Inicio > Opinión > José Machillanda: Cerco armado y la toma militar del hemiciclo

José Machillanda: Cerco armado y la toma militar del hemiciclo

 

Un cerco armado al edificio del Congreso y la toma militar al hemiciclo de los diputados, ha sido la maniobra interesada comunicacional y violenta del castromadurismo militarista para que se muestre su arbitrariedad, manipulación de hombres armados como mucamos del régimen hambreador y farsante mostrando un Ambiente Político Real Confuso, con el cual procura la dictadura contener la Decisión Social Masiva para activar un transición política. Una Transición Política por la vía de la desobediencia civil, que con mucha decencia cívica apunta a la reinstitucionalización de un modo de vida democrático para el 82% de los venezolanos. Ciudadanos todos, que tienen claro que a esta farsa de la revolución bonita se le acabó el tiempo y que sólo debido a una enorme ineptitud y a una inmensa ingenuidad de unos operadores políticos, todavía no se ha logrado la Transición Política necesaria e impostergable.

El cerco armado y la toma militar del Congreso ha cumplido inicialmente su función, el mundo entero tiene evidencia de la dictadura militarista del castromadurismo y ha despertado la indignación en el mundo y mucho más en los venezolanos que se niegan a la brutalidad y al primitivismo del cubanismo en Venezuela. El Congreso y los diputados democráticos exigen rectitud y ética política, al bestiario militarista la desconocen, por ello violaron la Constitución y estimulan la militarización grotesca, que es una característica de la revolución armada para contener lo que ya no es posible… continuar manipulando a la sociedad venezolana y mintiéndole al mundo.

Ni el cerco armado ni la toma del hemiciclo en el Congreso contendrán la reinstalación de la democracia, lo que sí es cierto es, que desde ayer crece un Ambiente Político Real Violento similar al que impuso la durante la Guerra Civil de Venezuela del siglo XXI en la cual fueron asesinados venezolanos y se recuerdan por el grito patriótico de un joven que bien supo decir como libertario “la lucha de pocos vale por el futuro de muchos” Neomar Lander. Bestiarios militarista cobardes se les olvido este pronunciamiento, pues desde ayer y en el acto político valiente de los diputados, la sociedad democrática venezolana tiene perfectamente claro que el legado político de

Chávez es una real desgracia histórica y que lo único que construyo fue un modo de accionar violento que carece de la más elemental lógica política y que será desplazado mediante la política hasta lograr la redemocratización en Venezuela.

Redemocratrizar Venezuela es el compromiso que se selló el Congreso, no obstante, su cerco armado y su toma militar. Los venezolanos estamos asqueados de las cuarteladas y se acelera un tiempo de redefiniciones en el país, que no tolerara más el militarismo ni el gobierno militar, y dará chance a la reconstrucción de la política. La política como un liderazgo que entiende lo que es política, y que está distante de la maniobra artera y mañosa que desarrolla en contrario la decencia cívica. Decencia cívica en la cual surgirá la dignidad del ciudadano, se respetará la Constitución se privilegiará las demandas ciudadanas y sobretodo se estará vigilante, atentos y listos para contener mediante el derecho la violencia y el golpismo militarizado que recomienda el cubanismo.

Redemocratizar es, inicialmente, rechazar la barbarie militarista sabiendo que a su interior hay un “Resquebrajamiento” y a lo interno se sabe que en esa revolución hay muchos venezolanos que están hartos, cansados y nerviosos por lo que ocurre en la ecuación política venezolana. Ecuación política venezolana que ha sido testigo de un asalto armado al hemiciclo, prueba del cubanismo y alerta para los venezolanos que hasta hoy soportaron la violencia, las bocas de fuego, la ofensa y la violación a los más elementales principios de la vida democrática por parte de uniformados que se olvidaron que cuando el “clarín de la patria llama”: hay que decir !Presente!

El cerco armado y la toma del hemiciclo, acciones arbitrarias y cobardes que han sido costosísimas al bestiario militarista, la sociedad esta en cuenta que tiene que unirse a las acciones como un todo para lograr el desplazamiento del régimen cobarde. Régimen mentiroso, inmoral que hace crecer el rechazo de la ciudadanía en donde el descontento es elevado, donde no se puede esconder la hiperinflación y de donde se fortalece el cerco internacional. Ha sido tan grave, notoria y primitiva acción del régimen que toma fuerza la “Legítima Defensa Colectiva” como una posibilidad real frente ante tanta arbitrariedad, cobardía e irrespeto a la Constitución.

La respuesta del cuerpo de diputados demócratas frente al cerco armado y la toma del hemiciclo, marca un hito en el período de recomposición de la ecuación política venezolana. Ha quedado claro que Venezuela requiere una transición política, que es necesario recuperar la ética y que para ello hay que desplazar al Estado Cuartel. Estado Cuartel expresión primitiva, perversa y violenta de la ideologización de una cúpula que ha dado la espalda a la historia, a los valores venezolanos y se olvidó de la decencia cívica de una sociedad que no tolerara más la inmoral conduzca de un régimen y una cúpula armada que no entiende que la Democracia, es aquel sistema en donde el Individuo está por encima de la Comunidad y del Estado, pero además lo respalda la Constitución como súper ley.

La maniobra violenta y ruin del régimen se ha convertido en una “gran oportunidad” para que el cuerpo de diputados demócratas representantes de la sociedad democrática restituya la ecuación política venezolana, no obstante, el cerco armado y la toma del hemiciclo por militares que constituyen una de las más dolorosas y tristes vergüenzas de la historia política del país.

@JMachillandaP

 

Loading...

Compartir
Traducción »