra y solo vean un botón; si a un país como a Estados Unidos, Israel, España, Colombia o Brasil le aplicaran solo el 5 por ciento de las medidas coercitivas, bloqueos y conspiraciones ya sus gobiernos serian parte de la historia, sus gobernantes estarían muertos o presos pero como se trata de Venezuela enfocaron toda la artillería mediática mercenaria de las grandes corporaciones para inyectar veneno hacia adentro y confundir a nuestro pueblo con propaganda de guerra y hacia afuera para mentir y crear en el imaginario colectivo del planeta la idea de que somos unos criminales y norteamericanos con sus secuaces los salvadores de la patria.

Mientras eso ocurre nuestro pueblo sabio y paciente como decía nuestro cantor del pueblo, ha resistido de manera digna actuando con inteligencia al adecuarse al momento histórico que vivimos con la esperanza de que podamos derrotar las hostilidades inhumanas del imperio y el sionismo que no esperaban ver en plena emergencia mundial por el brote del coronavirus a pueblos y gobiernos amigos rechazar la insolente injerencia contra nuestro país exigir el fin del bloqueo económico, las medidas coercitivas y las acciones terroristas contra el pueblo y gobierno de Venezuela y simultáneamente están haciendo acto de presencia con sus especialistas, con su tecnología, con su solidaridad para ayudarnos en esta gran batalla que pondrá fin al dominio de los que no tienen la razón.

El brote del coronavirus unos lo atribuyen a la inoculación del gobierno norteamericano para afectar el prestigio y avance de China como nueva potencia económica pero teólogos y predicadores de la palabra de Dios alegan que es un castigo Divino porque nos alejamos de lo más importante en la vida como lo es la adoración al Creador, el afecto por nuestra familia y la protección de la madre tierra pero yo me atrevo a decir que si fue inoculado pero se les devolvió el boomerang y este amenaza con un poder destructor capaz de provocar la caída de Babilonia la grande como describen las profecías bíblicas y como al final ocurrirá al imperio, sionismo y aliados con su sistema económico hoy moribundo.

Hasta la victoria siempre.

Secretario General PPT Cabimas.

 

Traducción »