Inicio > El pizarrón Opinión > Eumenes Fuguet: José Ignacio Baldo Soules

Eumenes Fuguet: José Ignacio Baldo Soules

 

Destacado galeno, dedicado a tiempo completo en la lucha contra la tuberculosis en Venezuela, nació en San Cristóbal el 1 de agosto de 1898, hijo de Lucio Baldo, de ascendencia catalana y Doña Delfina Soules, de ascendencia francesa. Encontrándose su Padre en Caracas cumpliendo funciones como Ministro del Interior y como Secretario de la Presidencia durante el mandato de Cipriano Castro. El joven José Ignacio curso estudios de medicina en la Ilustre Universidad Central de Venezuela, de donde egresa en julio de 1920. Viaja a especializarse en Paris, pero una afección pulmonar lo obliga trasladarse a Davos-Suiza, recibiendo la adecuada atención hospitalaria, que al mejorarse, estará como aventajado alumno, recibiendo de excelentes profesionales suizos y luego de Hamburgo y Munich, una magnifica preparación, que incluye la Anatomía Patológica, considerada materia obligatoria para los tisiólogos.

Regresa a Venezuela en 1925, creando con otros colegas la clínica Caracas, al siguiente año, inicia trabajos en el área de la Salud Pública, y su afán por combatir la tuberculosis, que desde 1905, ocupaba uno de los tres primeros puestos de mortalidad y en diez estados el primer lugar. Baldo es de los primeros tisiólogos en trabajar en el Hospital Vargas de Caracas desde 1934.

En 1936 ingresa en la Ilustre Academia Nacional de Medicina, presentando la tesis titulada, la Tuberculosis en los Niños de Caracas. Por cierto su primo José Antonio Baldo, es de los fundadores de la Docta Corporación, el 4 de junio de 1904, ocupando el Sillón Nro.1, con colegas como Luis Razetti, Francisco Antonio Risquez y José Gregorio Hernández, entre otros distinguidos galenos.

Ocurrió en 1936, la separación del ministerio de Salubridad y Agricultura y Cría, con la designación del doctor Enrique Tejera en la parte de salud, quien designa al Dr. Baldo para crear la División de Tisiología. Es otra etapa de retos, enseñanzas y profesionalismo, en la formación de nuevos especialistas en tisiología.

Al crearse en 1940, el Hospital del Algodonal, conocido inicialmente como Simón Bolívar, el doctor Baldo organiza  las áreas necesarias, para incluir las especialidades de, cardiovascular, Anatomía Patológica y Medicina Interna, post grados que más adelante asumiría el Hospital Universitario de Caracas. Presento importantes programas de la salud tomados en cuenta por la Organización Mundial de la Salud y por la Organización Panamericana de la Salud.  Baldo, se esmero en la preparación de médicos rurales, algo inédito para la época.

El hospital del Algodonal con  las iniciativas del Dr. Baldo, es convertido en un Centro de Referencia a nivel nacional e internacional Con la llegada de la estreptomicina y otros antibióticos en 1944, los índices de la mortalidad por tuberculosis que rebajaron, fueron reemplazados por las enfermedades cardiovasculares y por el cáncer.

En 1956, es designado Profesor Honorario de la U.C.V. Ejerció la docencia universitaria desde 1937 hasta 1972, a pesar de estar jubilado desde 1965, continua su labor pedagógica, aportando su experiencia en beneficio de proporcionar la salud a sus semejantes.

Baldo poseía una vasta cultura adquirida durante su permanencia en Europa, profundizaba en las culturas egipcias, hindú y griega, aficionado a la lectura de los científicos alemanes  y franceses, gran admirador de nuestro Libertador, por su vida, obra y acción emancipadora, también por la connotación de su muerte y la de sus padres Don Vicente Bolívar y Doña María de la Concepción Palacios a causa de la tuberculosis. El doctor Baldo, fue objeto de innumerables y merecidos reconocimientos nacionales y extranjeros, entre ellas, La Orden del Libertador en la mención Gran Cordón. Falleció en Caracas el 20 de noviembre de 1972, contaba setenta y cuatro años, muchos de ellos dedicado a la labor científica y divulgadora, nos deja un legado de más de ciento treinta obras. Aplicaba el axioma del notable escritor mirandino Cecilio Acosta, la mejor luz no es la que se concentra sino la que se difunde. Funda la Sociedad Venezolana de Tisiología, hoy Sociedad Venezolana de Neumonologia y Cirugía de Tórax.

Abanderado en la Sanidad Integral, que incluye, la prevención, la curación y  la rehabilitación. En su honor se creó la Medalla de la Salud. El auditorio de la Dirección de Salud del estado Miranda, el Complejo Hospitalario del Algodonal llevan su preclaro nombre, y varias promociones llevan con orgullo su epónimo.

Nos dejó estas palabras aleccionadoras, La atención médica, no puede ser diferente, tiene que ser una sola, lo mejor que se pueda, para todos los seres humanos.

El 1 de agosto, su fecha natal, se celebra con mucha Honra El día del Neumólogo y Cirujano de Tórax.

Churuguarero777@gmail.com

.

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »