Inicio > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Una izquierda extraviada

José Manuel Rodríguez: Una izquierda extraviada

 

Es desesperanzador que los regímenes de la izquierda latinoamericana, esos que con la excepción de Cuba están marcados indeleblemente por los genes de su madre putativa europea, se empeñen en lograr un aceptable, pasable, soportable o correcto equilibrio entre el libre mercado y las necesidades del pueblo pobre, como si tal cosa fuera posible. De ahí su lenguaje elusivo buscando que los espejismos parezcan realidades.

Esa izquierda, luego de su derrota foquista, no sólo se impregnó del estilo de aquel eurocomunismo italiano y francés de los años 80, sino que la caída posterior de la Unión Soviética, ya desbaratada por la horrenda burocracia estalinista, terminó por llevarlos a la mansa (0 mensa) socialdemocracia occidental. En su deslizamiento al centro asumen que la reforma y apertura china significa capitalismo reformado. Desestiman que el objetivo de la reforma económica china es establecer un nuevo mercado económico socialista que pueda asegurar la  adecuada distribución de recursos, en un país productivo de más de 1.300 millones de habitantes, bajo control total del Estado, y este a su vez, controlado por el PCCh.

Hace poco en Uruguay vimos al Frente Amplio celebrando su derrota y también a su partido comunista que, convencido luego de sus años insurreccionales, de ser el partido que mejor representa a los “camaradas” italianos y franceses; declaró que tal derrota se enmarcaba en el esfuerzo por fortalecer la democracia. En Brasil el PT no pasó del batuque, el Frente Farabundo Martín se desbarrancó como lo hizo la revolución ciudadana, y el MAS boliviano busca congraciarse con los golpistas mata indios, dejando en asombrosa soledad a Evo y García Linera.

Aquí un Chávez centelleante creó al PSUV para que portara, como núcleo de la revolución, sus estandartes, sin embargo, desaparecido el aliento prodigioso del comandante y autoconvencidos en el partido que ellos son la revolución, se dedican, no a alentar un nuevo modo de producción que entre a competir con los existentes, el privado y el estatal; sino a conservar el poder conquistado proponiendo arreglos con la derecha y abrumando cada vez más con su política de bonos y subsidios con la que pretenden mantener la lealtad popular.

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »