Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Enzo Del Bufalo: A la memoria de Emeterio Gómez

Enzo Del Bufalo: A la memoria de Emeterio Gómez

 

“Con mucha tristeza recibo la noticia de la muerte del querido amigo Emeterio Gómez. Conocí a Emeterio a mitad de los años setenta, cuando participamos en la reforma del programa de macroeconomía. Era uno de sus primeros actos para librarse del doctrinarismo político que había subyugado a muchos jóvenes de su generación. Desde entonces tuvimos numerosas ocasiones de confrontarnos sobre temas de teoría económica y filosofía y nunca estuvimos de acuerdo en nada, salvo en la tarea compartida de sacar a Venezuela del atraso. Pero la diversidad de nuestros enfoques nunca fue obstáculo para mantener una buena amistad, sustentada en el aprecio recíproco. Esto fue posible sobre todo porque Emeterio sabía separar como pocos el aprecio a la persona y el rechazo a sus ideas. Podía hacer esto gracias a su gran calidad humana y a una admirable honestidad intelectual. En estos tiempos de perdidas, la partida de Emeterio es una perdida mayor para todos los que nos beneficiamos de su amistad y para esta Venezuela a la que le queda ya muy poco que perder. Mis condolencias para Fanny, sus hijos y nietos.

Emeterio Gómez

Jonatan Alzuru Aponte: En memoria de Emeterio Gómez

La experiencia que tuve con Emeterio fue similar a la narrada por Enzo; tuvimos distintas y diversas discusiones; E.G. desde su columna de El Universal y yo desde la columna A Tres Manos que dirigía Rigoberto Lanz en El Nacional. Una muestra del estilo de Emeterio narrado por Enzo, su disposición para el debate de las idea, celebrando el respeto y la consideración hacia el otro, se evidencia en la invitación que me hizo para que le realizara el prólogo a su libro: Emeterio Gómez, 2017, Racionalidad y religiosidad”, editorial cátedra san juan de la cruz, Caracas.

Vaya mi pésame a todos sus familiares y amigos…

La apuesta por el disenso es de hecho un desafío a los modos normalizados del pensar. Es una manera francamente arriesgada de retar a los circuitos ordinarios de reproducción de los discursos dominantes. (Rigoberto Lanz, 2000, El discurso posmoderno: Crítica de la razón escéptica, 112).

 

Traducción »