Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Jonatan Alzuru: Deseo, realismo político y el despropósito de José Guerra

Jonatan Alzuru: Deseo, realismo político y el despropósito de José Guerra

 

Las acciones políticas se derivan de visiones del mundo, de formas de comprender el mundo. Los líderes, lo son, porque con su lenguaje persuaden, argumenta y seducen que la acción que proponen, producirá beneficios para el colectivo, bien sea económicos, sociales, éticos o políticos.

Las visiones del mundo conducen a postular formulaciones sobre la sociedad que debería ser. El deber ser es una expresión del deseo individual o colectivo en el ámbito sociopolítico. Los deseos cuando se canalizan, racionalmente, se constituyen en normas, leyes… ¿Cómo debería ser un sistema educativo? Frente a esa pregunta se constituyen unas normas… Pensando en cómo es la mejor educación para una comunidad. La educación que debería ser, la deseable… Ese deber ser, es el horizonte; hacia dónde todos deberían remar.

El deseo en política se traduce en lo bueno, en el bien, en lo moralmente apetecible para la mayoría. Frente al deseo, en cualquiera de su grado, está el acontecer, lo que sucede, las personas concretas. Allí el asunto no es ideal. No son normas ni sociedad utópica, sino las personas de carnes y hueso con quienes se tiene que lidiar. El realismo político es cómo asumir lo existente. Cómo hacerse cargo, responsablemente, para saber que no se llegará a ningún ideal y que quizás debemos asumir costos indeseables, pero qué se caminará en función de un horizonte. En el caso venezolano, por ejemplo, si no hay invasión; ¿cómo hacemos para salir de este infierno social, si no tenemos la fuerza de las armas?

Ahora bien, pero el deseo… Quien formula el deseo, en el ámbito político, lo que intenta comunicar es lo mejor que le pueda suceder a una sociedad… El “deber ser” resume, lo bueno, lo justo, lo éticamente correcto. Lo que solemos decir, comúnmente, a propósito del deber y la realidad es lo siguiente: Sí, son hermosas las leyes, pero no se cumplen. Un político puede decir yo desearía tener a todos los corruptos en la cárcel, pero la realidad es… Y uno puede estar en desacuerdo, pero el principio de realidad manda; y ese principio de realidad lo argumenta de tal manera que quien le escucha, puede aceptar que es un mal menor… que es preferible asumir un costo, pero que el beneficio es mayor. Allí está la pericia del político para moverse entre lo ideal y el principio de realidad.

La tragedia, el desastre, la maldición, lo vomitivo, lo irracional… lo inconsistente… y lo que conduce a la desarticulación de la comunidad en una sociedad es, cuando un político formula un deseo y el deseo es igual o peor a la cochina realidad. Ni el más irracional de los políticos que aprecie su oficio o que piense en sí mismo, -que no hable obligado por otro, chantajeado o esclavizado- confundiría el deber ser con el ser… Hasta los más sanguinarios dictadores, dicen que toman tales y cuáles decisiones porque la sociedad futura será… y allí dibujan el deseo delirante o racional para su comunidad…pero el deseo está allá en el horizonte.

La cloaca, el excremento, social y político en una sociedad es cuando un dirigente político dice: “Mi deseo es que el dictador, el déspota, no sea juzgado por crímenes de lesa humanidad o el narcotraficante no pague sus delitos”. Porque ese deseo es lo que él considera el deber ser y trabajará en función de ese horizonte; porque deseo y voluntad de acción están amalgamados. Los que se opusieron a Pinochet, deseaban, querían condenarlo, encarcelarlo, matarlo; pero por un principio de realidad tuvieron que negociar y fue su ministro de la defensa. Pero como el deseo, el querer era otro; el horizonte era otro, celebraron cuando se les juzgó… era el horizonte de la acción política; aunque la realizaron años después.

La declaración de José Guerra no fue un error de apreciación, ni un problema de contextos; fue un despropósito insostenible y perjudicial para la sociedad, porque manifestó su querer, su deseo. No se expresaba de táctica ni de estrategia, ni de la realidad sino del deseo, de lo que quiere para el futuro.

Afirmo con propiedad que no existe argumento racional que pueda sustentar lo que él dijo y reto a quien me lea a elaborar un argumento a su favor, mínimamente racional, desde la perspectiva de la oposición, desde la más light hasta la más radical. Porque se expresó en términos del deseo; lo que él desea. Su deseo es que Nicolás Maduro y Diosdado, dejen el poder y no se les juzguen: … “(…) no lo quiero ver en La Haya”; “no lo quiero ver preso…” Él y quienes compartan su mirada trabajarán en función de ese horizonte de sentido; porque para José Guerra es el deber ser, lo que desea.

Hasta el último día de mi vida, pase lo que pase en Venezuela recordaré semejante formulación; porque el lenguaje nos configura como sociedad, como pueblo…

Profesor universitario

 

 

Traducción »