Inicio > El pizarrón Opinión > Orlando Ramírez: Estándar de vida en la democracia

Orlando Ramírez: Estándar de vida en la democracia

 

Venezuela sufre una de las dictaduras más crueles en su historia Republicana, con una diáspora de 5 millones de personas, que lo dice todo. Amén de cientos de jóvenes presos, sufriendo torturas y muertes. Ellos se han visto forzados a huir,  es como si tratara del éxodo judío, fertilizándose  por el mundo, para luego regresar a su tierra prometida, llenos de sabiduría. Así renacerá la nueva Venezuela con cimientos humanos e ideas novedosas. Muchas de las  dictaduras militares con persecuciones políticas; pero ninguna con hambruna, eso es crueldad.  Además con una hiperinflación galopante, cuyos precios se mueven a una velocidad de un día para otro, y a veces de la mañana para la tarde. Ningún sueldo puede contrarrestar “semejante locura”. Siendo afectados mayormente, los pobres de esta Chifladura venenosa. Así fue visto, en las décadas de los setenta y ochenta en los países suramericanos: Chile, Argentina, Brasil; gobernados por militares. A ellos les cuesta comprender que los países deben ser gobernados por civiles, por su alta formación en las ciencias socioeconómicas, y su visión de Estadistas de Alto Vuelo. No cualquier persona puede manejar un país. Cuando lo hacen las consecuencias son las que vivimos.

Nuestro signo monetario el bolívar. Creado en  1878, el cual,  blandíamos con orgullo; además que lleva el glorioso nombre de nuestro Libertador. El bolívar se codeaba con las monedas internacionalmente duras: Francos francés, belga. Se valorada ligeramente por abajo del marco alemán y, con respecto al dólar se mantuvo durante décadas en una relación de tres a cuatro bolívares/dólar. En relación a España, durante un largo periodo nuestra moneda era equivalente a 15 a 20 pesetas/bolívar, en cuanto a las liras italianas, un bolívar equivalía alrededor de 100 a 130 liras/bolívar. En conclusión, el bolívar era una moneda dura. y respetada

La economía se ha dolarizado, mientras los sueldos son en bolívares. En los 40 años de Democracia el sueldo mínimo de un obrero raso eran de unos 500 dólares/mensual, ahora llega a unos 3$ y los profesionales universitarios ganaban entre 1000 a 1600 dólares. La gente adquiría en forma expedita casas o apartamentos con interés sociales que se movían entre 5 a 7% con 20 años de plazo. Además se construyeron grandes urbanismos populares. La industria de la construcción era próspera y sostenida, desde la década de los 30 hasta fines del 2000. Gracias a ello la industria cementera había crecido. El trasporte urbano y el interurbano funcionaban basta bien. Viajar en avión era común.  Viajar al exterior era sencillo, por diferentes empresas internacionales. Las carreteras y las autopistas eran vistas como ejemplo por países latinoamericanos. La salud estaba respaldada por hospitales modernos y por excelentes médicos especializados.

En la  actividad Agrícola nos autoabastecíamos en muchos renglones agropecuarios: Ahora, la agricultura productiva ha sido expropiada. Recordemos, una las primeras expropiaciones llevó a la muerte cruel del agricultor Franklin Brito, cuya familia  quedó defenestrada.  La televisión mostró al Sr. Brito de contextura  robusta, y luego como  resultó en los puros huesos, con unos 30 kilos de peso. Las expropiaciones fueron realizadas a la fuerza. Las fincas fueron denominadas: hatos zamoranos. La Empresa Agro Isleña, con 60 años de vigencia pasó a llamarse Agro Patria. Así, sucesivamente ha pasado con cientos de empresas productivas, ahora en se encuentran en la máxima indolencia.

Producíamos hierro, acero, petróleo, oro, cemento, productos de arcilla; y de ellos se producían muchos derivados, gracias al desarrollo de petroquímicas, y a SIDOR. No hay duda que el estándar de vida en la etapa  democrática no tiene parangón.

Integración ciudadana libertaria, es una sociedad civil que promueve La Consulta Popular, en la búsqueda de La Libertad. Salida democrática y Constitucional.  Basado en los artículos 5, 70, 333. Se caracteriza por ser autónoma, con el protagonismo del pueblo, tanto los de adentro como los de afuera. No depende del CNE oficialista para su implementación. Sus resultados son de carácter vinculante. El pueblo decide, con la participación de todas las organizaciones civiles en poblaciones de aldeas, y municipios. Es la voz del pueblo, que es la voz de Dios. Por eso El Episcopado ya se pronunció, a favor esta propuesta. Esperamos que   las Universidades, lo hagan cuanto antes, para lograr La Libertad. Los partidarios del gobierno pueden participar democráticamente, dando la respuesta NO a las preguntas. Y la oposición SI. Con la finalidad de aprobar la ruta Guaidó que es lo que esperamos ansiosamente, para salir de este suplicio. La Consulta Popular es respaldada por organizaciones Internacionales con sus propios veedores. ¡Qué la luz brille en medio de tanta oscuridad! Muchos avances  se han logrado con la participación de Guaidó. Bien que lo decía García Lorca: «En la bandera de La Libertad, bordé el amor más grande de mi vida”.

Profesor Titular. Universitario jubilado UNET, Egresado del IAEDEN.

forlandormontoya@hotmail.com

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »