Inicio > El pizarrón Opinión > Hugo Hernández Raffalli: La campanada de los pueblos latinoamericanos

Hugo Hernández Raffalli: La campanada de los pueblos latinoamericanos

 

Por estos tiempos vienen ocurriendo la sublevación de los pueblos frente a las implantaciones de medidas neoliberales a costa del sufrimientos de los pueblos Latinoamericanos. Acaba de suceder en Argentina, sigue sucediendo en Chile, en Brasil y Colombia.

Se trata de los nuevos y modernos colonialismos del siglo XXI. Las grandes potencias mundiales han invadido comercial y políticamente los pueblos  y los países subdesarrollados latinoamericanos, ricos en recursos naturales, pero muy pobres en los liderazgos necesarios para llevar a cabo el fortalecimiento de los equilibrios sociales.

La situación económica, social y política de Venezuela, es muy especial. Las medidas tomadas por el gobierno norteamericano a instancias de liderazgos sin base, han traído una serie de dificultades en el desenvolvimiento de nuestra economía. Los niveles de inflación, de escasez y la pérdida del poder adquisitivo han golpeado a todos los estratos sociales.

Somos un país muy rico en recursos naturales, petróleo, hierro, diamantes, oro, coltán etc. pero con unos desequilibrios sociales, y con un aumento considerable de la pobreza. Tenemos un país contradictorio: Somos un país petrolero pero queremos dejar de serlo.

Nuestra única salvación para rescatar a Venezuela es el petróleo, bien administrado y bien dirigido. Debemos darle mucha importancia al rescate de Pdvsa. El actual gobierno tiene los mecanismos para rescatarla. No entendemos qué pasa. Deben incorporarse personas con conocimiento técnico y administrativo

Pdvsa debe reducirse a operar como una empresa de petróleo, todas las demás actividades ajenas al negocio, deben ser trasladadas a los diferentes ministerios del Poder Ejecutivo. Pdvsa de 150.000 personas, debería quedarse con 40.000 en todo el país.

En virtud de las sanciones americanas. Pdvsa debería revisar y adecuar el manejo de los Fondos Chinos y Rusos, ya que ellos son las fuentes de financiamientos, para emprender el crecimiento de la producción.

Solamente pensar en aumentar la producción de petróleo en 1.000.000 adicionales, implicaría $ 50 mil millones de dólares. Esa sería la manera de reflotar nuestra economía, por supuesto, estableciendo una férrea disciplina fiscal y reducir, considerablemente, los subsidios de los combustibles entre otras.

Ante las dificultades que tenemos, hoy en día, es necesario tomar conciencia que sólo nosotros, los que vivimos aquí, somos los que debemos asumir el compromiso para rescatar nuestra querida Venezuela.

Los trabajadores tienen el compromiso de la responsabilidad con la productividad y buen comportamiento y los empresarios confiar en nuestro país para recuperar nuestra infraestructura Industrial y comercial. Tenemos que producir en nuestras tierras para darle comida y productos terminados a nuestro pueblo.

Se trata de “Confianza”. Hay que revisar leyes draconianas que impiden desarrollar nuevas inversiones.

Deseo poner un ejemplo. En el año 2009, se dictó una Ley de expropiación de equipos e instalaciones en el Lago de Maracaibo. Hoy en día está vigente. ¿Cómo se invierte en ese sector primario de la explotación petrolera? Las consecuencias ha sido la destrucción de las instalaciones, de los equipos con la delicada situación de las instalaciones petrolera instaladas en el Lago de Maracaibo. No sirvieron para nada las expropiaciones.

En el Lago de Maracaibo todavía hay reservas de crudo liviano y mediano para unos cuantos años más. Ese petróleo hay que extraerlo para el bien país.

Tomemos conciencia de lo que está pasando en Venezuela.+

 

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »