Inicio > El pizarrón Opinión > Carlota Salazar Calderón: ¡Pisss! ¡Oye! Juan por favor renuncia, vale

Carlota Salazar Calderón: ¡Pisss! ¡Oye! Juan por favor renuncia, vale

 

En un eterno retorno, los partidos políticos opositores venezolanos, año tras año,  comienzan con grandes expectativas y terminan con estruendosos fracasos, parafraseando a Benedetti, cuando dice que el amor es una bahía linda y generosa donde los barcos llegan y se van, llegan con pájaros y augurios y se van con sirenas y nubarrones, según como venga la vida. En la política pasa lo mismo ¡según como se ejerza!

En este orden de ideas, la oposición venezolana logra con pájaros y augurios, en el 2015 la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, pero el chavismo había dejado su trinchera de lucha en el Tribunal Supremo de Justicia, con lo cual comienza el tema del desacato, movilizaciones reclamos y exigencias para recuperar la institucionalidad del país. En el año 2017, el TSJ vacía de competencias a la AN, nuevamente Guarimbas, la elección de una Asamblea Nacional Constituyente y la consulta popular del 17 de Julio (cuyo mandato no fue acatada ni por la misma Asamblea Nacional).

En el 2018 la ANC adelanta las presidenciales, la oposición llama a la abstención, gana Maduro, elección tachada de ilegitima. Arriba el 2019 con la asunción de Juan Guaidó a la Presidencia de la Asamblea Nacional y de la Presidencia de la República, en un yo con yo, estilo Carmona Estanga, se juramenta en una plaza pública, pero logra reconocimiento de 64 países. Comienza la operación libertad, la cual acompañe, en solidaridad por la búsqueda de apoyo social, pero se desinfló el 30 de abril, cuando, definitivamente, decidí no continua acompañando acciones burlescas a la sociedad venezolana.

En medio de todo esto, discursos huecos, denuncias de corrupción, acciones fallidas, falta de estrategia, oportunismo, amiguismo…que en otro tiempo hubieran dado lugar a que Juan Guaidó se hiciera el harakiri, por la deshonra de sus actos, que ahora con que enuncie basta. Como lo hizo Nixon quien asumió su responsabilidad en el caso Watergate (1974); Bill Clinton exonerado en el juicio político, no renuncia, pero sí reconoce su terrible error moral (2004);  David Cameron tras conocerse el resultado del Brexit (2016); Teresa ​May cuando ve que no logra honrar los resultados del Brexit (2019); Albert Rivera luego del estrepitoso derrumbe del Partido Ciudadanos en las elecciones parlamentarias de este año en España (2019)…

Pero aquí no, Juan Guaidó, no sólo no renuncia, sino, que pretende repetir como Presidente de la AN, pese a que termina el año con sirenas y nubarrones, con el apoyo de los Diputados que lo han acompañado en su fracaso. Todos haciendo campaña para las parlamentarias del 2020, desalentando al electorado, divididos, llamando a la abstención. En una cuenta perversa de que con su maquinaria partidista, mínima y reducida, al mejor estilo chavista, ganan.

Le ruego, le suplico Sr. Guaidó tenga un gesto noble y renuncie, hágale un servicio al país, seda para que otros liderazgos surjan. Lo cual le agradeceríamos quienes creemos que la política hay que adecentarla moralmente.

Carlotasc@gmail.com

@carlotasalazar

 

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »