Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Hay que nombrar el gobierno de emergencia ya

Gerónimo Figueroa Figuera: Hay que nombrar el gobierno de emergencia ya

 

La inmensa mayoría del pueblo venezolano lo único que quiere es que la pesadilla que se está viviendo termine de una vez y para siempre, ya no aguanta mas. Por eso es importante que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, termine de concretar el gobierno de Emergencia Nacional de común acuerdo con los factores democráticos y el resto de la sociedad civil organizada, donde estén incorporados los mejores en cada una de sus áreas. Ya ese pueblo que durante 21 años ha votado, ha marchado, ha protestado, ha puesto muertos, heridos, presos, perseguidos y exiliados, no quiere seguir escuchando decir que “vamos bien”, que vamos “hacer lo que sea para terminar con el sufrimiento”, porque ya está cansado y perdiendo la fe en quienes dicen representarlo. Las candelitas prendidas en Araya y Cumanacoa por comida y gasolina son alertas.

Los pañitos calientes son eso, pañitos calientes. No hay ninguna duda que entre los bonos de trescientos mil bolívares que regala Maduro de forma discriminada a través del carnet de la patria que solo alcanzan para comprar medio kilo de queso, el bono de semana santa de cuatro mil quinientos bolívares que dio Aristóbulo a los maestros que ni siquiera alcanza para pagar un pasaje en camioneta, y la compensación salarial por cien dólares durante tres meses a los rabajadores de la salud, marcan una diferencia como de la tierra a la luna y ayudará en parte durante ese tiempo a esos trabajadores, pero esa  no es la solución que se necesita para salir de la crisis.

Igualmente, algunos políticos de oposición han asomado la posibilidad de dar a todas las familias venezolanas un bono en dólares durante los tres meses que pudiera durar la peste china. Sin embargo, y sin querer desmeritar esas buenas intenciones que pudieran ayudar de forma puntual por un tiempo determinado, seguimos insistiendo que con esos pañitos calientes no se resuelve el problema de la crisis humanitaria. Es prioritario y necesario centrarse en el cese de la usurpación porque de no ser así, ese pueblo sufrido, hambriento y desesperado pasará su factura cuando le toque su turno. No tolerara más engaños ni burlas que sigan alargando su sufrimiento.

Dar a entender que la peste china durará tres meses pudiera interpretarse que se correrá la arruga del cese a la usurpación por ese tiempo, y estaríamos hablando del mes de junio para retomarla, exactamente la mitad del año 2020 que estaríamos viendo pasar igual que paso todo el año 2019 entre los discursos de cese la usurpación, diálogos en Noruega y Barbados que resultaron burla total y desalientos para el pueblo venezolano. La inmensa mayoría de venezolanos no queremos Clap ni bonos, lo que queremos es trabajo digno como era antes y que los abastos y supermercados estén full de comida para comprar lo que nos de la gana.

Muchos dicen que con Maduro en el poder Venezuela no saldrá adelante y mucho menos recibirá dinero fresco del exterior para comenzar su recuperación. Igualmente dicen que solo no podemos y que es necesario sacar a Maduro para que puedan realizarse elecciones libres y transparentes. Algunos mas “ingenuos” siguen diciendo que Maduro debe renunciar y otros dicen que es necesario dialogar para nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral y terminar con elecciones libres. En fin, es todo un abanico de “creencias” que ya se han probado durante 21 años y que solo han servido para dar oxígeno a la tiranía y alargar el sufrimiento del pueblo venezolano.

En contraste con todas esas “creencias” la inmensa mayoría sin titubeos y por la calle del medio sostiene que la tiranía no sale con diálogos ni con votos, tampoco los usurpadores van a renunciar, sino que es necesario aplicar la fuerza para sacarlos del poder. Para eso es importante que la Asamblea Nacional apruebe aplicar el artículo 187#11 de la Constitución Nacional que facilite pedir ayuda internacional a través la norma de Responsabilidad de Proteger de la ONU, y del articulo 8 del Tratado Interamericano de Asistencia recíproca, TIAR. Hay que frenar la mortandad por desnutrición de niños recién nacidos, frenar que millones de venezolanos sigan mal alimentándose y que miles y miles sigan comiendo de la basura. Hay que terminar con esa tortura que tanto daño ha hecho y seguirá haciendo si no la frenamos.

Sin embargo, ese gobierno de Emergencia Nacional, de transición o como quieran llamarlo, debe tener un tiempo prudencial mientras se pone al país en marcha. En ese tiempo la Asamblea Nacional debe cumplir con la oferta hecha en la campaña electoral de las parlamentarias de 2015 y nombrar un nuevo CNE que limpie el registro electoral y convoque elecciones libres; aprobar una enmienda constitucional para que el periodo presidencial sea de cinco años sin reelección inmediata, y que establezca la elección directa del vicepresidente de la república con funciones específicas y para que no sea un empleado directo del presidente sino que sean una llave de gobierno.

Igualmente, y en ese mismo orden, para un futuro inmediato debe estudiarse la posibilidad de que los miembros del Tribunal Supremo y el resto de los jueces, así como el CNE, el Fiscal General, el Contralor General y Defensor del Pueblo, sean electos en votación directa universal y secreta, para evitar que a través de acuerdos partidistas se hagan chanchullos con esos cargos tan importantes para el funcionamiento de la democracia.

@lodicetodo

geron2ff@yahoo.com

geron2ff@hotmail.com

 

Traducción »