Inicio > El pizarrón de Fran noticias > Vicente Brito: Los efectos de la inflación en el aumento de los niveles de pobreza

Vicente Brito: Los efectos de la inflación en el aumento de los niveles de pobreza

 

En la medida que crecen los niveles de inflación crece la pobreza en nuestro país; lo podemos observar en la caída del consumo total como resultado directo del aumento del costo de vida.

Somos el único país del mundo donde se observan tan altos crecimientos negativos de los índices sociales en perjuicio de las familias, donde cada día caen los ingresos netos que se reciben y se diluyen con los crecientes costos de los productos que se necesitan adquirir. Los niveles hiperinflacionarios que estamos alcanzando superan a todos los países que se encuentran en situaciones parecidas a la nuestra, con la diferencia que todos ellos están desprovistos de riquezas naturales como las que poseemos en nuestro suelo. Los indicadores de los organismos internacionales así lo indican y alertan de manera constante.

La razón de esta complejidad social es causada por la política de expansión monetaria aplicada por el Banco Central para apoyar el déficit fiscal causado por el creciente gasto público; el aumento de esta masa monetaria es muy alta proporcionalmente con nuestras reservas internacionales, las cuales se han visto reducidas a menos del 15% de lo que fueron 11 años atrás en los montos en dólares y oro que mantenía el Banco Central.

En nuestro país los voceros oficiales justifican estas medidas por cuanto estos aportes del Banco Central son utilizados para el apoyo de programas sociales, como asistencia a las familias de menores ingresos, las cuales son otorgadas como: las cajas Claps, misiones, becas, pensiones, etc.. Pero si observamos la caída del ingreso real mes a mes en los últimos tres años se hace evidente que con el crecimiento de esos aportes sociales no se logra aumentar la capacidad adquisitiva para el consumo familiar.  Lo que se observa es lo contrario, una caída constante en los niveles de consumos y en la sustitución de alimentos  más costosos por los de menor precio. Así lo demuestran la cantidad adquirida mes a mes en los esenciales como: carne, pollo, pescado, quesos, leche, huevos, embutidos, etc. los números lo evidencian.

Lo preocupante es que una buena parte de esos recursos del Banco Central van destinados también para cubrir las elevadas pérdidas del complejo empresarial público y otros aportes utilizados para cubrir el desbordado gasto público. Según analistas es muy superior a los aportes sociales, razones por lo cual esta inmensa masa monetaria va a seguir creciendo muy rápidamente, estimándose alcanzara en pocas semanas los 100 billones de bolívares, con sus efectos en el crecimiento de la inflación y del valor del paralelo.

La estrategia publica utilizada de frenar el dinero en circulación mediante un encaje legal total, si bien le ha permitido en ocasiones contener el crecimiento del paralelo, ha resultado un freno mayor para el aumento de la producción nacional al no obtenerse los créditos necesarios para el financiamiento de los sectores agro productivos, lo podemos observar en las cantidades de hectáreas preparadas para la siembra, el venidero ciclo de invierno el cual se inicia en pocas semanas, lo que unido a la escasez de combustible, nos indica que no cubriremos sino unas miles de hectáreas, menos de un 20% de las necesarias. Lo preocupante es que cuando analizamos los montos importados en dólares de materia prima de origen vegetal y animal para cubrir el consumo nacional, los números demuestran que nos pudimos ahorrar hasta un 50% de esas divisas de haber sido otorgadas para importar insumos para nuestros productores y repuestos para tractores; con lo cual hubiéramos mejorado la producción nacional, logrando beneficios en la generación de empleo y precios.

Hoy nos encontramos con preocupantes niveles de pobreza sobre todo reflejada en la extrema y critica que envuelve a más del 80% de las familias, así lo demuestra la sumatoria de los ingresos familiares promedios recibidos al mes lo cual incluye todos los aportes públicos y otros ingresos familiares, estos no alcanzan los 60$ al mes al cambio actual, donde a pesar de parte de las familias recibir el beneficio de las cajas Claps, no logran cubrir las necesidades mínimas de alimentación establecidas por la FAO.

La expansión monetaria del Banco Central si bien resuelve las necesidades de sostener el gasto público y cubrir el déficit fiscal, esta directamente relacionado en la caída de los índices sociales con sus efectos en la calidad de vida de las familias. Se requieren soluciones urgentes para reducir la inflación. Las medidas son bien conocidas y países con menores recursos que el nuestro lo han podido resolver en el corto plazo. Solo falta voluntad.

Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución.

 

Traducción »