Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Humberto Acosta: Emergencia Nacional

Humberto Acosta: Emergencia Nacional

 

El caos social acumulado en Venezuela, es una realidad crónica: hambre, desempleo, enfermedades, empobrecimiento, desesperanza, inseguridad e improductividad en todos los sectores económicos, alimentos especialmente. Son resultados principales de 20 años del desgobierno chavista-madurista, régimen socialismo-militarista agónico, que tiene al país entrampado, sin luz ni gasolina…ni libertad

Caos, ahora, incrementado mucho más con la llegada del viruschino. Factores, uno endógeno (corrupción e ineptitud interna) más lo exógeno, importado desde China, obligan a una cuarentena necesaria que exalta las debilidades del régimen, con la amenaza de falta de recursos y suministros para soportarla; en la practica un “toque de queda”.

Los déficits de comestibles, medicinas, sistemas de salud colapsados, diáspora de médicos y enfermeras(os) es crítico. La desaparición del bolívar y la limitada circulación de dólares, pesos, yenes o del “petro”, complican aún más la situación para adquirir lo elemental; viviendo muchos solo con la esperanza de los CLAP y de posible ayuda humanitaria. La coexistencia en un mismo escenario del virus y régimen, potencian el desbarajuste en la vida de los venezolanos, sus familias y el funcionamiento de la economía e Instituciones de la República. ¿Cómo contribuir a las soluciones?

En el contexto anterior, proyectando el escenario de transición, el objetivo prioritario es salvar vidas con la implementación de un Programa de Emergencia Nacional que pueda atender a las víctimas del virus y a las víctimas del hambre, desempleo, enfermedades y accidentes hospitalarios. Abordar la realidad considerando las restricciones de la ciudadanía para soportar la cuarentena y las limitaciones de Venezuela; realidad complicada de altos riesgos, en los que principalmente los hogares, hospitales y la economía exigen asistencia extraordinaria… URGENTE.

Programa de Emergencia Nacional acordando un conjunto de acciones que superando la trampa permita salvar vidas y a tiempo proyectar la propia supervivencia de la Nación que al concluir la cuarentena, la economía regularice la producción de bienes y servicios, genere empleos e ingresos imprescindibles a la vida de las comunidades; garantizando, asimismo, servicios esenciales de agua potable, luz, gas doméstico y la gasolina, hoy injustificadamente precarios.

El régimen, de hecho con el poder, no ha podido resolver el caos estructural ni el virus circunstancial. Por su naturaleza y circunstancias se inhabilitó para funcionar e implementar un programa con tales objetivos. La experiencia fallida de acudir al FMI así lo demuestra y la ayuda humanitaria derivada de Cuba y China, Rusia, en estos aspectos, significativamente no luce.

El Presidente (e), con sus competencias constitucionales pudiera apelar a los países amigos y con el aval de la legitima Asamblea Nacional, exponer la realidad del País para hacer viable la posibilidad de la cooperación internacional. Recurrir a los organismos de financiamiento (FMI, BM, BID, UE, Corporación Andina de Fomento, entre otros) y solicitar ayuda técnica y financiera para ejecutar un programa de emergencia, con proyectos específicos es procedente. Los objetivos son: 1º Resolver la situación creada por el virus y los requerimientos alimentarios esenciales para la población 2º. Recuperación de la economía productiva con el fortalecimiento de las empresas de producción y del sistema económico nacional.

Venezuela acumuló buena experiencia e imagen antes del 1999. Posee   estructura de recursos y capital humano exigidos en los entes financieros; asimismo, suficientes medios para avalar la concesión de créditos para los fines político-técnicos referidos.

La coalición de países democráticos, entre ellos USA y UE que reconocen al Presidente (e), son socios mayoritarios de estos entes financieros y conocedores de la potencial del país y de la transición democrática por venir, factores que afianzan la decisión a tomar. Al interior, el Ing. Juan Guaidó, por supuesto, designaría el equipo responsable del Programa y de los proyectos inherentes al mismo. Equipo de calidad total para diseñar un trabajo de excelencia técnico-jurídico y político e incluso es oportunidad para el nombramiento de su Secretario o Ministro, responsable del sistema de planificación y evaluación nacional.

La mejor forma para superar las causas del caos y los efectos del virus, aparte de la bendición de Dios, es el funcionamiento idóneo de la estructura de los recursos disponibles, también la cooperación internacional democrática ejecutada apropiadamente, dentro del proceso de la transición democrática en ciernes.

Rector UNET  Dr.,en Ciencias del Desarrollo

[email protected]

 

Traducción »