Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: El gran jurado

Cesáreo Espinal Vásquez: El gran jurado

 

Gran Jurado, “latus sensus”, es la integración  de ciudadanos conforme a la ley, sin tener la condición de Juez con el objeto de dictar un veredicto en proceso judicial, principalmente, penal. Existen varios tipos de jurado, desde el anglosajón  compuesto  por legos, el jurado escabinado, mixto, por  legos y técnicos de especialidades en el caso, pero el substratum del concepto de jurado, es apoyar al juez en el conocimiento de los hechos  en forma oral y pública y en otro concepto, se consideraba democratizar la justicia,  pero en definitiva a “grosso modo”, es la  de oír y conocer del jurado su apreciación mediante un veredicto “inocente o culpable” y el Juez dicte la sentencia. Es evidente que se trasluce un conocimiento del caso y a su vez, el consentimiento para que la sentencia sea dictada  en base al  pronunciamiento mayoritario del jurado. Es indefectible que este sistema de jurado fue aplicado desde el origen de la humanidad , en la antigua república romana antes de Cristo,  aún, cuando sin designaciones expresas, se oía la decisión del pueblo siempre con el ribete político y religioso, llevado Jesucristo ante Poncio Pilatos, sometido a la decisión en  agavillamiento y decidir entre Barrabás y Jesús, “lavándose las manos Pilatos”, lo que puede interpretarse como el consentimiento para el sacrificio del mártir del Gólgota, sino a  la sumisión política de Pilatos al emperador Tiberio César y de todos, por miedo. El consentimiento del pueblo en la historia de los países, los Jurados, ha sido aplicado de diversas formas, es así que en un país republicado y en un Estado de derecho justo, de protagonismo del pueblo, se ha utilizado el plebiscito y el referendo en sus diversas etapas de consultivo, aprobatorio, revocatorio, abrogatorio y derogatorio, lo cual conlleva obtener el consentimiento del pueblo. El caos político constitucional que tiene Venezuela, no se resuelve con golpe de Estado, ni con invasiones ni mediadores, negociadores, etc, sino mediante el referendo consultivo, que no fue convocado, porque es el pueblo protagónico donde reside la soberanía, quien debe decidir sobre el consentimiento o no para una asamblea constituyente, lo cual no se subsana sino convocando al referendo consultivo por el actual Consejo Nacional Electoral, por cuanto, el pueblo “ope legis”, es el Gran Jurado.

cjev34@gmail.com

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »