Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: Derecho a la dignidad

Cesáreo Espinal Vásquez: Derecho a la dignidad

 

Derecho a la vida, derecho al trabajo, a la salud, a la vivienda, derecho al estudio, a la expresión, pero lo  más sagrado de todos los derechos humanos, inalienables e inherentes a la persona es el derecho a la dignidad, sinónimo de personalidad, es el respeto así mismo en nuestra individualidad consciente, no por jerarquía honorífica, diplomática o burocrática, es la vida, en esencia y naturaleza. En la Declaración de Derechos Humanos de 1948, estableció que “la dignidad es intrínseca a los seres humanos, que nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Es triste pasar por la vida dejando una estela que no es propiamente de estrella sino de estrellados en la dignidad vendida en apetencias políticas, dinero mal habido y delitos. La constitución derogada como la vigente, establecieron el libre desenvolvimiento de la personalidad y ello, conlleva en forma meridiana, que conciencia, dignidad y personalidad constituyen un todo en el ser humano.

En el mundo de la política, el jefe de Gobierno y del Estado, nunca deberá atropellar la dignidad de los ciudadanos porque al establecer una vía permanente de odio a sus opositores rompe con la normal rectoría del ejemplo en el ejercicio del poder en un régimen democrático, de derecho y de justicia. Democracia no es en su concepto etimológico “el poder del pueblo”, sino el respeto a la dignidad de todos los ciudadanos, ricos y pobres, negros y blancos, porque en una sociedad justa, es convivencia social, es paz ciudadana, es bien común, seguridad y justicia, de no ser así, estaremos viviendo en un régimen totalitario y despótico aunque pudiera haber tenido legitimidad de origen. Debemos distinguir y separar las competencias de Gobierno y Estado, “se tumba al gobierno por elecciones o golpe al gobierno”, por lo que es impropio decir “golpe de Estado” debido a que el Estado es inmutable en un régimen republicano, donde nació y no se refunda, salvo que en régimen marxista se pretenda cambiar por un sistema político en revolución permanente y transformarlo en federalismo de comunas, en Estado Comunal; y ello, indefectiblemente, lleva al control del libre desenvolvimiento del derecho a la dignidad.

Por una tranquila Navidad y optimista nuevo año. Dios bendiga a Venezuela.

cjev34@gmail.com

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »