Inicio > El pizarrón Opinión > Agustín Blanco Muñoz: ¡Esto es lo que hay!

Agustín Blanco Muñoz: ¡Esto es lo que hay!

 

El vacío político, ideológico-doctrinario y ético-moral, una constante en la “historia republicana de Venezuela”, crece hoy exponencialmente entre los llamados conductores de este expaís. Una realidad más que evidente en la actuación de los autodenominados partidos políticos y sus dirigentes. Pero ¿hablamos de un vacío que afecta a toda la sociedad?

Para la minoría del privilegio ha estado y está claro que lo suyo es la toma y mantenimiento del poder. Y eso se sustenta en un objetivo central: los proyectos en cada caso tienen el signo de la clase en posesión de las riquezas y, en consecuencia, de la correspondiente capacidad para ejercer el poder que conlleva la dominación. De modo que, antes que el desarrollo de un pensamiento-doctrina, está la práctica que paga buenos dividendos a los acumuladores de capital-poder para mantener las mayorías bajo su égida.

Así ocurre desde la llamada independencia 1810-1830. En 1840, con el impulso de Antonio Leocadio Guzmán, surge el Partido Liberal, con un cuerpo de ideas a incluir en un programa que es novedad en el cuadro político existente y que se hace gobierno a propósito del Pacto de Coche del 23/04/1863. Los Conservadores de Páez y los Monagas, en algo teñidos de liberales, pactan y entregan el mando-poder a los liberales del Gral. Falcón y Guzmán Blanco (AGB), ante el peligro de que el colectivo social-pueblo siguiera avanzando hacia ese objetivo.

Y desde la Revolución de Abril de 1870, una vez liquidadas diversas fracciones liberales, se establece la denominada Autocracia civilizadora de AGB, es decir, siglo y medio de un positivismo-liberalismo que llega hasta absorber, en la práctica, y penetrar la teoría marxista-leninista-stalinista desde su establecimiento en los inicios del siglo XX hasta el Socialismo del siglo XXI.

Esto explica que nuestra política esté anclada en la ideología del orden que impone la ley del arreglo-pacto-negociación que conduce al mejor vivir de la “clase política”. Y en esto poco importa el camino de la muerte a que están condenadas las mayorías.

Al preguntar a un dirigente radical sobre el porqué su “Frente Amplio” sigue apoyando corruptos, nos respondió: “Eso es lo que hay”. Se reconoce de manera tácita que una buena parte de la gran familia política nada y la otra quisiera nadar en las aguas de la corrupción. Sancho, ¿de Bolívar a hoy es la misma y sucia historia?

 

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »