Inicio > Cultura > La filosofía de Arthur Schopenhauer y su voluntad de vivir

La filosofía de Arthur Schopenhauer y su voluntad de vivir

 

Uno de los filósofos más famosos de todos los tiempos, resultó ser la inspiración de muchos de los intelectuales que hoy dominan el mundo. Su vida estuvo dedicada al estudio del ser humano y a examinar con cuidado las doctrinas budistas, el amor y las relaciones interpersonales

La filosofía y el budismo ¿Cómo se pueden unir?

Uno de los rasgos más determinantes de la vida de Schopenhauer es que fue el primer filósofo que realmente se interesó en el budismo. Su trabajo se caracteriza por ser una reinterpretación de las doctrinas budistas desde el punto de vista del pesimismo filosófico.

¿Por qué se interesó en el Budismo?

Se sentía identificado con Buda. En uno de sus ensayos autobiográficos, lo describió así: “A mis 17 años, caí en la terrible miseria de la vida, tal como lo había hecho Buda en su juventud, cuando se enfrentó a las enfermedades, a la vejez, al dolor y a la muerte.”

Al igual que Buda que persigue la “iluminación del ser”, Schopenhauer quería buscar una solución a todos los sufrimientos de la vida, quería entender cuál era realmente la motivación para vivir de los seres humanos.

Sus estudios comienzan cuando decidió darle nombre a una “fuerza interior” que mueve todas las acciones de nuestro cuerpo y nuestra mente, una energía más poderosa que nuestros pensamientos e imposible de controlar, él decidió llamarla “la voluntad de vivir” en alemán “Wille zum leben”.

Arthur Schopenhauer no se llevaba bien con su madre, puesto que ella tenía una personalidad muy extrovertida y aborrecía a su hermana. Después de la muerte de su padre -que era con quien mejor se llevaba-, pasó la mayor parte de su tiempo solo.

Detestaba profundamente la idea de tener hijos, los consideraba una carga, un sacrificio innecesario.
“Wille Zum Leben”, la fuerza más poderosa del mundo

Para Schopenhauer, “la voluntad de vivir” es una fuerza más poderosa que la moral, la lógica y el sentido común. Es una energía que nos empuja constantemente hacia adelante y nos obliga a aferrarnos a la existencia y buscar -inconscientemente- nuestro propio beneficio.

Esta fuerza trabaja alrededor de una cosa: el sexo. Según Arthur, desde la adolescencia la mente se modifica y comienza a girar en torno a escenarios eróticos y a buscar la satisfacción sexual: el placer. Y lo que él consideraba más extraño aún: el amor, enamorarse.

Pero todo este proceso tenía un significado biológico, para él, la fuerza que motivaba realmente a la “voluntad de vivir” era el deseo incontrolable y a veces inconsciente de reproducirse. En sus propias palabras, lo explica así:

“Lo romántico controla el mundo, porque lo que decide nuestras acciones es, nada más y nada menos, que la composición de la próxima generación. La existencia y constitución de la raza humana en los tiempos por venir.”

¿Por qué es considerado un “pesimista”? 

El pesimismo como movimiento filosófico, habla de aceptar que el mundo está lleno de crueldades, maldades e injusticias y que no hay nada que pueda evitarlo.También habla del tema de que la muerte es inminente y nadie puede escapar de ella.

“La verdad es que este mundo no podría  ser obra de un ser total de amor, sino más bien de un demonio que trajo criaturas a la existencia para deleitarse con sus sufrimientos.”
“Hay solamente un error congénito y es la noción de que existimos para ser felices”.
“Me dicen que abra los ojos y contemple las bellezas que el sol alumbra; que admire sus montañas, sus valles, sus torrentes, sus plantas, sus animales y no sé cuantas cosas más. Pero entonces, ¿el mundo no es más que una linterna mágica?. Ciertamente el espectáculo es espléndido, pero en cuanto a representar allí algún papel, eso es otra cosa.”

¿El amor existe o es un simple capricho biológico?

Shopenhauer dedicó su vida a estudiar las relaciones humanas pero nunca tuvo una relación amorosa en su vida, producto quizás de su profunda misantropía. Escribió en numerosas ocasiones lo impactante que era analizar cómo las personas inteligentes perdían sus facultades de análisis y lógica al caer en las redes del “amor”.

Para algunos, la visión de Arthur sobre el amor como una necesidad biológica, puede resultar extremista, pero en su pensamiento, todas las relaciones amorosas entre humanos, buscan el mismo fin, consciente o inconscientemente: perpetuar la existencia de la especie.

¿Y si alguien no desea tener hijos? Una de las características más impresionantes de la voluntad de vivir, es que actúa sin que el cerebro este plenamente consciente de lo que sucede. “El intelecto permanece excluido de las reales resoluciones y de las secretas decisiones de su propia voluntad.”

Es por esto, que una persona puede actuar con base en sus más intrínsicos deseos aun cuando su consciente piensa que persigue una realidad diferente.

Esta forma de ver el mundo, actúa también al momento de elegir una pareja, según Arthur la “voluntad de vivir” busca personas cuyos desbalances emocionales y físicos, relativamente se nivelen con los nuestros para así lograr un ser medianamente balanceado.

“Los hombres vulgares han inventado la vida de sociedad porque les es más fácil soportar a los demás que soportarse a sí mismos”.
Arthur Schopenhauer

Una vida llena de miserias ¿Tendrá solución?

Schopenhauer era un gran observador del mundo, le apasionaba la naturaleza, admiraba a los animales -que le agradaban más que las personas- y sentía “lástima” por la vida de aquellos que se dejaban llevar ciegamente por los deseos de su “voluntad de vivir”. Así que estudió dos posibles soluciones a lo que él consideraba los vacíos de la existencia:

Primera solución: únicamente para “sabios”, el consideraba que los seres que eran capaces de dominar los deseos de su voluntad de vivir merecían un trato diferente. Eran más inteligentes que los demás al tener la capacidad de anular los sentimientos humanos banales, como el egoísmo, los celos y el deseo sexual.

Su solución para estos fue: vivir solos, lejos de la ciudad y de las personas, para así huir totalmente de las tentaciones y vivir en total estado de paz, algo similar a los monjes budistas.

Segunda solución: dedicarse en cuerpo y alma al arte y a la filosofía. Si bien esto no ayudará totalmente a dominar los deseos de la voluntad de vivir, distraerá la mente y aumentará la persecusión de conocimiento.

¿Que sucedió con Schopenhauer?

Su vida estuvo llena de altos y bajos emocionales, intentó en numerosas ocasiones ser respetado como filósofo pero en su época parecían no entender su visión, el amor nunca le interesó como para aventurarse en un matrimonio y sus únicos acompañantes fueron sus perros. Era un amante de los poodles.

Al final de su vida, un grupo de estudiantes se interesó en su filosofía, esto le dio relativa esperanza a Arthur y comenzó a esparcir poco a poco su pensamiento. Murió en 1860 a los 72 años de forma pacífica y sin mayores sufrimientos.

Hoy se le considera como uno de los filósofos y pensadores más importantes de todos los tiempos y sus escritos se veneran como grandiosas obras literarias.

 

Loading...
Compartir
Traducción »