Inicio > Interés > Un pueblo de Italia logró contener el coronavirus “por no seguir” las recomendaciones de la OMS

Un pueblo de Italia logró contener el coronavirus “por no seguir” las recomendaciones de la OMS

Compartir

 

Un reconocido médico italiano especializado en inmunología y medicina interna aseguró que un pueblo del norte de Italia logró controlar al coronavirus? “por no seguir” las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por: Clarín

Se trata de Sergio Romagnani y la localidad a la que se refiere es Vó, en Padua, en la región de Véneto. Según precisó, por decisión de un discípulo suyo llamado Andrea Crisanti, “las autoridades decidieron hacer test a todos los habitantes del pueblo”.

“Al final, Véneto está controlando el coronavirus por no seguir a la OMS. Ahora están cambiando el discurso y están diciendo lo que yo dejé escrito hace dos meses. Pero ahora llega tarde. Hacía falta hacerlo entonces para frenarlo”, sostuvo Romagnani en una entrevista con el medio español El Confidencial.

El especialista de 81 años lanzó duras críticas a la OMS al señalar que “han fallado porque son burócratas que han hecho carrera dentro de oficinas, pero no han vivido la experiencia de campo, no han estado ni en los laboratorios manejando virus ni implicados en situaciones epidémicas en otros países”.

Y agregó: “Los políticos se han dejado aconsejar por burócratas, en lugar de por expertos. Los políticos están siendo muy criticados, pero la verdad es que han tomado decisiones aconsejados por lo que les decían los técnicos”.

La rápida reacción de los médicos y autoridades siguió a la muerte de Adriano Trevisan -de 77 años-, el 21 de febrero, lo que significó el primer fallecimiento en Italia por haber contraído el virus Covid-19. La enfermedad había sido detectada en Trevisan y Renato Turetta (de 83 años), dos amigos que solían jugar a las cartas en los bares del pueblo y permanecían internados en un hospital por padecer pulmonía.

Un centro de análisis fue instalado en la escuela del pueblo, con el propósito de realizar exámenes que pudieran detectar a infectados de coronavirus. Finalmente, todos los pobladores aceptaron someterse al test, facilitado por un kit que había elaborado la Escuela de Medicina de la Universidad de Padua, que dirige Stefano Merigliano.

Los resultados del relevamiento descubrieron el virus en 89 personas, que fueron confinadas a un aislamiento inmediato por 14 días. Llamativamente, entre el 50 y el 60 por ciento de esos casos positivos presentaba pocos o ningún síntoma. “Tener ese porcentaje de asintomáticos es peligrosísimo porque esas personas siguen su vida habitual y contagian a un número muy elevado de personas”, explicó Andrea Crisanti, discípulo de Romagnani y profesor de Epidemiología y Virología del Hospital de la Universidad de Padua.

Romagnani marcó una clara diferencia entre lo que ocurrió en Vó y lo que pasó en Bérgamo, acaso una de las zonas más castigadas de Italia: “En cuanto crearon la ‘zona roja’, aislaron a todos, también los asintomáticos… Paralizaron el brote. En el norte, en el área de Bergamo (Lombardía), hay grandes industrias que producen mucho. Se valoró distinto por motivos económicos quizá. Y ya ve el resultado… Al final hemos tenido que paralizar la nación entera por esos errores iniciales”.

Cuestionó la recomendación de la OMS de testear sólo a quienes tenían síntomas, al destacar que si bien “es imposible hacer test a todo un país, lo que se puede hacer es elegir a quién lo haces y no parar. Se tiene que empezar con las categorías que pueden ser vector de contagio por el trabajo que desarrollan. Médicos, enfermeros, personal sanitario, trabajadores de supermercados, agentes de policía, farmacéuticos, etcétera. A esos hay que hacerles test a todos”.

Lamentó que “en Lombardía no se los hacían ni a los médicos! ¡En los hospitales no se hacían a nadie! Lo peor es que seguían las recomendaciones de la OMS, que decía que había que hacer test solo a los que tenían síntomas”, insistió.

También criticó que se haya desaconsejado la utilización de barbijos cuando comenzó a circular el virus: “Eso ha sido un error enorme. ¡Enorme! Las mascarillas es obvio que no dan una protección al 100%, pero si las lleva todo el mundo baja muchísimo el riesgo de contagio. Cuando llegaron los médicos enviados por China, se quedaron estupefactos. Nos decían que si estábamos locos. Ellos es verdad que están acostumbrados a llevarlas por la contaminación, etcétera, pero no se podían creer que en Italia las autoridades recomendasen lo contrario”, precisó.

 

Compartir
Traducción »